Medio ambiente, Vida

Vive sola en una isla con 400 caballos salvajes

Vive sola en una isla con 400 caballos salvajes
Zoe Lucas vive sola en una isla con 400 caballos salvajes desde hace 40 años y quiere continuar ahí.
Compartir

¿Te imaginas viviendo en una isla remota? Si te interesa la idea, ¿qué te parecería ser el único habitante de la isla? Algunas personas prefieren la soledad y vivir en lugares tranquilos y alejados de las grandes ciudades y su bullicio, pero el caso de Zoe Lucas es excepcional. Vive sola en una isla alejada y sus únicos acompañantes son 400 caballos salvajes.

Zoe, quien tiene 67 años es la única persona de la isla Sable y vive sola desde hace 40 años. Llegó a este alejado lugar en el mar del Atlántico Norte cuando tenía 21 años y regresó 6 años después para quedarse.

Zoe dedica su vida a estudiar los caballos, aves y focas de la isla.

Zoe dedica su vida a estudiar los caballos, aves y focas de la isla.

Llegó a la isla atraída por la naturaleza del lugar y después por los caballos, a cuyo estudio dedica su vida. “Una de mis funciones consiste en mantener un registro de sus condiciones físicas -dice Zoe sobre sus actividades en la isla- así que necesito caminar junto a su manada”.

“Estar cerca de un animal salvaje y no tenerle miedo; no se me ocurre mejor experiencia”, expresa esta científica solitaria que ama vivir entre cientos de caballos, sus principales acompañantes y vecinos.

Más de 400 caballos estudia Zoe. (Captura de pantalla CBCNews Youtube)

Más de 400 caballos estudia Zoe. (Captura de pantalla CBCNews Youtube)

Desde un primer contacto con el lugar para inspirarse en la naturaleza de la costa, en la creación de joyería como estudiante de arte,  el lugar le atrajo a tal grado que regresó para quedarse de por vida incursionando en el estudio de la conservación de la naturaleza y las especies locales y aún hoy- después de 40 años- busca permanecer ahí.

Para vivir en tal aislamiento, recibe periódicamente provisiones de alimentos que le son arrojados desde un helicóptero.

Y sólo de vez en cuando recibe visitas de empleados de la oficina de Parques nacionales de Canadá y de algún fotógrafo o visitantes interesados en el lugar, en su fauna y su única residente.

Después de décadas de vivir sola, la naturalista Zoe dijo a MailOnLineTravel que está adaptada a la vida en la isla y jamás se siente sola, reportó el Daylimail.

Zoe observa diferentes aves de la isla. (Captura de pantalla CBCNews Youtube)

Zoe observa diferentes aves de la isla. (Captura de pantalla CBCNews Youtube)

Sus herramientas cotidianas de trabajo son un dispositivo donde registra sus notas y binoculares con los que observa la fauna local, que además de caballos incluye más de 350 especies de aves y 300,000 focas grises.

Su morada es una cabaña construida en 1940 por el Servicio meteorológico canadiense, la que desde hace unos años es parte del Servicio de parques del país, cuando la isla fue decretada reserva del parque nacional.

La larga isla Sable está formada con dunas de arena. (Captura de pantalla CBCNews Youtube)

La larga isla Sable está formada con dunas de arena. (Captura de pantalla CBCNews Youtube)

“El trabajo que hago es divertido… Es exploración, eso es lo que me gusta hacer. No me pagan la mayor parte, y si no me pagaran nada, todavía querría hacerlo” dijo Zoe al medio canadiense The Chronicle Herald en 2012.

Para Greg Stroud- uno de los responsables de la zona- “Zoe es una mujer increíble”, quien “ha dedicado su vida a la isla de Sable” y trabaja en estrecha colaboración para el estudio y la protección de la zona, según entrevista de MailOnlineTravel.

Zoe participa en la Green Horse Society para la promoción del patrimonio natural y cultural de la isla y también impulsa apoyos para la difusión a través de la organización no lucrativa Amigos de la Isla de Sable.

Zoe también observa a las focas grises. (Captura de pantalla CBCNews Youtube)

Zoe también observa a las focas grises. (Captura de pantalla CBCNews Youtube)

Para esta naturalista “el paisaje, la hierba, las dunas, el viento y el mar” de la isla, “así como el sentido del misterio, los 80 kilómetros de playas, los caballos, las focas y la historia” son parte de los atractivos que la mantienen en el lugar, dijo a Saltscapes.

Con 41 km de longitud, la isla permanece entre la niebla la mitad de año, en una misteriosa zona conocida como el “cementerio del Atlántico” por los más de 200 barcos que habrían naufragado debido a la intensa y prolongada neblina.

Entre sus tareas Zoe también recoge la basura que llega a la isla. (Captura de pantalla CBCNews Youtube)

Entre sus tareas Zoe también recoge la basura que llega a la isla. (Captura de pantalla CBCNews Youtube)

La isla es famosa por sus caballos que fueron introducidos en el siglo XVIII. Muchos “quedaron en libertad; otros fueron entrenados para el servicio… de la primera estación salvavidas de la isla, construida en 1801; algunos fueron comidos por sobrevivientes de naufragios; otros enviados y vendidos en subasta hasta 1961, cuando el Gobierno de Canadá les dio protección”, informa la misma fuente.

A la isla de Sable -distante 190 kilómetros de la tierra continental en la costa oeste canadiense- solo se puede acceder por mar o por vía aérea y para Zoe es su paraíso.


Compartir
TE RECOMENDAMOS
EN FOCO