Oxford desarrolla gafas y lentes inteligentes para ciegos

Al igual que el señor de los anillos cuando se pone el anillo y ve las cosas de una nueva manera, dijo Iain Cairs al hacer las pruebas.

Gafas o lentes inteligentes pueden ayudar a las personas con visión limitada para movilizarse y caminar evitando los obstáculos.

‘La idea de las gafas inteligentes es dar a las personas con problemas de visión una ayuda que aumenta su conciencia de lo que está alrededor de ellos”, dijo el Dr. Stephen Hicks del Departamento Nuffield de Neurociencia Clínica de la Universidad de Oxford, en un artículo de su investigación, publicado el 17 de junio.

“Permite una mayor libertad, independencia y confianza de lo que hay alrededor, y una mejor calidad de vida”, agregó Hicks.

Los investigadores instalaron una cámara de vídeo en el marco de unas gafas y una pequeña unidad de procesamiento computacional”.

Las gafas les proporcionan imágenes símples de las personas y de los obstáculos más cercanos.

“La cámara con el software especialmente diseñado interpreta el entorno cercano permitiendo a la gente anticipar y ver las cosas más importantes, distintamente: tales como bordes, mesas y sillas, o grupos de personas”.

Oxford se propuso hacer unas gafas los más regulares posibles a un costo de “no más de unos pocos cientos de libras, casi lo mismo que un teléfono inteligente”, explicó Hicks.

Nuevas Gafas inteligentes para no vidente. (Universidad de Oxford)
Nuevas Gafas inteligentes para no vidente. (Universidad de Oxford)

El especialista aclara que estos lentes por su puesto no reemplazan la visión perdida, “pero ayudan en la percepción espacial”.

“Cualquier persona que usa las gafas ve a través de ellas para sacar el máximo provecho de su vista existente, con imágenes que aparecen en su línea de visión para dar información adicional acerca de quién o qué está en frente de ellos”.

En algunos casos, explicó, algunas personas con ceguera logran ver los detalles de las caras con más facilidad y esto les ayuda en la sociedad a tener una interacción más natural.

Además, las gafas funcionan particularmente bien en condiciones de poca luz y se pueden utilizar para hacer frente a la ceguera nocturna.

Lyn Oliver, de 70 años, ya usó las gafas de Oxford. Ella vive en Faringdon en Oxfordshire y normalmete se mueve con un perro guía,

‘Si Jess se detiene, las gafas pueden decirme si está detenido porque hay una muesca, hay algo en el suelo o se oyen obras viales, y eso me da un sentido”, explicó. Lyn fue diagnosticada con retinitis pigmentosa hace 20 años, una enfermedad de los ojos que poco a poco que nos lleva a la pérdida de visión y ceguera.

Iain Cairns, de 43 años, también probó las gafas inteligentes en un mercado cubierto de Oxford. y declaró entusiasta sobre los resultados.

‘Oh, yo puedo … Puedo ver tu cara. Es que, es como de pronto entrar en … Al igual que el señor de los anillos cuando se pone el anillo y ve las cosas de una nueva manera”, dijo Cairs, quien sufre una condición ocular hereditaria de coroideremia desde la edad de 12 años.

Ahora el equipo del Dr. Hicks está organizando carreras de obstáculos para las personas con problemas de la vista y compara los resultados con o sin las gaffas.

“El grupo está comenzando de este modo para ver cómo responde la gente con los vidrios en espacios interiores como centros comerciales”, informó Oxford.

El renacimiento de la antigua cultura semidivina de China

Cultura oriental: la comida es para mitigar el hambre

Falun Gong: popular y serena meditación

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS