Opinión

Coronando al zar rojo

La dictadura de Stalin y el brutal pacto de la revolución marxista

Coronando al zar rojo
Kliment Voroshilov, Vyacheslav Molotov, Stalin y Nikolai Yezhov en la orilla del canal de Moscú-Volga. Después de que Yezhov fue juzgado y ejecutado, desapareció entre 1939-1991 de esta imagen. (Wikipedia Commons)
Compartir

En 1906, Joseph Stalin, de 27 años, fue a la iglesia y se casó con una hermosa mujer llamada Kato Svanidze, a quien conoció dos años antes. Según los familiares de la pareja, su relación era feliz mostrando un lado suave y amoroso en el futuro dictador soviético. Para el placer de Stalin, pronto nació un hijo.

La tragedia golpeó el año siguiente. Kato se enfermó de tifus y murió ese invierno. Stalin estaba tan afligido que se arrojó en su tumba en su funeral. Temiendo lo que podía hacerse a sí mismo, sus socios confiscaron su arma.

Un consternado Stalin (derecha) en el funeral de su primera esposa Kato Svanidze. (Dominio público)

Un consternado Stalin (derecha) en el funeral de su primera esposa Kato Svanidze. (Dominio público)

Quince años más tarde, el Imperio ruso se derrumbó y Stalin se convirtió en un destacado revolucionario comunista. En 1922, la facción bolchevique dirigida por Vladimir Lenin ganó la guerra civil y estableció una dictadura comunista en todo el territorio de Rusia.

Para Lenin, herido en un intento de asesinato y en mal estado de salud debido a su estilo de vida desenfrenado, los últimos dos años de su vida fueron el proceso de su deterioro físico. Delegando más poder a su camarilla revolucionaria, el líder abandonado sufrió su golpe final y murió en 1924.

‘Borrosidad gris’

Stalin, que tomó el poder en la lucha política después de la muerte de Lenin, se diferenció de los dictadores más llamativos de su época, como el grandilocuente Adolfo Hitler o Benito Mussolini. En 1917, un comunista no bolchevique señaló que era como una “borrosidad gris”, y este punto de vista fue compartido por otros revolucionarios, que en general encontraron a Stalin poco interesante.

Según el sovietólogo Robert Conquest, Stalin tenía solamente una comprensión intermedia de la teoría comunista. Él no era dado a revelar sus pensamientos y no sobresalió entre “los habladores políticos de la época”.

Pero mientras que su comprensión de la teoría marxista era mediocre, Stalin poseía una buena memoria y una aguda comprensión de la psicología. En un sistema que rechazaba la moral o incluso las nociones de servicio, Stalin atacó y marginó a sus compañeros bolcheviques un paso a la vez hasta que estaba en una posición imprevista de fuerza. En su obra “El Gran Terror”, Conquest calificó esto de “golpe de estado por pulgadas”.

En la segunda fila, empezando del segundo a la izquierda, se puede ver a Joseph Stalin, Vladimir Lenin y León Trotsky mientras se encontraba para una reunión del VIII Congreso del Partido Bolchevique (más tarde Partido Comunista Soviético) en 1919. (Dominio Público)

En la segunda fila, empezando del segundo a la izquierda, se puede ver a Joseph Stalin, Vladimir Lenin y León Trotsky mientras se encontraba para una reunión del VIII Congreso del Partido Bolchevique (más tarde Partido Comunista Soviético) en 1919. (Dominio Público)

En sus batallas con la llamada “Oposición de Derecha” dirigida por los mejores bolcheviques como Nikolai Bukharin, Stalin encontró conveniente seguir siendo fiel a las fracasadas políticas económicas comunistas de la guerra civil y criticó la “Nueva Política Económica” semicapitalista que Lenin tuvo temporalmente instituida para recuperarse del desastre.

En su insistencia en establecer una economía planificada, o lo que el economista del Instituto Hoover Paul Gregory llamó un “sistema administrativo de mando”, Stalin no sólo derrotó a los grupos opuestos del liderato bolchevique, sino que también se conformó con el espíritu político del movimiento marxista.

Dictadura manifiesta

En “La economía política del estalinismo”, Gregory postula que la posición ideológica central del Partido Bolchevique determinó su oposición contra el capitalismo como una “anarquía del mercado”.

El deseo de controlar los múltiples aspectos de la actividad económica, combinado con el credo de la lucha inherente al marxismo, hizo inevitable la dictadura totalitaria.

Fue en este clima ideológico que Joseph Stalin, un criminal endurecido y un dotado intelectualmente con una tragedia personal malinterpretada, pudo prosperar. A la muerte de su amada Kato muchos años antes, dijo: “con ella murió mi último cálido sentimiento por la humanidad”.

Donde la mayoría de los gobiernos, incluidos los regímenes autoritarios, legitiman su gobierno con apelaciones a la ley, la tradición, la religión o la nación, la idea marxista del materialismo dialéctico prescindió de estos idealismos, como lo demuestra en la brutalidad que los bolcheviques tuvieron con millones de personas camino al poder.

Karl Marx creía que una revolución proletaria sólo podía llegar a través de la violencia. En 1875, el filósofo severamente castigó un programa político en su Alemania natal que abogaba por el desarrollo gradual del socialismo, calificando el enfoque de “revisionista”.

Los bolcheviques de Lenin trataban a sus compañeros comunistas y socialistas con un desdén similar. La clave para la victoria bolchevique fue su manipulación temporal, usurpación y erradicación definitiva de izquierdistas menos radicales o menos bien organizados, incluidos los mencheviques y los socialistas revolucionarios.

León Trotsky fue exiliado de la Unión Soviética, luego asesinado por un criminal enviado por Stalin en 1940. (Dominio Público)

León Trotsky fue exiliado de la Unión Soviética, luego asesinado por un criminal enviado por Stalin en 1940. (Dominio Público)

En la verdadera forma dialéctica marxista, Stalin prevalecía sobre sus enemigos en el partido, incluido el comandante militar Leon Trotsky, que desempeñó un papel crítico en la causa bolchevique. De las figuras centrales en el liderazgo soviético cuando Lenin murió en 1924, cada uno de ellos estaba muerto a finales de 1940 por orden de Stalin.

‘Perdonar la causa, no al individuo’

Para muchos comunistas y otros revolucionarios de finales del siglo XIX y principios del XX, la revolución rusa presentó una ruptura liberadora de la monarquía autoritaria zarista. El marxismo, el igualitarismo y la lucha social les parecieron apropiadamente progresistas para la era industrial.

En las primeras etapas del gobierno bolchevique, muchos programas sociales radicales fueron sacados en campos como el empleo, el arte, la educación y la sexualidad. Estos primeros movimientos coincidían con las ideas expuestas en el Manifiesto Comunista y otros escritos marxistas. La naturaleza del hombre está en sus relaciones económicas. Fuera de esto, los conceptos tradicionales de fe religiosa o de restricción moral solo podrían reflejar las construcciones sociales, – en la teoría marxista, es la “superestructura” de una “base” económica explotadora.

Tales esfuerzos iconoclastas ocurrieron al mismo tiempo que los comunistas quemaban activamente iglesias, asesinaban sacerdotes y ejecutaban a personas a gran escala que pertenecían a grupos considerados explotadores o capitalistas.

Bajo este lente, los frutos de la revolución comunista, tanto en Lenin como en Stalin, son fáciles de entender. El derrocamiento del gobierno republicano legal de Rusia llevó a la Guerra Civil Rusa, que causó hasta 12 millones de vidas. En las más de dos décadas del gobierno de Stalin en tiempo de paz, entre 20 y 40 millones de personas murieron de causas provocadas por el hombre, ya sea hambre, el temido sistema de gulag de campos de trabajos forzados o una simple bala en la cabeza.

Un mapa titulado "El Archipiélago Gulag" que muestra las ubicaciones de campos de trabajo forzado y campos de concentración soviéticos en 1954, un año después de la muerte de Stalin.

Un mapa titulado “El Archipiélago Gulag” que muestra las ubicaciones de campos de trabajo forzado y campos de concentración soviéticos en 1954, un año después de la muerte de Stalin.

Es una ironía fundamental del comunismo que la suerte de los primeros iconoclastas rusos, fuera, en muchos casos, ser ejecutado por la policía secreta o trabajar hasta la muerte en el sistema gulag de Stalin. La ideología rechazó las restricciones de la autoridad abstracta, como Dios o la familia, solo para erigir la tiranía absoluta en nombre de la revolución y colocar a un representante deificado del Partido Comunista en la cima de la jerarquía. En la Unión Soviética, esta deidad era Stalin, alrededor de la cual el partido comunista construyó un culto poderoso a la personalidad.

“No perdonen al individuo; perdonen sólo a la causa”, dijo Stalin una vez. Este adagio evidentemente era cierto para él y su familia, como lo fueron sus decenas de millones de víctimas.

“Escucha, no eres Stalin”, dijo una vez el líder a su hijo Vasiliy, ni siquiera yo soy Stalin. Stalin es el poder soviético, Stalin es lo que está escrito en los periódicos y lo que hay en los retratos”.

Se estima que el comunismo ha matado al menos 100 millones de personas, no obstante sus crímenes no han sido recopilados y su ideología aún persiste. La Gran Época busca exponer la historia y creencias de este movimiento, que ha sido una fuente de tiranía y destrucción desde su surgimiento. Lea toda la serie de artículos aquí.


Compartir
TE RECOMENDAMOS
EN FOCO