Mujer atormentada por la enfermedad cambia su destino al hallar un gran camino hacia el bienestar

Por Amanda Jia - La Gran Época

Estuve atormentada por problemas de salud desde muy joven. A través de los años, probé muchos tratamientos para mis dolencias, pero tuve poco éxito. Debido a mi educación, me negué a explorar cualquier cosa fuera de la medicina moderna, sin embargo, se hizo obvio que no podía curarme, así que, desesperada, empecé a buscar en otra parte. Fue entonces cuando me encontré con un enfoque muy diferente y poderoso que me llevó a una vida libre de enfermedades. Los resultados fueron milagrosos.

Esta es mi historia

Los interminables problemas de salud me hacían sentir miserable

Cuando tenía 5 años, mientras estaba en el jardín de infantes, fui a con una niña mayor de mi barrio a una escuela primaria cercana para jugar y allí vi a un estudiante de último curso que jugaba con una guadaña que en aquellos tiempos se utilizaban para cortar el trigo en las zonas rurales de China. Tenía curiosidad, así que me acerqué a ver. De alguna manera, la guadaña se resbaló de las manos del estudiante y el mango de madera golpeó el puente de mi nariz y de inmediato comenzó a sangrar a chorros.

Así comenzaron muchos años de problemas con mi nariz y mi capacidad de respirar. Ya tuve problemas con el flujo de aire a través de mi nariz, pero empeoró aún más después del incidente.

Además, mi nariz y garganta estaban llenas de una espesa mucosidad que no podía tragar ni escupir. Incluso hoy me siento mal de solo pensarlo. No sé cómo lo viví. En los años 20 años, me sometí a una cirugía de tabique nasal, pero el resultado no fue satisfactorio. Tuve que seguir confiando en las drogas para poder respirar adecuadamente.

Tuvo que confiar en las drogas para poder respirar bien. (Cortesía de Amanda Jia)

A los 30 años, tuve una histerectomía y contraje hepatitis C por una transfusión de sangre contaminada. El médico que me trató dijo que el virus suele causar cirrosis en el hígado. “Puede que solo te queden menos de 10 años de vida”, me advirtió. A pesar de consumir varios medicamentos, nunca mejoraba y siempre me sentía débil.

Antes de la histerectomía, a menudo sufría de la espalda. Después de la cirugía, empecé a tener molestias en todas mis articulaciones. A veces era tan doloroso y con picazón que no podía dormir por la noche. Al principio, los médicos no encontraban la causa. Por último, me trataron por artritis reumatoide. Tomé mucha medicación, pero tenía poco efecto.

De pequeña con sus padres. (Cortesía de Amanda Jia)

Debido al dolor y al estrés, me volví extremadamente irritable y me molestaba fácilmente, incluso por pequeñas cosas. Además, los efectos secundarios de la medicación me hicieron pálida y delgada.

Renuncié a la esperanza de tener una vida normal.

Avanzando hacia un nuevo camino

Probé muchos tratamientos de la medicina occidental, pero incluso me sentía miserable. Fui educada en creencias ateas y materialistas desde una edad temprana, por lo que no podía aceptar nada más que métodos y conceptos de tratamiento modernos. Cuando me fallaron, probé la medicina china, medicina la tibetana y todo tipo de remedios. Nada funcionó, así que, desesperado, empecé a buscar respuestas en el qigong y en el budismo.

En 1995, cuando aún vivía en China, mi madre se enteró de una antigua práctica china llamada Falun Dafa, que consiste en ejercicios de movimiento suave, meditación y enseñanzas. Después de practicar por algunos meses y se sintió excelente. Ella me lo recomendó y me dijo que mejoraría mi mala salud.

Falun Dafa enseña la Verdad, la Benevolencia y la Tolerancia como un modo de mejorar la salud y el carácter moral y alcanzar la sabiduría espiritual. Todos los libros, música de ejercicios, recursos e instrucciones están disponibles sin costo alguno.

Los tratamientos convencionales que intentó para sus muchas dolencias no la ayudaron, así que en su desesperación comenzó a buscar respuestas del qigong y del budismo. (Cortesía de Amanda Jia)

En ese momento, mi salud era tan mala que no podía trabajar y tuve problemas incluso con poca actividad física. Pero escuché de muchos milagros que les sucedieron a los practicantes de Falun Dafa, así que eso me dio la confianza para intentarlo.

Al principio, no podía hacer los ejercicios de pie durante más de media hora sin estar exhausta y estar sentada en la posición de loto con las piernas cruzadas durante la meditación era muy doloroso.

Afortunadamente, había muchos practicantes en mi vecindario. Nos animamos mutuamente y compartimos nuestros entendimientos para mejorar juntos. Vimos los videos de la conferencia del maestro Li Hongzhi y leímos “Zhuan Falun”, el libro principal de la disciplina.

Poco a poco comprendí que el propósito de Falun Dafa no es para tratar la enfermedad, que es causadas por el karma que uno creó en esta vida y en la anterior. Al leer “Zhuan Falun”, me di cuenta que, para eliminar mi karma, tengo que cultivar mi corazón, mejorar mi carácter moral y convertirme en una buena persona. Así que decidí practicar diligentemente y soportar la dificultad de sentarme con las piernas cruzadas en posición de loto.

Los practicantes de Falun Dafa meditan en el Parque Queen’s en Toronto, en septiembre de 2017. Amanda viajó a Canadá en 2008. (Cortesía de Minghui.org)

En poco tiempo, comencé a sentirme mejor. La persistente enfermedad respiratoria que tuve durante tanto tiempo mejoró y la acumulación de moco en mi nariz y garganta disminuyó y se redujo hasta que desapareció por completo. Poder respirar con libertad fue un gran alivio. Me dio una nueva oportunidad de vida.

De hecho, experimenté mejoras en todos los aspectos de mi salud, una variedad de enfermedades crónicas desapareció sin que lo notara. Mi insomnio y fatiga también desaparecieron y a menudo me sentía ligera como una pluma.

Mi estado de ánimo también mejoró. Siento menos enojo y ahora me llevo mejor con la gente y estoy más contenta y tranquila. Soy capaz de ser amable y tolerante con los demás. También siento que mi sabiduría se despertó y mi pensamiento es mucho más claro y agudo que antes.

Con un cuerpo sano y una mente tranquila, pude volver a trabajar. También volví a la escuela y obtuve una maestría.

Los practicantes de Falun Dafa de la Banda de Marcha Tian Guo participan en el desfile del Día de Canadá, en Toronto el 1 de julio de 2018. Amada se unió a la banda de Tian Guo poco después de llegar a Canadá. (Cortesía de Minghui.org)

Por supuesto, Falun Dafa, también llamado Falun Gong, es una disciplina, así que necesito trabajar constantemente para mejorarme según los estándares de los principios rectores de la práctica de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

Un corazón alegre

Desde que empecé a practicar Falun Dafa hace 23 años, no he tenido que ver a un médico ni tomo ni una sola pastilla. Ser practicante de Falun Dafa y una verdadera cultivadora es el único camino a seguir. No solo trae buena salud sino también un corazón alegre. Me siento increíblemente afortunada de haber encontrado esta asombrosa práctica, mi destino cambió por completo.

Emigré a Canadá en 2008 y poco después me uní a la banda marchante Tian Guo, que está formada solo por practicantes de Falun Dafa. Caminamos mucho cuando participamos en los desfiles y no nos cansamos, mi fuerza física mejoró tanto que era igual a la de todos los demás. Además, logré salir con todo tipo de clima y no le tuve miedo al frío. Estos cambios son algo con lo que solo soñaba en el pasado.

Ahora estoy en un nuevo ambiente de trabajo. Estoy adquiriendo nuevos conocimientos y habilidades, ampliando constantemente mi forma de pensamiento, abriendo mis horizontes y mejorándome en todos los aspectos.

Agradezco sinceramente a Falun Dafa por darme un nuevo camino en la mi vida.

El secreto de una mujer alemana para una vida armoniosa y feliz

Falun Dafa (también conocido como Falun Gong) es un sistema de meditación para el mejoramiento personal basado en los principios universales de Verdad, Benevolencia y Tolerancia. Fue presentado al público por el Sr. Li Hongzhi en 1992 en China. Actualmente lo practican más de 100 millones de personas en más de 120 países. Sin embargo, este sistema de meditación pacífica está siendo brutalmente perseguido en China desde 1999. Para más información, por favor visite: falundafa.org y faluninfo.net.

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS