Los partidos comunistas mundiales son fuertes, unidos y odian a los Estados Unidos de Trump

Por Trevor Loudon

El comunismo internacional es hoy más poderoso y unificado de lo que fue desde la caída del Muro  de Berlín en 1989. Y viene por Estados Unidos.

Durante varias décadas, la política exterior y de defensa de Estados Unidos se basaron en dos supuestos totalmente incorrectos y peligrosamente falsos:

  • El comunismo está muerto.
  • Incluso si el “comunismo” no está del todo muerto, el comunismo moderno (y las antiguas naciones comunistas) están irremediablemente separadas y divididas. Vietnam odia a China; China odia a Rusia; Corea del Norte odia a todos; Cuba ama a todos los de la izquierda, pero está prácticamente quebrada. También lo está Venezuela. Si podemos mantenerlos divididos, estamos a salvo.

Del 23 al 25 de noviembre, 91 partidos comunistas de todo el mundo participaron en el XX Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros, celebrado en Atenas, Grecia.

El objetivo de la conferencia era establecer estrategias para combatir los movimientos o gobiernos conservadores globales etiquetados como “fascismo”, lo que naturalmente sería contrarrestado por el “socialismo”.

No se trató de una reunión en una cabina telefónica de pequeñas sectas o pequeñas organizaciones, sino de una reunión de algunos de los partidos de masas más grandes del mundo.

La conferencia de noviembre se organizó a través de una reunión del “Grupo de Trabajo” celebrada el 20 de mayo en Atenas, organizada por el Partido Comunista de Grecia.

(Comunicado de prensa del Partido Comunista de Grecia)

El Grupo de Trabajo estaba formado por los siguientes partidos comunistas mundiales: Partido Comunista de Brasil, Partido Comunista de China, Partido Comunista de Cuba, AKEL (Chipre), Partido Comunista de Bohemia y Moravia (República Checa), Partido Comunista de Grecia, Partido de los Trabajadores de Hungría, Partido Comunista de la India, Partido Comunista de la India (Marxista), Partido Tudeh de Irán, Movimiento Socialista de Kazajstán, Partido de los Trabajadores de Corea (RPDC), Partido Comunista Libanés, Partido Comunista de México, Partido Comunista de Pakistán, Partido Comunista Palestino, Partido Comunista Portugués, Partido Comunista de la Federación Rusa, Partido Obrero Comunista Ruso, Partido Comunista Sirio, Partido Comunista Sudafricano, Partido Comunista de España, Partido Comunista de los Pueblos de España, Partido Comunista de Turquía, Partido Comunista de Venezuela, Partido Comunista de Vietnam y Partido Comunista de Ucrania.

Este es un quién es quién de los partidos comunistas del mundo, gobernantes y no gobernantes. Los partidos comunistas de China, Rusia, Cuba, Corea del Norte, India, Irán, Grecia, Brasil, México, Sudáfrica, España, Venezuela y Vietnam se reunieron bajo un mismo techo.

Esta reunión representa al menos una cuarta parte de la población mundial y una proporción aterradora del poderío militar mundial. Los partidos gobernantes representados incluyeron los de China, Cuba, Corea del Norte, Vietnam y Sudáfrica. El Partido Comunista Sudafricano gobierna a través de su socio de coalición, el Congreso Nacional Africano. Los comunistas mexicanos tienen un fuerte aliado en el presidente electo de México pro Cuba, Andrés Manuel López Obrador, conocido como AMLO.

Los partidos comunistas de la India y Brasil controlan gran parte de unas de las economías más grandes del mundo, aunque esto probablemente cambiará con la elección del presidente anticomunista Jair Bolsonaro en Brasil.

Quienes todavía creen que Rusia y China son rivales -incluso enemigos- deben tener en cuenta la participación del Partido Comunista Chino y de los dos principales partidos comunistas rusos en el Grupo de Trabajo.

El mayor de los dos, el Partido Comunista de la Federación Rusa, no gobierna abiertamente Rusia, sino que es el segundo partido más grande del parlamento ruso después de la Rusia Unida de Vladimir Putin.

También hay que señalar que Putin ayudó personalmente a organizar y difundir una importante reunión internacional de jóvenes comunistas en Sochi, Rusia, el año pasado.

El Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes reunió entre 30.000 y 60.000 jóvenes comunistas de todo el mundo para celebrar el centenario de la revolución bolchevique.

Entre los partidos comunistas de los países de la OTAN representados se encontraban Grecia, Turquía, República Checa, Portugal, España y el “socio” de la OTAN, Ucrania. Una delegación de ocho miembros de Estados Unidos estuvo presente. Los partidos comunistas de las principales naciones islámicas en la reunión incluyeron a Turquía, Líbano, Irán, Pakistán, Siria, Kazajstán y la nación “no del todo” Palestina.

Y todos ellos están trabajando juntos hacia objetivos comunes.

Según un comunicado del Partido Comunista de Grecia: “Los Partidos tuvieron un fructífero intercambio de puntos de vista sobre la promoción de las Actividades Comunes que se decidieron en el 19º Encuentro Internacional de los Partidos Comunistas y Obreros en Leningrado el año pasado”.

En la conferencia de noviembre en Atenas, la contribución escrita del Partido Comunista de Estados Unidos fue entregada por la activista comunitaria con sede en Los Ángeles, Rossana Cambron, quien transmitió con entusiasmo el reciente “revés significativo” para el presidente Donald Trump después que los republicanos perdieran “cerca de 40 escaños en la Cámara de Representantes de Estados Unidos y más de 300 en las legislaturas estatales” en las elecciones de mitad de período.

Cambron también dejó claro que derrotar al Partido Republicano en las recientes elecciones de mitad de período y ganar el poder para los demócratas “progresistas” era muy beneficioso para la “clase obrera”.

Uno de los temas principales de la conferencia fue el llamado “ascenso del fascismo”. Cambron expuso sobre ese tema y no perdonó al presidente Trump.

“Este XX Encuentro Mundial tiene lugar en medio de una profunda crisis del sistema capitalista y de los crecientes intentos de resolverlo por la extrema derecha y el fascismo”, afirmó Cambron.

“Estos acontecimientos requieren una unidad aún mayor entre todos los Partidos Comunistas y Obreros. Nos llaman a estar más atentos en la búsqueda de un terreno común y a concentrarnos en construir un frente unido para confrontar, expulsar y exponer a los líderes de extrema derecha y fascistas”.

Cambron afirmó que “las fuerzas políticas que promueven el racismo desenfrenado, el antisemitismo y el nacionalismo de derecha representan un grave peligro en todo el mundo”. Además, lamentó que el presidente Trump “dirige una administración de extrema derecha y de mentalidad fascista… [cuyo] instrumento es una coalición del Partido Republicano con capital financiero, cristianos evangélicos y medios de comunicación de derecha”.

“El control de la Cámara de Representantes por el Partido Demócrata es importante”, explicó Cambron, “porque frenará los intentos del régimen de Trump de tomar el control total de nuestro país”. Y lo que es más importante, Cambron continuó explicando a sus compañeros comunistas aliados que hay “muchos nuevos miembros progresistas del Congreso con una mentalidad diferente”.

Hablando en nombre del Partido Comunista de Estados Unidos, Cambron continuó: “El Partido Comunista trabaja para construir un amplio frente contra el peligro de la extrema derecha y el fascismo. En nuestra opinión, derrotar la agenda de Trump es fundamental para el progreso social de nuestro país. Nos unimos y participamos activamente en la resistencia más amplia en la búsqueda de este objetivo. El objetivo principal del Partido Comunista de Estados Unidos en este esfuerzo es promover los intereses de la clase trabajadora y el liderazgo de la clase trabajadora de este movimiento”.

El Partido Comunista de Estados Unidos es la rama estadounidense del movimiento comunista internacional. Este movimiento es liderado por los partidos comunistas de China, Rusia, Corea del Norte, Irán, Venezuela, Siria y Cuba. Entre ellos hay millones de tropas militares, la segunda economía más grande del mundo, el mayor aparato de propaganda del mundo y varias miles de ojivas nucleares.

También tienen una influencia significativa en uno de los principales partidos políticos de Estados Unidos.

Sin embargo, muchos estadounidenses desconocen su existencia, y mucho menos su poder.

Si bien el autor no disminuye en modo alguno el peligro muy real que George Soros y sus redes representan para la libertad, su influencia no debe desviar la atención de las fuerzas comunistas que tienen acceso al poder militar.

Trevor Loudon es un autor, cineasta y conferencista de Nueva Zelanda. Durante más de 30 años, ha investigado los movimientos de izquierda radical, marxista y terrorista y su influencia encubierta en la política dominante.

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de La Gran Época.

A continuación

Cómo el comunismo busca destruir la humanidad

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS