Dieta Dukan: Fases de una dieta controvertida

El surgimiento de la Dieta Dukan se da en un contexto donde casi el 30% de la población mundial es obesa o sufre de sobrepeso, es decir alcanza a unas 2100 millones de personas, según un estudio publicado en la revista The Lancet. Asimismo, recientemente la CIA alertó que hay naciones donde la obesidad alcanza porcentajes mayores al 70%.

Hoy se da gran importancia a la estética corporal y la apariencia física, el mundo moderno ha impuesto ese parámetro de “a mejor apariencia, mayor éxito”. Sin embargo, bajar de peso puede traer razones más importantes, referentes por ejemplo al estado anímico, la salud mental y la salud física (se ha comprobado que bajar de peso ayuda a reducir la presión arterial, los triglicéridos de suero y el riesgo de enfermedad cardíaca).

La Dieta Dukan fue creada por el doctor francés Pierre Dukan; autor de varios libros, entre otros: “Yo no sé adelgazar”. El Dr. Dukan se inició en la Neurología, pero más adelante tras ayudar a un paciente a deshacerse de sus kilos de más, se encaminó hacia un nuevo rumbo: la nutrición.

Alimentos en la Dieta Dukan. Quiet Creative
Alimentos en la Dieta Dukan. Quiet Creative

Basada en un régimen hiperproteico y famosa por la rapidez en lograr su cometido: perder peso (pero controvertida por la misma razón), la Dieta Dukan brinda una amplia gama de menús que alegrarán su paladar y una buena nueva: podrá lucir ese traje que guardó en el cajón del olvido cuando descubrió que ya no le quedaba bueno. Sin embargo, los cuestionamientos a este método no son pocos.

En sus más de treinta años de trabajo en el tema y en una época donde los índices de obesidad aumentaron, el Dr. Dukan logró vender más de 13 millones de ejemplares de su libro en todo el mundo. Sin embargo, en el año 2014, fue expulsado del colegio de médicos francés, por haber hecho promoción comercial de su régimen, según informó el diario El Heraldo de España. A pesar de ello, la Dieta Dukan no es prohibida y ha sido realizada por muchísimas personas alrededor del mundo, aunque las controversias continúan.

La Dieta Dukan es famosa por la rapidez para perder peso (pero es controvertida por la misma razón)

¿En qué consiste la Dieta Dukan?

La Dieta Dukan consta de cuatro pasos:

1- “Ataque”

En esta fase de la Dieta Dukan la persona se debe alimentar sólo de proteínas durante una semana aproximadamente. Alimentos con proteína animal, como el pollo sin piel, pescados bajos en grasa, carnes rojas magras y mariscos, entre otros -que se mencionan más abajo; obviamente a la parrilla, al horno o a la plancha.

Se priva al organismo del consumo de grasas y de hidratos de carbono por lo que el metabolismo recurre a los depósitos adiposos que se han acumulado en el cuerpo, dice la página oficial la Dieta Dukan.

Desde allí, para esta fase aconsejan tener a la mano alimentos como huevos, fiambre, canela, nuez moscada, especias, endulzante artificial, yogures y quesos descremados, carne, pollo, pescado a su gusto y salvado de avena (dos cucharadas al día).

El salvado de avena está presente en todas las fases de la dieta, se puede usar mezclado con yogurt o añadido a un omelette.

La duración de esta fase depende del peso que desea perder, por ejemplo, cuando se procura perder entre 5 y 10 kilos de peso, la fase de ataque dura tres días. Si se procura perder más de 10 kilos, pero menos de 20, la fase durará cinco días, pero si lo que necesita es perder más de 20 kilos, la fase de ataque durará diez días. Sin embargo, la web de la Dieta Dukan advierte no extenderlo más días porque se correría el riesgo de sufrir carencias nutricionales de vitamina y fibra.

En la fase de “ataque” de la Dieta Dukan la persona se debe alimentar sólo de proteínas durante una semana aproximadamente

2- “Crucero”

En esta fase de la Dieta Dukan se incluyen más alimentos, alternando un día proteína animal más verdura y al siguiente sólo proteína.

Una chica con kilos demás frente a la misma chica con unos kilos menos gracias a Dukan. Shivili, Creative  Getty Images.
Una chica con kilos demás frente a la misma chica con unos kilos menos gracias a la Dieta Dukan. Shivili, Creative Getty Images.

Recomiendan comer lo anterior, pero alternado con verduras; las autorizadas por la dieta son tomate, pepinos, lechugas, apio, hinojos, brócoli, endivias, rábanos, espinacas, espárragos, calabacines, berenjena, acelga y coles, entre otras.

La duración de esta fase de la Dieta Dukan es incierta, pues se debe prolongar hasta que se logre perder el peso requerido. Se calcula que en la fase Crucero se pierden 10 kilos en dos meses. Recuerde el consumo diario de dos cucharadas soperas de salvado de avena.

La etapa “Consolidación” de la Dieta Dukan previene caer en el tan temido efecto rebote

3- “Consolidación”

Previene caer en el “tan temido” efecto rebote, informa la web dedicada a la Dieta Dukan. Propone una alimentación equilibrada, pero el objetivo de este paso no es hacer perder peso, más bien es enseñar a su cuerpo a alimentarse de manera saludable, dejando atrás sus malos hábitos alimentarios.

El Dr. Dukan recomienda que una vez por semana se siga consumiendo proteína, mientras que en los otros seis días se puede comenzar a comer diferentes alimentos respetando las cantidades y la frecuencia indicadas: cordero, cerdo o jamón cocido una o dos veces por semana. Fruta, una porción al día, exceptuando cerezas, bananos, uvas, frutas secas y nueces. Se pueden comer dos rebanadas de pan integral al día, queso duro con cáscara, 40 gramos por día (pero no comer quesos fermentados); alimentos con almidón como pastas, fríjol y lenteja, dos porciones por semana y arroz blanco y papas en pequeñas cantidades una vez por semana.

4- “Estabilización”

En la cuarta y última fase de la Dieta Dukan, la persona puede mantener el peso estable y así prevenir que regresen los kilos de más por medio de una alimentación balanceada por el resto de su vida, donde se podrán consumir proteínas puras un día a la semana.

Las fases anteriores “ataque y crucero” ya deben haber surtido efecto, “restableciendo su metabolismo, así evitando el efecto rebote” y logrando nuevos hábitos alimenticios, gracias a la fase de consolidación, según indica el sitio oficial.

“Aprenda a evitar la ingesta de grasas y frituras, comidas que, además de que nos hacen subir de peso, tienen otras consecuencias negativas para la salud”, señalan desde la página web de la Dieta Dukan y explican que en esta fase ya no hay alimentos “prohibidos” (excepto una vez por semana), pero recomiendan tener como base los consejos de menú dados en la fase de consolidación.

La AEDN desaconseja “encarecidamente” utilizar la Dieta Dukan calificándola como “ineficaz, fraudulenta y potencialmente peligrosa”

Controversias en torno a la Dieta Dukan

La Asociación Española de Dietistas Nutricionistas (AEDN) desaconseja “encarecidamente” utilizar la Dieta Dukan calificando a la misma como “ineficaz, fraudulenta y potencialmente peligrosa”, según divulgó el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

“Las palabras de su autor (El Dr. Dukan) y las experiencias personales de sus testigos o de otros individuos concretos no tienen ninguna validez desde el punto de vista de la evidencia científica o de la salud pública”, argumenta la AEDN.

La Dieta Dukan puede provocar la muerte, advirtió el nutricionista francés Jean Michael Cohen

Otras instituciones como el Instituto Médico Europeo de la Obesidad y el Colegio de Médicos francés, más el reconocido nutricionista francés Jean Michael Cohen, se han manifestado en desacuerdo con la Dieta Dukan. “Puede provocar la muerte”, advirtió Cohen.

¿Por qué fallan las dietas?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define al sobrepeso y la obesidad como la acumulación anormal o excesiva de grasa que puede resultar perjudicial para la salud.

Médicos afirman que mantener el peso después de una dieta no tiene que ver sólo con la fuerza de voluntad, sino que hay explicaciones de tipo biológico de más complejidad: las hormonas que controlan el apetito actúan para tratar de recuperar los kilos perdidos, según un estudio publicado por la revista Semana.

“Probablemente la pérdida de peso en sí misma hace que las hormonas cambien en una dirección tal que hace a la persona más hambrienta”, explican desde la publicación.

Agregaron que en uno de los estudios presentado por Joe Proietto, de la Universidad de Melbourne, Australia, y publicado por el New England Journal of Medicine, este científico encontró que cuando la gente baja de peso se altera el metabolismo del apetito, lo cual “hace mucho más difícil cumplir a cabalidad una dieta de mantenimiento para evitar ganar el peso nuevamente”. “Es como si el cuerpo se resistiera a bajar y quisiera regresar a toda costa al punto de partida”, aclara este medio.

“Entre las dietas milagro más conocidas están aquellas que son deficitarias en carbohidratos, y a la vez relativamente ricas en grasas totales, grasas saturadas y proteínas de origen animal” , advierte al respecto la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética y agrega que una revisión de más de 2000 estudios concluye que las dietas de estas características, lo hacen por ser bajas en calorías y no por ser ricas en proteínas.

Por último, recuerde que todo objetivo que desee alcanzar en su vida, requiere de una toma de conciencia, templanza para llevarlo a cabo sin claudicar y férrea disciplina. Usted mismo puede ponerse su propio estándar y lograr su propósito de perder esos kilos que le sobran, además aprenderá a brindarle a su cuerpo alimentos sanos, que le proveerán salud y bienestar. Cabe anotar que siempre es bueno acudir al nutricionista o a su médico de cabecera, antes de iniciar un proceso donde su organismo se verá involucrado en cambios.

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS