Estilo, Vida

Acura ataca con el 2018 TLX A-Spec

Acura ataca con el 2018 TLX A-Spec.

Acura ataca con el 2018 TLX A-Spec
Compartir

Acura sigue buscando identidad. Como la crisis de los 30, cuando los jóvenes se cuestionan la falta de logros, la marca sigue cambiando su aspecto y alineación. Ya era hora. No hay mucho incentivo para un fabricante, cuando lo asocian solo con SUV’s lujosos para gente adinerada.

Cuando Honda lanzó su marca de lujo “Acura” a mediados de la década de 1980, llegó presumiendo con un par de modelos deportivos y de lujo, que se apoyaban en motores de última generación. A los 11 años, Acura marcaba territorio con el NSX, una maquina imponente, creada con un propósito: tendría que ser tan rápida como cualquier auto que viniera de Italia o Alemania.

Necesitado de un resurgir, el pasado año revivieron al NSX, luego de más de una década de olvido, y embisten para el 2018 con el TLX A-Spec, un sedán deportivo que bien merece una mirada.  Este auto es un deportivo de tamaño mediano, con amplio espacio interior y suficiente lujo como para mantener contento a la mayoría. Si bien en este rubro -lujo- queda algo por debajo de los alemanes, aventaja a muchos de ellos en precio.

El TLX A-Spec añade un poco más de actitud y pone un nombre tras lo que antes solo podía lograrse mediante la suma de paquetes adicionales. Mientras que el TLX regular viene con una opción entre un motor de 206- caballos de 4 cilindros o 290 en un V6 de 3.5 litros, el TLX A-Spec está disponible sólo con la segunda opción. Ambos motores ya se utilizaron el pasado año, y comparten muchos componentes con los encargados de alimentar al Honda Accord. El auto es ágil, y pisado a fondo, llega a las 60 millas en menos de 6 segundos.

El nuevo TLX A-Spec, viene con tracción delantera y en todas o AWD de forma opcional. Los de tracción delantera cuentan con dirección en todas las ruedas, lo que permite cambios de dirección con excelente respuesta. Nuestro auto de prueba venia equipado con el SH-AWD, el sistema propietario de Honda que distribuye la fuerza de torsión de forma optimizada a todas las ruedas, utilizando esta fuerza que normalmente impulsa el vehículo hacia adelante, para usarla en el momento de entrar en las curvas.

Al entrar en una curva, el SH-AWD se encarga de “overdrive” o poner a más marcha la rueda trasera exterior, reduciendo el subviraje. El sistema también puede ayudar a la estabilidad en la carretera con pequeños ajustes al cambiar de carril. En nuestra prueba por algunas carreteras torcidas, fue casi imposible escuchar al caucho de este auto aullar bajo protesta. El TLX A-Spec trae selector de modos de manejo con opciones de Eco, Normal, Sport y mi preferido, Sport+. En este último modo de manejo, mi única queja está relacionada a la trasmisión automática de 8 velocidades y doble embrague, que, si bien hace un trabajo notorio, al aplicar los frenos reduce las velocidades con cierta ansiedad, como tratando de decidir exasperadamente donde colocarse.

 

También de forma estándar se incluye AcuraWatch, la suite de seguridad con advertencia y remisión ante posible salida del carril y aviso de colisión con frenado de emergencia. Con todas estas prestaciones podemos considerar al este nuevo miembro de la familia TLX como bien equipado. Sin embargo, con precio en la etiqueta de $ 42,800 para el modelo de entrada, este A-Spec puede ingresar en materia de precio en aguas turbulentas cuando le adicionamos opciones. Nuestro vehículo de prueba con AWD andaba cercano a los $ 46.000, condición que lo adentra en el territorio de los modelos de entrada alemanes a los que, en honor a la verdad, adicionarle algunas prestaciones los encarecería mucho más que el Acura.

Con el A-Spec de la familia TLX, el fabricante parece enviar un mensaje que a muchos agrada; Acura se está moviendo en la dirección de ofrecer vehículos orientados al rendimiento. De ser así, esperamos con avidez nuevas entregas desde su línea de producción.


Compartir
TE RECOMENDAMOS
EN FOCO