Componentes del champú que deberías evitar

La mayoría de nosotros tenemos un champú favorito que huele bien, nos deja el cabello suave, limpio y brillante, sin embargo, es probable que no sepamos lo que hay en nuestro producto preferido, ya que la lectura de una etiqueta de champú es como leer un idioma extranjero.

Por ejemplo la dimeticona química, que deja al pelo brillante y fácil de peinar, se encuentra en muchos champús, pero está clasificada por el gobierno canadiense como una posible toxina que merece mayor estudio. ¿Cómo podemos saber si es seguro?

Pedí al Dr. David Dorin, cirujano de trasplante de cabello, que dé su perspectiva sobre los ingredientes que debemos evitar en el champú y el por qué. Lo que sigue es lo que el Dr. Dorin me explicó.

Componentes químicos del shampoo peligrosos

Lauril sulfato de amonio (ASL) y lauril sulfato de sodio (SLS). Busque un champú que no contenga estos ingredientes, ya que ellos son detergentes abrasivos.

El lauril sulfato de sodio es un detergente abrasivo encargado de producir espuma en el champú, y gran responsable del deterioro de su cabello, ya que lo despoja de aceites esenciales que se necesitan para mantenerlo sano, dañando proteínas y deteniendo el crecimiento saludable. Los productos que contienen SLS tienen un poder de limpieza que es irresistible y destruye al cabello.

Cloruro de sodio. Conocido como sal de mesa, se usa como espesante en champús y acondicionadores que contienen lauril sulfato de sodio. El cloruro de sodio también puede causar una cabellera seca y producir picazón, además de la pérdida del cabello. Esto debe evitarse en personas con tratamientos de keratina, porque los efectos se anulan más rápido.

Polietileno de glicol. También llamado PEG/polímero de polietilenos o Polyoxyethelyne, este ingrediente se incluye en champús como agente espesante. Quita la humedad natural al pelo y la piel.

Dietanolamina (DEA) y trietanolamina (TEA). Los productos que contienen DEA o TEA pueden causar irritación en el cuero cabelludo y reacciones alérgicas, también destruye todo lo bueno del pelo (como la queratina), tornando su cabello seco, quebradizo y sin vida.

Los parabenos. Se utilizan para prolongar la vida útil del producto. Parabenos como metilparabeno y propilparabeno son sustancias químicas conocidas por su naturaleza tóxica. Los parabenos no sólo irritan la piel, sino que afectan el cuero cabelludo y el equilibrio hormonal, resultando en la caída del cabello.

El formaldehído. La excesiva exposición de formaldehído, que se encuentra en algunos champús, puede causar la caída del cabello.

El alcohol. Casi todos los productos para el cabello contienen algún grado de alcohol, que puede secar el pelo si se encuentra en altas concentraciones. Manténgase alejado de champús con alcohol mencionado como uno de los primeros cuatro ingredientes, ya que esto significa que hay más de lo habitual en el producto.

Fragancia sintética o perfume. Esto por lo general representa una mezcla compleja de docenas de productos químicos. Unos 3.000 productos químicos se utilizan en una sola fragancia. Muchas fragancias son irritantes y pueden causar que el cuero cabelludo se irrite.

Colores sintéticos. Colores artificiales se utilizan mucho en productos para el cuidado del cabello con fines estéticos. Estos ingredientes con frecuencia aparecen como FD&C o D&C, seguido de un número y color. Los pigmentos de color pueden causar sensibilidad a la piel e irritación del cuero cabelludo.

Propilenglicol Glycol. También conocido como el anticongelante que usted pone en su coche, el propilenglicol es un ingrediente común en champús y otros productos de cuidado personal para evitar que el producto se congele durante el transporte y almacenamiento. Puede irritar la piel, causando reacciones alérgicas, y alterando la estructura de la piel.

Lanolina, petróleo y aceite mineral. Estos ingredientes son ampliamente usados en grasas y pomadas para el pelo étnico y no ofrece ninguna ventaja verdadera. Estos ingredientes en realidad sobrecargan al cabello y evitan que los aceites naturales producidos por el cuero cabelludo sean absorbidos por el pelo.

Dimeticona. Es un polímero sintético y una forma de silicona con dos grupos unidos de metilo (de ahí el nombre de di-meticona). Se utiliza en productos para el cabello y actúa como un suavizador aditivo para la piel, ya que su principal función es sellar las superficies para que no ingrese la humedad.

Diversos informes de personas que reaccionaron mal ante este derivado de silicona, ponen en duda su seguridad. Irritaciones en la piel y cuero cabelludo, piel agrietada, erupciones cutáneas, ardor y picazón, son algunos de los efectos reportados.

Algunas personas reaccionaron con acné quístico, porque que la dimeticona tiende a obstruir los poros e infectarlos con aceites y bacterias. No permite que nuestra piel y cuero cabelludo respiren, lo que resulta en aumento del acné e irritación de los folículos pilosos, que pueden dar inicio a la caída del cabello.

La pregunta más recurrente es si en realidad la dimeticona puede causar mutaciones y tumores en la piel y órganos internos como el hígado y ganglios linfáticos. Hasta el momento no se demostró una relación con su uso actual, pero se recomienda inclinarse por maquillajes, cremas para la piel, champús y acondicionadores que no contengan dimeticona.

El debate de sulfato de sodio

El lauril sulfato de sodio (SLS) es un debilitador activo, emulsionante y detergente áspero agregado a miles de productos de limpieza, cosméticos y artículos de tocador como champús, tinturas para el cabello, maquillaje, pasta de dientes, enjuagues bucales, jabones de tocador y detergentes para la ropa.

SLS es un derivado del coco, pero durante el proceso de fabricación se somete a “etoxilación” que resulta en un subproducto no deseado de 1,4 dioxanos. Esta contaminación del subproducto se sospecha es un cancerígeno, y aunque no hay estudios definitivos que demuestren una relación causal, hay suficientes datos para sugerir precaución.

La misma preocupación se aplica al lauril éter sulfato de sodio (SLES). No sólo SLES contienen 1,4 dioxanos, sino que también contiene óxido de etileno, lo que hace que la “E” se mantenga en SLES, una impureza que también se considera agente cancerígeno potencial.

Hay miles de productos para el cuidado del cabello y la piel que contienen estos derivados, cuyo uso gradual y continuo, y su habilidad para ingresar en nuestro cuerpo, producen un riesgo potencial, porque su tamaño molecular es lo suficientemente pequeño para entrar en nuestra piel y cuero cabelludo, permitiendo el ingreso en nuestro cuerpo a los malos ingredientes.

Por el contrario, hay otros productos de limpieza que contienen una pequeña cantidad de estos subproductos nocivos, pero su tamaño molecular es mucho más grande, y por eso no ingresan en nuestro cuerpo. Por lo tanto, éstos suponen mucho menos preocupación y riesgo para la salud. En cualquier caso, tanto SLS y SLES son detergentes fuertes e irritantes capaces de ingresar en nuestra piel y cuero cabelludo.

¿Qué dicen los estudios?

La seguridad de los SLS y SLES es objeto de debate desde hace tiempo, y aunque se hicieron miles de estudios, no existe una respuesta clara definitiva que demuestre que el uso de estas sustancias químicas en los productos cosméticos no cause enfermedad.

Sin embargo, creo que hay suficiente evidencia para clasificar a estos irritantes y fuertes detergentes por su tamaño molecular lo suficientemente pequeño como para entrar en nuestra piel y cuero cabelludo.

Yo opto por no utilizar las sustancias químicas en mi cuidado personal. Sin embargo, no soy un alarmista, así que estoy dispuesto a usar productos que pueden tener trazas de subproductos dañinos (como lo hay en toda industria), pero no tienen ingreso fácil a nuestro cuerpo.

Champú recetado por el doctor

Durante los últimos 12 años, dediqué mi carrera médica a la práctica de restauración quirúrgica médica y cosmética del cabello y trastornos relacionados. Durante este tiempo, vi la necesidad de desarrollar una línea de cuidado del cabello basado en la investigación, revisión de literatura, evidencia científica y ensayos clínicos, que eviten los problemas anteriores a mis pacientes y mejoren la salud del cabello y cuero cabelludo.

El resultado fue el desarrollo Científico de Essentials HairCare Line. Esta línea se ocupa de situaciones mencionadas anteriormente y mucho más.

Consejos para proteger el cabello

1. Busque champús que no contengan lauril sulfato de amonio, lauril sulfato de sodio, o lauril éter sulfato de sodio.

2. Busque champús que utilicen una forma más suave, tales como lauril sulfoaccetate sodio y lauril sulfosuccinato de sodio. Estos champús pueden no hacer espuma tanto como los champús que contienen SLS o SLES, pero pueden limpiar de manera eficiente al cabello y cuero cabelludo sin sobre dañar su pelo.

3. Busque un acondicionador que no contenga dimeticona.

4. Una de las mejores alternativas es encontrar un acondicionador que utilice ácido 18-metileicosanoico (18-MEA). Este es uno de los lípidos naturales que el pelo y su cobertura rechazan. Cuando el cabello crece, el 18-MEA se incorpora a nuestro cabello y actúa como un sellador natural que ayuda a equilibrar la humedad del cabello, aumentando la integridad de la fibra capilar, y hace que el brillo sea natural.

Imprima esto y llévelo en su bolso, porque es muy útil cuando usted esté comprando su champú.

Ingredientes a evitar en su champú

Alcohol cuando está listado entre los cuatro primeros ingredientes

Lauril sulfato de amonio (ASL)

Dietanolamina (DEA)

Dimeticona

Formaldehído

Lanolina

Aceite mineral

Parabenos (metilparabeno, propilparabeno, por ejemplo)

Petróleo

Glicol de polietileno (también llamado PEG/polietileno de, o polyoxyethelyne)

Glicol de propileno

Cloruro de sodio

Lauril éter sulfato de sodio (SELS)

Lauril sulfato de sodio (SLS)

Colores sintéticos (enumerados a menudo como FD&C o D&C, seguido de un color y número)

Fragancia sintética o perfume

Trietanolamina (TEA) 

El Dr. Robert Dorin tiene más de 10 años de experiencia ayudando a sus pacientes a restaurar y mejorar el cabello. TrueDorin.com

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS