Registran el primer caso de un caracol de mar viviendo bajo la piel de un niño

Los médicos durante la atención ambulatoria atienden todo tipo de furúnculos, abcesos e imflamaciones cutáneas, pero encontrar debajo de la piel un caracol de mar vivo, es un caso único, relató el pediatra Albert Khait de la Universidad Western.

El médico de Pomona-California, reportó el primer caso médico de un caracol de mar viviendo bajo la piel de un niño, el cual fue publicado el 7 de febrero, en los archivos de Case Reports.

La mayoría de las infecciones en la piel y otros tejidos blandos del cuerpo ocurren porque penetró un objeto inanimado a través de una herida. “Rara vez puede presentarse un organismo vivo como un factor contribuyente”.

“Presentamos el caso de un niño de 11 años con un absceso inusual de la piel que contenía un caracol marino de bígaro (Littorina scutulata)”, escribió el Dr. Khait.

Foto: Caracol de mar Littorina Scutulata. una especie como esta se encontró bajo la piel de un niño. (Imagen de archivo de Wikimedia Commons).

La familia del paciente informó que el niño estaba jugando en la playa cuando tropezó y se hizo una herida común en el codo. Pese a que se la limpiaron, la herida no cicatrizó.

El niño comentó que al inicio sintió que algo se movía en su interior. Después dejo de sentirlo, pero la herida creció con pus y algo duro en su interior. Después de una semana lo llevaron al hospital.

Bajo su piel encontraron el caracol de unos 4 milímetros de diámetro. “Después de quitar el caracol, era difícil decir con exactitud si todavía estaba vivo, pero como el caracol había crecido en tamaño y la familia había informado un movimiento, esta fue la conclusión obvia”, dijo Khait, según Lives Science.

Según el especialista “las características únicas de este molusco” le permitieron adaptarse a una vida bajo la piel. 

El caracol Littorina Scuttulata vive raspando las micro algas de las rocas de arenisca. Suelen encapsularse con agua marina en su interior, lo que les permite sobrevivir en otros ambientes.

Foto: Caracol de mar Littorina Scutulata en la playa. (Imagen de archivo de Wikimedia Commons)

“Sobrevivió durante una semana a pesar del ambiente hostil de un absceso cutáneo”, comentó el médico. Un absceso significa un cúmulo de microorganismos formando pus.

El pediatra resaltó que “este caso enfatiza el cumplimiento de las pautas profesionales actuales que recomiendan incisión y drenaje de los supuestos abscesos cutáneos”.

Tallar y limpiar la zona afectada es la práctica recomendada en estos casos, y eso es lo que se hizo con el niño.

El reporte sirve para ayudar a otros médicos a identificar casos posteriores de caracoles marinos u otros organismos vivos que residen en abscesos cutáneos, agregó el Dr. Khait.

El niño después de una semana de la intervención médica, estaba ya recuperado.

El Dr. contó a los medios que luego de vendar la herida del niño puso el caracol en un frasco para mostrarlo a sus colegas y amigos.

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS