Videos grabados en secreto muestran torturas en campos de trabajo en China

Por Jennifer Zeng - La Gran Época

En videos ocultos grabados dentro del famoso campo de trabajo de Masanjia en China, se pueden observar a prisioneros encorvados trabajando sobre mesas apiladas con diodos de alambre, un componente electrónico, en ambos lados de un tapete de goma.

Mientras trabajan en silencio, con atención y con rapidez, agarran los diodos de la pila de la izquierda, los frotan en el tapete, los enderezan y luego los colocan en la pila de la derecha.

Hacen este trabajo 15 horas al día, mientras reciben comidas de subsistencia y una miseria de dinero, o en otros casos no reciben nada. Un video muestra un tazón de sopa acuosa con solo unas pocas hojas de repollo dentro, comida diaria que los presos llaman “repollo nadando”, debido a la abundancia de líquido.

Algunos presos, agotados, se acuestan a dormir debajo de sus mesas de trabajo.

Los que protestan por el abuso son golpeados gravemente. Un video muestra a un preso, herido por tal golpiza, encadenado a su cama.

Estas impactantes imágenes fueron sacadas de contrabando del campo de trabajo forzado en el tiempo cercano a los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, en un intento de escape casi exitoso planificado por un exitoso empresario llamado Yu Ming. Al ser descubierto en su planificación de fuga, Yu fue torturado casi hasta la muerte, pero los videos no fueron decomisados.

Los videos documentan un abuso generalizado en la China de hoy: el uso de mano de obra forzada para hacer diodos, que se usan en productos vendidos en todo el mundo. Usar esclavos para hacer los componentes pequeños es un negocio brutal y altamente rentable.

Video encubierto del Campo de Trabajo Forzado de Masanjia en China que muestra a los presos haciendo diodos durante los Juegos Olímpicos de Beijing 2008:

Persecución

Yu, como muchos de los que aparecen en los videos, fue encarcelado por practicar la disciplina espiritual Falun Dafa, también conocido como Falun Gong.

Falun Dafa implica hacer ejercicios de meditación y vivir de acuerdo con los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia. En 1999, el entonces dictador Jiang Zemin, después de enterarse que habían más personas practicando Falun Dafa que miembros inscritos en el Partido Comunista, ordenó una campaña para erradicarlo.

En un momento dado, se estima que entre cientos de miles a 1 millón de practicantes de Falun Dafa están detenidos en China.

La empresa Goodwork

Yu dijo que es de conocimiento común entre los presos en Masanjia que ellos hacen los diodos para la empresa Goodwork, con sede en Taiwán.

El personal de Goodwork a menudo iba al campo de trabajo forzado para enseñar a los reclusos cómo hacer diodos, cómo tratar los productos de desecho, etc. También iban allí con frecuencia para entregar materias primas y llevar productos terminados.

Yu logró grabar videos de unos formularios llamados “Tarjeta de proceso de producción de GW”. Uno de los formularios tiene un sello que dice “Brigada 1, Masanjia”, con el “Destacamento 1” escrito a mano, que indica que la producción fue realizada por Destacamento 1 de la Brigada 1 del campo de labor de Masanjia.

Una tarjeta utilizada para darle seguimiento a la fabricación de diodos en el campo de labor de Masanjia. (Cortesía de Yu Ming)

La subsidiaria de Goodwork, Shenyang Goodwork Electronics Co. Ltd., está a 40 minutos de distancia de Masanjia.

Las acusaciones de trabajo forzado en Masanjia a nombre de Shenyang Goodwork han aparecido desde el 2007 en el sitio web de Falun Dafa, Minghui.org.

Minghui.org se creó aproximadamente un mes antes de que comenzara la persecución a Falun Gong en 1999. Desde entonces, ha sido la plataforma principal para que los practicantes de Falun Dafa en China continental enviaran informes de primera mano e información sobre la persecución en China (mientras arriesgan sus vidas para hacerlo).

Una publicación publicada en Minghui.org el 24 de enero de 2008, informó que “Shenyang Goodwork Electronics confabula con los campos de trabajo y prisioneros del Partido Comunista Chino (PCCh) para esclavizar a los reclusos”.

La publicación indica que Shenyang Goodwork Electronics envió diodos al Campo de trabajo Nº 1 de Masanjia y a la Prisión Nº 2 de Shenyang para ser enderezada y procesada.

Otra publicación hecha el 11 de enero de 2008, informó que “Shenyang Goodwork Electronics viola el derecho comercial internacional y la Ley de competencia desleal al enviar grandes cantidades de diodos GW al Campo de Trabajo Nº 1 de Masanjia y a la Prisión de Shenyang Nº 2 para ser procesado”.

Una tercera publicación, del 29 de diciembre de 2007, se titula “Exponiendo a Shenyang Goodwork Electronics”.

El artículo dice: “Esta compañía envió una gran cantidad de diodos al campo de trabajo para mujeres de Masanjia en la provincia de Liaoning y a la prisión Dabei para ser procesada y producida. Después de ser ensamblados, estos productos fueron vendidos a mercados internacionales. Esto viola el derecho comercial internacional, así como la ley sobre reeducación a través del trabajo forzado del [régimen chino]. Pedimos a la comunidad internacional que preste atención a esto”.

Video encubierto del Campo de Trabajo Forzado de Masanjia en China que muestra a los presos haciendo diodos durante los Juegos Olímpicos de Beijing 2008. Algunos estaban tan cansados ​​que se acostaron debajo de su mesa de trabajo para tomar un descanso.

Vendido en los Estados Unidos

Goodwork Semiconductor Co. Ltd. en Taiwán cataloga a Shenyang Goodwork como su “fábrica” ​​en su sección de “Perfil de la Compañía”, con un “capital total” de USD 7 millones y una “Capacidad de Producción” de 320 millones por mes.

En el sitio web de SP International, un “distribuidor global de componentes electrónicos”, hay una página de Goodwork Semiconductor Co. Ltd., que describe a la compañía de esta manera:

“Goodwork Semiconductor Co., Ltd. (GW), fundada en julio de 1989, está especializada en la fabricación y exportación de diodos rectificadores. Con un área de planta de 324.600 pies cuadrados en Shenyang, China, Goodwork produce mensualmente 360 ​​millones de unidades de diodos rectificadores, lo que convierte a Goodwork en uno de los principales fabricantes de diodos rectificadores”.

Un sitio web de Goodwork en idioma chino dice: “Nuestros productos se venden principalmente a países y regiones como Europa, Japón, Estados Unidos, Corea, Sudeste de Asia, Hong Kong y Taiwán, etc. Somos el proveedor de diodos para empresas internacionales, como Panasonic., Matsushita, Sanyo, Hitachi, Kaga, Diamond, Nidec, Pantene, Compel, Dongyang, MicroStar, Jean, Three Sona, Linear, Nokia, etc.”

Un miembro del personal de servicio al cliente de SP International confirmó que los productos de Goodwork Semiconductor se habían enviado a los Estados Unidos durante muchos años y podían enviarse a cualquier parte de los Estados Unidos a petición de los clientes.

Taiwan Goodwork no pudo ser contactado para hacer comentarios.

Video encubierto del Campo de Trabajo Forzado de Masanjia en China que muestra el dormitorio de los reclusos.

 Producción masiva de diodos a través del trabajo forzado

Una búsqueda de la palabra “diodo” dio como resultado 84 artículos en la página web china de Minghui.org.

Según los informes publicados en Minghui.org, reclusos de al menos 13 campos de trabajo, centros de detención y prisiones fueron obligados a hacer diodos.

El primer informe data del 1 de septiembre de 2001 y dice que 13 practicantes de Falun Gong fueron detenidos por el “Escuadrón de Control Estricto”. Fueron obligados a trabajar para enderezar los diodos de 6 a.m. a 8 p.m. todos los días.

El último informe, del 11 de mayo de 2016, reportó que los practicantes de Falun Gong detenidos en el campo de trabajos forzados de Weining en la ciudad de Benxi, provincia de Liaoning, se vieron obligados a realizar trabajos que eran perjudiciales para su salud, incluso para hacer flores artificiales y enderezar diodos.

Video encubierto del Campo de Trabajo Forzado de Masanjia que muestra a un practicante de Falun Gong luego de ser golpeado por protestar contra la persecución a Falun Gong.

Brutal

En un artículo publicado el 22 de octubre de 2014, Guo Jufeng, un ingeniero eléctrico que actualmente vive en Alemania, recordó lo que le sucedió en China:

“Me arrestaron cuatro veces y me enviaron a tres campos de trabajo forzado en China. En total, fui encarcelado durante 454 días. Fui sometido a más de 20 formas de tortura. (…) Me vi obligado a procesar diodos. (…) Todos los días, trabajábamos por más de 16 horas”.

En otro artículo publicado el 18 de septiembre de 2015, Guo recordó: “Un movimiento que teníamos que repetir más de 10.000 veces fue la de agarrar un puñado de diodos de la caja con nuestra mano izquierda y lanzarlos sobre la pieza de goma sobre la mesa. Luego usábamos nuestra mano derecha para frotar los diodos curvos, hasta que se enderezaran. Luego los poníamos en una caja del lado derecho. (…) Nos daban nuestras comidas a tiempo y seis horas de sueño, solo con el fin de que pudiéramos continuar trabajando. Todas las otras veces estábamos trabajando, sin que nos pagaran un centavo.

“Si no hacíamos nuestro trabajo a tiempo, o nos negábamos a trabajar, nos daban otra cosa, que eran los abusos del jefe de prisioneros y la tortura de la policía, que era histérica”.

Video encubierto del Campo de Trabajo Forzado de Masanjia que muestra a un practicante de Falun Dafa esposado en una cama luego de haber sido torturado gravemente por protestar contra la persecución a Falun Dafa.

Un informe publicado el 3 de mayo de 2014, se titula “‘ La competencia para enderezar los diodos en el centro de detención de Changzhou en la provincia de Jiangsu”.

El informe dice: “Los prisioneros generalmente comienzan su día a las 6:10 a.m. y trabajan hasta las 9 u 11 p.m. Solo tienen cinco minutos para desayunar y almorzar. No se les da tiempo para usar el baño o beber agua.

“El Centro de Detención de Changzhou tiene un contrato de todo el año con [una compañía electrónica] para procesar una variedad de diodos. Si la calidad de los diodos es mala y se devuelven, los guardias castigan a los prisioneros que los hicieron. Se les obliga a sentarse en una tabla desde las 7 a.m. hasta las 9:30 p.m. desde una semana hasta un mes. Luego de estar sentados por tanto tiempo, ya no pueden caminar normalmente. No se les permite ducharse y son torturados al borde de la muerte.

“Se requiere que cada recluso limpie 10 kilogramos de diodos por día, aunque esto hace que sus dedos sangren, sus articulaciones se hinchen, sus uñas se caigan y su piel se pele.

“El centro de detención tiene una” competencia” de pulido de diodos todos los días. Los dos internos que hacen menos diodos ese día tienen que trabajar dos turnos adicionales. Tienen que trabajar parados y solo pueden dormir de tres a cuatro horas. Cada preso trabaja desesperadamente para evitar ser uno de los dos más lentos. El hecho es que, no importa cuánto trabajen todos, siempre hay dos que son los más lentos”.

Video encubierto del Campo de Trabajo Forzado de Masanjia que muestra la cantina y la comida de los internos.

Precio de venta versus “costo” de mano de obra

Según un informe publicado en Minghui.org, muchos campos de trabajo y prisiones no pagan nada a los reclusos, mientras que a los reclusos de Masanjia se les pagó 10 yuanes (USD 1.45) por mes, lo que equivale a aproximadamente USD 0.048 por día.

Para los diodos de Goodwork con el número de pieza “SR560”, la cotización de SP International es de USD 0.12364 por pieza.

Si todos los días se le obligaba a un preso a procesar 10 kilos de diodos, y cada 1200 piezas pesan alrededor de 0,59 kilos, y estos diodos se vendieron a USD 0.12364 por pieza, los diodos hechos por un recluso todos los días se podrían vender a USD 2510 en el mercado internacional, según la cotización de SP International.

Video encubierto del Campo de Trabajos Forzado de Masanjia que muestra la cantina y la comida de los internos.

Para decirlo de otra manera, por un valor de USD 2510 de diodos hechos en los campos de trabajo y las prisiones, el costo laboral es de solo USD 0.048, o incluso nada.

Según las cifras obtenidas de la Comisión de Comercio Internacional de los Estados Unidos (USITC), el valor total de los diodos importados de Taiwán desde 2010 a 2018 varía de USD 334.4 millones (en 2017) a USD 992.34 millones (en 2014).

Trabajo forzado en medio de las negociaciones comerciales entre EE.UU y China

Desde el inicio de la guerra comercial entre los Estados Unidos y China, han habido llamados para “vincular” los derechos humanos con el comercio. Hasta ahora esto no ha sucedido. Si no se incluyen los derechos humanos, otras cuestiones, como el robo de propiedad intelectual, la transferencia forzada de tecnología y los subsidios gubernamentales, han demostrado ser lo suficientemente desafiantes para alcanzar un acuerdo.

Video encubierto del Campo de Trabajo Forzado de Masanjia que muestra a un practicante de Falun Dafa esposado en una cama luego de haber sido torturado gravemente por protestar contra la persecución a Falun Dafa.

Olivia Enos, analista de políticas del Centro de Estudios Asiáticos de The Heritage Foundation, dijo a La Gran Época que en realidad existen varios tipos de mecanismos que los Estados Unidos puede usar para abordar el problema del trabajo forzado en China.

“Lo primero sería considerar el uso de las autoridades del Global Magnitsky”, dijo Enos. “El segundo mecanismo que tienen no son solo las autoridades de investigación que tienen la Aduanas y Patrulla Fronteriza de EE.UU. y el Comercio de los EE. UU. junto con el Departamento de Hacienda para investigar si los bienes producidos con trabajo forzado se están abriendo camino en el mercado de los EE. UU., realmente ellos tienen la capacidad de detener esas importaciones a través de una autoridad llamada “Ley de contrarrestación de los adversarios de Estados Unidos mediante sanciones”.

Enos dijo que esta ley es muy importante, ya que tiene la capacidad de bloquear las importaciones de las compañías e incluso de esos países, en general, donde se utilice el trabajo forzado.

Dijo que Estados Unidos también puede usar canales diplomáticos para desalentar a otros países de cooperar con países que utilizan el trabajo forzado.

Video encubierto desde afuera de lo que antes era el Campo de Trabajo Forzado de Masanjia. Grabado por Yu Ming a fines del 2018, antes de que escapara a los Estados Unidos en enero del 2019. Después de que se abolió el sistema de campos de trabajo forzado en el 2013, esta instalación fue utilizada como un “centro de rehabilitación de drogas”. Yu Ming fue detenido aquí desde el 2007 hasta el 2009.

El macabro negocio multimillonario que está financiando al régimen comunista en China

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS