Aprender un idioma nuevo mejora la tolerancia

El saber varios idiomas ofrece muchos beneficios, por ejemplo, se ha demostrado que los adultos mayores que hablan más de un idioma tienen menos probabilidades de desarrollar demencia.

Además, el cerebro bilingüe se vuelve mejor para filtrar distracciones, y el aprendizaje de varios idiomas mejora la creatividad. La evidencia también muestra que el aprendizaje de idiomas posteriores es más fácil que aprender la primera lengua extranjera.

Desafortunadamente, no todas las universidades estadounidenses consideran el el aprendizaje de idiomas extranjeros una inversión rentable.

Por desgracia, no todas las universidades de Estados Unidos consideran que una inversión rentable. ¿Por qué es importante estudiar un idioma extranjero a nivel universitario?

Como lingüista aplicada, veo que aprender múltiples idiomas puede tener beneficios cognitivos y emocionales. Uno de estos beneficios que no es obvio es que el aprendizaje de idiomas mejora la tolerancia.

Esto sucede de dos formas importantes. La primera es que abre los ojos a una manera diferente de hacer las cosas, lo que se llama “competencia cultural”. La segunda se relaciona con el nivel de confort de una persona cuando se trata de situaciones desconocidas, o “tolerancia a la ambigüedad”.

Ganando entendimiento intercultural

La competencia cultural es la clave para prosperar en nuestro mundo cada vez más globalizado. ¿En qué forma específicamente el aprendizaje de idiomas mejora la competencia cultural? La respuesta puede ser iluminada mediante el examen de diferentes tipos de inteligencia.

La investigación del psicólogo Robert Sternberg sobre la inteligencia describe sus diferentes tipos y cómo se relacionan con el aprendizaje del idioma en el adulto. A lo que él llama “inteligencia práctica”, es similar a la inteligencia social, ya que ayuda a los individuos a aprender información no explícita de sus entornos, incluyendo gestos significativos u otras señales sociales.

El aprendizaje de un idioma extranjero reduce la ansiedad social. (COD Sala de prensa, CC BY / Flickr)
El aprendizaje de un idioma extranjero reduce la ansiedad social. (COD Sala de prensa, CC BY / Flickr)

Aprender idiomas inevitablemente implica el aprendizaje de diferentes culturas. Los estudiantes recogen pistas sobre la cultura tanto en la clase de idiomas como a través de experiencias de inmersión significativas.

Los investigadores Hanh Nguyen Thi y Guy Kellogg demostraron que cuando los estudiantes aprenden otro idioma desarrollan nuevas formas de entender la cultura a través del análisis de los estereotipos culturales. Explican que “aprender una segunda lengua implica la adquisición no sólo de formas lingüísticas, sino también formas de pensar y comportarse”.

Con la ayuda de un instructor, los estudiantes pueden pensar en forma crítica sobre los estereotipos de las diferentes culturas relacionadas con la comida, la apariencia y estilos de conversación.

Lidiando con lo desconocido

La segunda forma es que el aprendizaje del idioma adulto aumenta tolerancia y está relacionada con el nivel de comodidad de una persona al tratar de “tolerar la ambigüedad”.

Alguien con una alta tolerancia de ambigüedad encuentra situaciones desconocidas emocionantes en lugar de aterradoras. Mi investigación sobre motivación, ansiedad y creencias, indican que el aprendizaje de idiomas mejora la tolerancia de ambigüedad en la gente, especialmente cuando se involucra más de un idioma extranjero.

No es difícil ver el por qué esto puede ser así. Las conversaciones en un idioma extranjero implicarán inevitablemente palabras desconocidas. No sería una conversación exitosa si uno de los oradores se detiene constantemente para decir: “Esperen, no sé esa palabra. Permítanme buscarla en el diccionario”. Aquellos con alta tolerancia de ambigüedad se sentirían cómodos manteniendo la conversación a pesar de desconocidas e implicadas palabras.

Los lingüistas prácticos Jean-Marc Dewaele y Li Wei también estudian la tolerancia de ambigüedad y han indicado que quienes con experiencia aprenden más de una lengua extranjera en un ambiente instruido, tienen más tolerancia de ambigüedad.

Lo que cambia con este entendimiento

Alta tolerancia de ambigüedad trae muchas ventajas. Ayuda a que los estudiantes sientan menos ansiedad en interacciones sociales y en las experiencias posteriores en el aprendizaje de idiomas. No es de extrañar, cuanta más experiencia tiene una persona en el aprendizaje de idiomas, más cómoda se siente con esta ambigüedad.

Y eso no es todo. También se encontró que personas con mejores niveles de tolerancia de ambigüedad son más emprendedoras (es decir, son más optimistas, innovadoras y no les importa tomar riesgos).

En el clima actual, las universidades frecuentemente son juzgadas por el salario de sus graduados. Tomando un paso más allá, basado en la relación de tolerancia de ambigüedad e intención empresarial, el aumento de tolerancia de ambigüedad podría conducir a mayores salarios para los graduados, lo que a su vez, yo creo, podría ayudar a aumentar el financiamiento en universidades que requieren el estudio de idiomas.

Aquellos que han dedicado sus vidas a la teoría y enseñanza de idiomas podrían decir: “No se trata de dinero”. Pero tal vez lo es.

Aprendizaje de idiomas en la educación superior

La mayoría de las universidades estadounidenses tienen un requisito de idioma mínimo que a menudo varía y depende de cuál es la especialidad del estudiante. Sin embargo, generalmente los estudiantes pueden optar por no cumplir con el requisito tomando una prueba de colocación o proporcionando alguna otra prueba de competencia.

Por qué más universidades deben enseñar un idioma extranjero. (JirkaMatousek/Flickr/CC BY)
Por qué más universidades deben enseñar un idioma extranjero. (JirkaMatousek/Flickr/CC BY)

En contraste con esta tendencia, la Universidad de Princeton anunció recientemente que todos los estudiantes, independientemente de su competencia al ingresar en la universidad, estarían obligados a estudiar un idioma adicional.

Yo diría que más universidades deben seguir el liderazgo de Princeton, ya que el estudio de idiomas a nivel universitario podría conducir a una mayor tolerancia de diferentes normas culturales representadas en la sociedad estadounidense, lo que desesperadamente se necesita en el actual clima político con la ola de crímenes de odio universitarios ocurridos en todo el país.

El conocimiento de diferentes idiomas es crucial para convertirse en ciudadanos globales. Como señaló el ex secretario de Educación Arne Duncan,

“Nuestro país necesita crear un futuro en el que todo estadounidense entienda que al hablar más de un idioma le está permitiendo a nuestro país competir con éxito y trabajar en colaboración con socios de todo el mundo”.

Al tener en cuenta la evidencia de que estudiar idiomas como adultos aumenta la tolerancia de dos maneras importantes, la pregunta no debería ser “¿Por qué las universidades deberían requerir el estudio de idiomas extranjeros?”, sino más bien “¿Por qué no en todo el mundo?”
Amy Thompson
, Profesora Asociadaen Lingüística Aplicada, Universidad del Sur de Florida. Este artículo se publicó originalmente en TheConversation. Lea el artículo original.

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS