Bofetada a Colombia: guerrillero pedido en extradición ahora es congresista

Por Andres Fernández

El caso del líder guerrillero de las FARC, Jesús Santrich, dio un vuelco a su favor, luego de una serie de decisiones judiciales recobró su libertad, y a pesar de que sigue siendo investigado por concierto para delinquir y narcotráfico, el día de hoy se posesionó como congresista de Colombia.

Mientras tanto, el presidente Iván Duque ha manifestado que no se puede permitir que un mafioso asuma como congresista, y que está totalmente convencido de que Santrich sí estaba traficando cocaína después de la firma del acuerdo Santos-FARC.

Duque pidió ayuda la Procuraduría

En un intento por frenar la posesión de Santrich en la Cámara de Representantes, el mandatario le solicitó a la Procuraduría General de la Nación que suspenda del ejercicio de ese cargo al líder guerrillero.

“A mí me parece que ese video comprueba que alias Jesús Santrich es un mafioso, como lo venimos diciendo desde hace días […] ¿Cómo puede un país aceptar que se posesione alguien que tiene una acusación con esos testimonios tan claros de participación en narcotráfico? Eso, como mínimo, amerita una suspensión de la Procuraduría y obviamente lo que esperamos es que la justicia opere y tenga una sanción proporcional, ejemplarizante y efectiva por esos actos de narcotráfico”, dijo Duque en el marco de su visita a Argentina.

En estricto sentido, Duque busca que se anule la decisión de la Comisión de Acreditación de la Cámara de Representantes que avaló la posesión de Santrich. Tres de los cinco congresistas que conforman la Comisión, aceptaron los documentos y dieron luz verde para su posesión como congresista por el partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC).

Sobre el proceso judicial del jefe guerrillero, la Procuraduría ha sido clave, pues fue la única institución que controvirtió la decisión de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), la cual le otorgó la libertad al jefe guerrillero. La Procuraduría también le solicitó a la Corte Suprema de Justicia que recapture a alias Santrich, al considerar que -contrario a la tesis adoptada por la JEP, que señaló en su decisión que los videos y pruebas aportadas por la Fiscalía General no eran concluyente- sí hay pruebas sólidas que lo incriminan en el delito de narcotráfico.

Si Santrich es capturado de nuevo, el partido FARC perdería esa curul, ya que entraría en vigor la figura de la silla vacía. Cabe recordar que el líder guerrillero llega al Congreso a ocupar la curul que hasta el pasado lunes ocupó el otro de los líderes de las FARC, Benedicto González, porque se pensaba que Santrich no se iba a posesionar por estar capturado.

“La verdad, respetando a las instituciones, también espero que dado que la Procuraduría está pidiendo a la Corte Suprema que se le capture, también con la misma prueba la Procuraduría suspenda del ejercicio de ese cargo a esa persona”, manifestó el mandatario colombiano.

Marlon Marín el principal testigo que incrimina a Santrich

Pese a que la JEP dijo que no había pruebas concluyentes sobre el negocio de narcotráfico que estaba gestando Santrich, la captura de Marlon Marín, sobrino del número dos de las FARC, Iván Márquez, fue clave para destrabar el enredo jurídico contra el líder guerrillero ahora “honorable congresista”. Marín se convirtió en testigo protegido de las autoridades norteamericanas.

Desde Estados Unidos, Marín declaró que Santrich fue su principal cómplice en una operación para enviar diez toneladas de droga hacia ese país.

En dicha diligencia, Marín aseguró que Santrich se reunió con los supuestos emisarios del Cartel de Sinaloa para negociar sobre el envío de cocaína. Confirmó, además, que el primer acercamiento con los presuntos narcotraficantes, que en realidad eran agentes encubiertos, fue en agosto de 2017, y que la propuesta de negocio consistía en comprar la droga para llevarla a Centroamérica y después a países como Inglaterra y Canadá.

Asimismo, aseguró que en las conversaciones que fueron aportadas por la Fiscalía siempre utilizaron palabras clave como “televisores” o “hectáreas de maíz” para referirse a la droga. Sumado a esto, Marín informó que Santrich recibió la suma de 6800 dólares (22 millones COP) por un envío inicial de cinco kilos de cocaína y supuestamente el dinero fue entregado en efectivo al interior de un centro comercial.

Reacciones

La posesión de Santrich como congresista, a pesar de estar pedido en extradición por narcotráfico en los Estados Unidos, levantó fuertes críticas. Muchos asocian el caso del líder guerrillero con el del capo del narcotráfico Pablo Escobar. El capo colombiano también pisó las instalaciones del Congreso al ser elegido como Representante a la Cámara en 1982, pero solo duro un año como congresista, ya que se comprobó su responsabilidad en negocios ilegales.

Rafael Guarín, Alto Consejero Presidencial en Seguridad Nacional, comparó la llegada del líder guerrillero con el paso de Escobar en la década de los 80. Es decir, después de tres décadas se repitió un suceso casi que similar. A su juicio, las instituciones son deslegitimadas con la presencia de mafiosos.

Esta percepción también es expresada por algunos usuarios en Twitter, que manifestaron su molestia por la posesión de Santrich:

Tal ha sido la indignación de los colombianos que en redes sociales como Twitter se volvieron tendencia los HT #SantrichNARCOngresista y #SantrichVerguenzaMundial, evidenciando así que la llegada de Santrich al Congreso es un golpe para la democracia y para la credibilidad de las instituciones judiciales colombianas, especialmente para la JEP.

Este artículo fue publicado originalmente en PanAm Post.

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de La Gran Época.

 

***

A continuación

Crea lo increíble: muchos alemanes no creían que el Holocausto estaba sucediendo ¿Hoy la historia se repite?

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS