El régimen chino obliga a los usuarios de Twitter a cerrar sus cuentas

La directiva llega tras el cierre de 200.000 cuentas en las redes sociales chinas

Por Nicole Hao - La Gran Época

Los disidentes de las provincias chinas de Beijing, Chongqing, Shandong, Hubei, Fujian y Guangdong recientemente afirmaron que se les obligó a cerrar sus cuentas de Twitter. Dos de ellos, Liu Jichun de Chongqing y Pan Xidian de Fujian, fueron arrestados por la policía porque rechazaron la orden.

La orden se produce inmediatamente después de una campaña en el ciberespacio en la que los censores cerraron las cuentas de más de 200.000 personas que utilizaban los sitios de las redes sociales chinas, una medida que, según los disidentes, estaría diseñada para reprimir los discursos política y socialmente sensibles.

Twitter, una plataforma de redes sociales estadounidense, está bloqueada en China, junto con Facebook y Google, y su servidor asiático está en Singapur. Muchos chinos eluden el ‘Gran Cortafuegos Chino’ -el término popular para indicar la censura china en Internet- para publicar en Twitter, que está libre de la censura que existe en todas las plataformas de redes sociales chinas.

La última acción del Partido Comunista Chino (PCCh) se llama “Limpiando Twitter”.

Wu Gan, un disidente de la provincia de Fujian, en el sur de China, que vive en Beijing, fue arrestado en 2015 cuando participó en una protesta en Nanchang, al este de China. Fue sentenciado a ocho años de prisión en 2017.

Aunque Wu está en prisión y no publicó nada en la red desde 2015, su cuenta de Twitter @tufuwugan fue cerrada por la policía china el 9 de noviembre, y todos sus tuits fueron eliminados.

Además de Wu, las cuentas de Twitter del académico Gao Yu, Chen Yongmiao, el periodista Wen Tao, el abogado Qin Yongpei, los analistas de Internet Gu He y Liu Qiangben y el activista He Depu fueron cerradas por las autoridades, informó la revista china estadounidense Beijing Spring.

El Oriental Daily de Hong Kong informó que las fuerzas de seguridad de las provincias de Beijing, Chongqing, Shandong, Hubei, Fujian y Guangdong llevaron a cabo con éxito la campaña anti-Twitter. El informe predice que la policía de otras provincias seguirá sus acciones pronto.

Liu Jichun es un activista de Chongqing que dirige un pequeño restaurante con su esposa. Le gusta enviar artículos políticos en las redes sociales, incluyendo Twitter. El 29 de septiembre, Liu fue detenido por sus publicaciones sensibles. El 1 de noviembre, la policía anunció que Liu había sido arrestado oficialmente.

Los medios de comunicación estadounidenses Voice of America (VOA) y Radio Free Asia (RFA) alegan que la detención de Liu está relacionada con sus tuits.

Más tarde, Pan Xidian, un activista que vivía en Xiamen, provincia de Fujian, fue arrestado por su actividad en Twitter. Pan trabaja en el negocio de la construcción y apoya a otros activistas desde 2010. La policía lo amenazó con frecuencia antes de su arresto.

Cai Shenkun, un conocido analista de asuntos políticos chinos, tuiteó que la acción anti-Twitter es uno de los medios que el PCCh utiliza para amenazar al pueblo chino y silenciar sus opiniones.

“Para sobrevivir, tengo que dejar de escribir y despedirme de mis miles de lectores dentro y fuera de China”, tuiteó Cai el 11 de noviembre.

Cai publicó más de 40.000 tuits en los últimos 15 años. Agregó: “No sé cuándo podré volver a hacer comentarios precisos y oportunos. Espero que no sea demasiado larga y que la noche oscura pase rápido”.

Aunque Twitter está bloqueado en China desde junio de 2009, es la primera vez que el PCCh elimina las cuentas de Twitter que pertenecen a usuarios chinos.

He Jiangbin, un comentarista económico chino, tuiteó: “Si China ni siquiera permite que la gente comente sobre asuntos financieros fuera del Gran Cortafuegos, ¿cómo puedes esperar que el Presidente Trump confíe en algo?”.

Según He Jiangbin, está divorciado y sus padres fallecieron, por lo que no tiene familia en China y no se preocupa que sus declaraciones tengan repercusiones para nadie más que no sea él. Un amigo de un amigo de He, hablando anónimamente, expresó a La Gran Época que las autoridades del PCCh planean arrestarlo en el futuro.

Cao Shanshi, otro famoso analista económico, tuiteó el 13 de noviembre después que se cerraran sus cuentas en las redes sociales chinas: “Si hablas profundamente sobre la ciencia médica, el asunto abordará la ley; si hablas profundamente sobre la historia, el tema mencionará temas políticos; si hablas profundamente sobre la economía, el tema tratará las políticas del gobierno; si hablas profundamente sobre las artes, el tema revelará tus valores; si hablas profundamente sobre las humanidades, te enredarás en los temas de la ideología y la moralidad. ¿Existe algo libre para hablar [en China]?”.

Sheng Xue, un conocido escritor independiente, comentó a La Gran Época que el PCCh está librando una guerra por Internet contra la población china para obtener un mayor control sobre ellos.

“El PCCh está tratando de cortar todos los medios posibles para tu supervivencia [en la red]”, afirmó Sheng. “Acapara tu existencia, tu estilo de vida, tu respiración y todo lo que tienes, para que pueda controlarte con firmeza”.

Bao Tong, el secretario de Zhao Ziyang, el difunto ex secretario general del PCCh conocido por sus fallidos esfuerzos de reforma política, señaló a La Gran Época que la constitución china protege la libertad de expresión, pero que el PCCh viola ese principio.

“El gobierno suprime la libertad de expresión, lo que significa que el gobierno está violando la constitución. Si el partido no permite que la gente hable, entonces el partido está violando la constitución. El partido no sigue la constitución y la ley, que es lo mismo que declararse ilegítimo”.

El 12 de noviembre, la Comisión de Asuntos del Ciberespacio (CAC) del PCCh, que se encarga de la política de Internet en China, anunció que había cerrado más de 9800 cuentas de blogs en un plazo de 20 días.

Luego, WeChat y Weibo dijeron que habían cerrado más de 200.000 cuentas sospechosas de difundir información “impropia” y noticias falsas.

El 16 de noviembre, el CAC anunció de nuevo que había mantenido conversaciones con 10 de las principales plataformas de blogs en línea, entre ellas Baidu, Tencent, Sina, Toutiao, Sohu, NetEase, UC, Yidian Zixun, Phoenix y Zhihu, pidiéndoles que aplicaran una autocensura completa y exhaustiva.

Descubre

¿Por qué China tiene un organismo estilo Gestapo?

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS