Padre torturado por la adicción durante décadas, al fin se libera de ella con ayuda de la meditación

Por La Gran Época

Nacido en Boston hace 61 años, comenzó a consumir drogas a los 15. Torturado por la adicción durante décadas, usó medidas drásticas para erradicar su hábito y buscó tratamiento innumerables veces. Esta es la historia de cómo finalmente este hombre venció a sus demonios, sin rehabilitación.

Steven Lancione es alto y atractivo, con cabello castaño claro y una sonrisa fácil. Él habla directamente, con pasión y sinceridad. Al mirarlo, nunca sospecharía que alguna vez tuvo una vida secreta trabajando para la mafia y una adicción a las drogas que lo controló durante décadas.

Hijo de una madre que amaba las fiestas y un padre ausente, Steven creció solo y abandonado. Tuvo que valerse por sí mismo en gran medida, y a la edad de 15 años descubrió que las drogas podían al menos enmascarar los persistentes sentimientos de vacío y dolor.

“Ciertas drogas… te hacen sentir cálido y cómodo”, dijo. “A lo largo de mi vida, nunca sentí esas cosas porque mi madre siempre hacía lo suyo. Así que probablemente estaba buscando algo que me diera comodidad”.

De niño, Steven Lancione a menudo se quedaba con familiares mientras su madre se divertía día y noche.(NTD Television)

Empezó a fumar marihuana y luego se graduó en mezcalina o LSD. A sus 20 años, su droga preferida era la cocaína. Para el momento en que llegó a los 30 años había pasado a los opiáceos y la heroína.

“Al principio fue un poco emocionante. Pero se convirtió en la experiencia más dolorosa, solitaria y oscura de mi vida”, dijo.

Cuando todavía era un adolescente, la madre de Steven comenzó a salir con un ex convicto recientemente liberado de la prisión después de 25 años bajo cargos de asesinato. Juntos, la pareja planeó robos y comenzaron a contrabandear marihuana desde Jamaica. Pero sabían que, si los atrapaban, la pena de prisión sería dura. Así que, decidieron enviar a Steven, de 15 años, a traficar con las drogas, ya que como menor de edad, los cargos se reducirían. Por un tiempo funcionó, hasta que se les acabó la suerte.

“Me puse pantimedias debajo de los pantalones llenos de marihuana, y me arrestaron en el aeropuerto de Miami y me metieron a la cárcel hasta el juicio. Finalmente me sentenciaron, y desde ese momento obtuve un registro”, dice Steven.

A sus 20 años, Steven estaba haciendo trabajos para las altas esferas del crimen organizado de Boston, donde eventualmente ganaba entre USD 5.000 y USD 10.000 al día. Trabajar para la mafia también significó un suministro continuo de drogas, especialmente oxicodona. Sin ella, apenas podía levantarse de la cama.

(51fifty/CC-BY-SA-3.0)
Una noche, Steven estaba de fiesta en un club nocturno donde conoció a una bonita enfermera rubia llamada Roberta. Los dos se volvieron inseparables y no pasó mucho tiempo antes de que Steven le propusiera matrimonio. Aunque Roberta sabía que incursionó en las drogas, no tenía idea de la magnitud de su adicción, o sus vínculos con la mafia. Se casaron y finalmente dieron la bienvenida a un hijo y una hija. Pero los secretos de Steven comenzaron a desmoronarse. Sabía que tendría que encontrar una forma de escapar del mundo del crimen, pero la mafia no lo dejaría ir fácilmente y era seguro que pondría en riesgo a su familia.

Afortunadamente, justo cuando estaba planeando su escape, el FBI arrestó a algunos de los principales jefes de Steven, y sus subordinados se dispersaron para evitar ser procesados. Era justo la distracción que Steven necesitaba, y aprovechó la oportunidad para salir.

Fue una oportunidad de comenzar una nueva vida. Su primer intento de negocios legítimos fue de bienes raíces y tenía un don natural en eso. Pero el dinero llegó rápido y fue más que suficiente para mantener su adicción a las drogas. La vida familiar no podía reducir su adicción que costaba miles de dólares por mes. A veces intentaba dejarlo yendo a su sótano por días hasta que los síntomas de abstinencia disminuían. Una vez incluso fue a un centro de rehabilitación. Pero nunca logró mantenerse sobrio por más de una semana.

(damongrosso/CC-BY-SA-2.0)

“Nuestra vida familiar era muy inestable”, dijo Roberta. “Pasé la mayoría de mis días tratando de mantener las cosas bajo control, tratando de mantener las apariencias externas, asegurándome de que todo estaba hecho y tratando de criar a los niños y ocultar el abuso de drogas de Steven”.

Roberta, una enfermera registrada y consejera de adicciones, sabía que las adicciones de su esposo estaban motivadas por un profundo vacío y un dolor emocional no resuelto. A pesar de que aprendió todos los métodos para curar la adicción, sabía que no funcionarían para Steven.

“Rezaba diariamente a Dios y decía ‘por favor, solo dale algo para llenar el vacío que siente y que lo está haciendo usarlas [drogas]'”, dijo.

Un rayo de esperanza

Roberta finalmente encontró la respuesta a sus oraciones. Estaba hojeando el periódico local un día cuando se encontró con un artículo sobre un seminario que tenía lugar en la biblioteca y que enseñaba a la gente Falun Gong, una práctica tradicional de meditación china.

Sabía que Steven estaba interesado en la espiritualidad, por lo que recortó el artículo y se lo dio, alentándolo a ir.

“Lo poco que sabía sobre Falun Gong parecía justo lo que Steven necesitaba”, dijo. “Exactamente lo que toda nuestra familia necesitaba”.

Steven aceptó asistir al seminario, donde conoció a dos practicantes de Falun Gong: un médico de voz suave y su esposa. Le dijeron que fuera al Boston Common al día siguiente si quería aprender los ejercicios y la meditación de Falun Gong.

Los practicantes de Falun Gong realizan la meditación sentada en Boston Common. (minghui.org)

Steven apareció; después de buscar en el parque, se perdió y casi se rindió antes de finalmente encontrar al grupo de meditadores. Mientras caminaba hacia ellos, se sintió sobrecogido por la simple expresión de tranquilidad y paz en sus rostros.

“Intuitivamente, en mi alma sabía que esa era la verdadera fuerza. Y yo sabía que esto era todo”, recuerda.

“Literalmente salí del parque como un niño pequeño. Al mirarlos allí sentados supe que esa era la respuesta”.

Cuando comenzó a practicar y leer acerca de los principios de Falun Gong en el texto principal de la práctica, “Zhuan Falun“, se sintió atraído por sus principios de auto-cultivación. La cultivación en Falun Dafa incluye el refinamiento del cuerpo y la mente con ejercicios suaves, meditación y mejoramiento del carácter siguiendo los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia en la vida diaria.

Habiendo sido preparado para ser un criminal y narcotraficante por su madre, Steven encontró consuelo en la guía de simples principios rectos. Mientras trataba de seguirlos más y más, encontró una sensación de paz y comodidad en su interior.

(Pixabay.com)
“He entendido que, si realmente practicas los principios de la forma en que se supone deben practicarse, esto desbloqueará algo profundo en tu alma y espíritu que es muy poderoso. Y cuando aprovechas ese poder, te vuelves muy seguro de todo”, dijo.

Pero pronto quedó claro que seguir la Verdad, la Benevolencia y la Tolerancia no era tan fácil como parecía, especialmente controlar la ira, dijo.

“Nunca entendí la indulgencia en absoluto. Como hombre americano, ni siquiera era considerado. Si algo te sucedía, siempre tratarías de luchar, o descubrirías una forma de vengarte de alguien”, dijo. “Desde que practico Falun Dafa ahora entiendo la tolerancia y si realmente puedes practicar la tolerancia, te da fuerza”.

Una vida transformada

Cuando Steven se centró en renovar su papel y disfrutó de una nueva sensación de calmada estabilidad en la vida, casi sin darse cuenta, perdió el impulso de usar drogas. Primero se detuvo durante una semana, luego se convirtió en un mes, luego un año.

Roberta notó los cambios en él de inmediato. Su comportamiento se transformó de taciturno y huraño a luminoso y optimista. Se volvió confiable y comenzó a ayudar más en la casa. Normalmente furtivo y reservado, ahora era honesto con ella. Podían hablar de problemas familiares con calma, sin pelear.

“Antes de practicar Falun Gong, Steven siempre tuvo buen corazón y quería hacer lo correcto, pero nunca supo cómo lograrlo. Constantemente se desviaba y decepcionaba a la familia. No podíamos confiar en él”, dijo Roberta.

“Desde que practica Falun Gong, su espíritu es tan ligero, es divertido estar con él. Me siento segura cuando está con los niños. Es sincero, es predecible, es responsable. Nuestra vida transcurre sin problemas. Es como un sueño hecho realidad”.

Steven Lancione realiza los ejercicios de Falun Dafa en un sitio de práctica en el barrio chino de Boston. (NTD Television)
Su estilo para criar a sus hijos también se transformó. Normalmente de mal genio y fácilmente frustrado, se volvió más tolerante y paciente con sus hijos. Antes, cuando veía a su hijo Steven Jr. jugar deportes, su naturaleza competitiva explotaba y le gritaba a su hijo por cometer errores o no dar el 100 por ciento. Ahora, se disculpó con su hijo por su ira pasada y juró nunca volver a tratarlo de esa manera.

Steven Lancione con su esposa, hijo e hija.(Courtesy of Steve Lancione)

En su adolescencia, Steven Jr. había comenzado por el mismo camino que su padre: incursionando en las drogas, las pandillas y el crimen. Para deleite de Steve y Roberta, su hijo también tomó la práctica. Se convirtió en un espectáculo habitual ver a padre e hijo sentados en meditación juntos en la sala de estar o leyendo “Zhuan Falun” y compartiendo sus entendimientos y experiencias.

“Su comportamiento fue transformado. No solo ha dejado de tomar drogas, sino también de beber, maldecir, fumar, mentir, hacer trampas: lo ha dejado todo. Verdaderamente un cambio notable. Toda la gente que nos conoce a ambos está realmente asombrada”, dijo Steven.

Roberta quedó impresionada por los cambios. Después de ver lo poderoso que era en la vida de su esposo y su hijo, comenzó a recomendar la práctica a sus clientes en el centro de rehabilitación de drogas.

“En la sala de emergencias donde trabajo ahora, veo que entran jóvenes que me recuerdan dónde estaba mi hijo. Entonces les cuento su historia. Les doy folletos sobre Falun Gong. Aunque yo no soy una practicante, sé que es una práctica hermosa y el regalo que es”, dijo.

Han pasado más de 15 años desde que Steven consumió drogas por última vez. Él derrama lágrimas mientras habla acerca de cómo ha cambiado su vida.

“Me dio la comodidad y la estabilidad que había necesitado toda mi vida”, dijo.

“Siento que mi familia merece el resto de mi vida para mantenerse sólida, limpia de drogas, tranquila y en paz. Ahora tengo otra oportunidad con nueva sabiduría, comprensión y lecciones de vida”.

*Nota del editor:

Falun Dafa es una práctica de cultivación de mente y cuerpo que enseña Verdad, Benevolencia, Tolerancia como una forma de mejorar la salud y el carácter moral y alcanzar la sabiduría espiritual.

Para obtener más información sobre la práctica o descargar “Zhuan Falun”, visite: http://es.falundafa.org/. Todos los libros, música de ejercicio, recursos e instrucciones están disponibles de forma completamente gratuita.

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS