China prepara una nueva táctica de represalia: controles a la exportación de tecnología

Por Nicole Hao - La Gran Época

Las autoridades chinas están preparando la publicación de una “Lista Nacional de Gestión de Seguridad Tecnológica” que prohibiría la exportación de tecnología china a países extranjeros, informaron los medios de comunicación estatales chinos el 8 de junio.

La acción se produce después de que Estados Unidos promulgara en mayo una prohibición de exportación contra el gigante tecnológico chino Huawei, prohibiéndole hacer negocios con empresas estadounidenses por motivos de seguridad nacional.

En las últimas semanas, tras el fracaso de las conversaciones comerciales a principios de mayo, las tensiones comerciales se han intensificado, con declaraciones oficiales chinas y los medios de comunicación estatales culpando sistemáticamente a Estados Unidos por la falta de negociaciones. Algunos comentarios hostiles pidieron que el país directamene deje de hacer negocios con Estados Unidos.

Nueva regulación

El sitio web oficial del gobierno de China publicó el 8 de junio un informe del medio de comunicación estatal Xinhua sobre los planes para que la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma de China (CNDR), un organismo a cargo de la planificación económica del Estado, dirija un equipo de diferentes ministerios estatales para preparar una lista de controles de exportación de tecnología.

El informe dice que la lista se centra en “prevenir y resolver los riesgos para la seguridad nacional de manera más eficiente” y que se publicará en breve.

Poco después, Global Times, un periódico publicado por el portavoz del Partido Comunista Chino (PCCh), El Diario del Pueblo, publicó un artículo editorial que confirmaba el carácter de represalia de la nueva propuesta de Beijing.

El artículo decía que la lista prohibirá que la tecnología china sea exportada a Estados Unidos, guiando a los chinos “a sancionar a Estados Unidos por restringir a las empresas chinas de alta tecnología mediante la prohibición de exportaciones y suministros de tecnología”.

The Global Times continuó comparando qué tipo de tecnología tenía China que Estados Unidos no poseía, mencionando que los chinos tenían la tecnología para procesar materiales de tierras raras.

“China es la mayor base manufacturera del mundo. China ha innovado y dominado muchas tecnologías prácticas”, afirmaba el editorial.

En cuanto al tipo de empresas que el régimen chino añadiría a la nueva lista, el editorial hizo esta insinuación: “Compañías extranjeras que prácticamente dañan la seguridad de las compañías de alta tecnología chinas y la seguridad nacional de China”.

La mención de alta tecnología y seguridad nacional hace referencia a la prohibición de exportación de Huawei por parte de Estados Unidos.

El editorial también sugirió que las regulaciones relativas a los controles de exportación podrían interpretarse de manera amplia, de acuerdo con los intereses del régimen chino: “Todas las leyes y regulaciones tienen espacios vagos, que permiten a la maquinaria judicial del país actuar selectivamente”.

Amenazas del PCCh

La lista de control de exportaciones también surgió poco después de que los medios de comunicación revelaran que la CNDR había organizado reuniones con empresas extranjeras.

Horas antes del anuncio de las autoridades chinas, The New York Times publicó un artículo que citaba a dos personas familiarizadas con las amenazas, según las cuales la CNDR había convocado reuniones los días 3 y 4 de junio con empresas extranjeras que exportan productos tecnológicos a China, entre ellas Microsoft y Dell, de Estados Unidos; el diseñador de chips semiconductores ARM, del Reino Unido; y Samsung y SK Hynix, de Corea del Sur.

Los funcionarios chinos dijeron a las empresas que “podrían enfrentar graves consecuencias si cooperan con la prohibición de la administración Trump de vender tecnología estadounidense clave a empresas chinas”, informó el New York Times.

La motivación del PCCh

A pesar de las aparentes amenazas de China, el comentarista de asuntos chinos Tang Jingyuan, radicado en Estados Unidos, cree que tales acciones serían contraproducentes.

“De hecho, las acciones del régimen chino están empujando a las empresas extranjeras a salir de China, que es lo que quiere el presidente estadounidense Donald Trump”, dijo Tang a La Gran Época el 9 de junio. Trump expresó en mensajes de Twitter y declaraciones públicas que si las empresas estadounidenses desean evitar los aranceles sobre los productos fabricados en China, simplemente podrían trasladar la producción de vuelto a Estados Unidos.

Tang dijo que aunque el régimen chino enfrentaría graves consecuencias si las empresas occidentales abandonaran China, está haciendo movimientos amenazantes hacia las empresas occidentales porque está “luchando en un modo de perder-perder con Estados Unidos, lo que significa que si no puede sobrevivir, tampoco permitirá que Estados Unidos viva”.

También predijo que la nueva lista de control de exportaciones podría resultar inconveniente para algunas compañías estadounidenses en un primer momento. “China no tiene a disposición tecnología avanzada o central [que las compañías estadounidenses necesiten], pero tiene alguna tecnología de gama baja en la cadena de suministro. Si le prohíbe a las empresas chinas suministrar estos servicios y productos a Estados Unidos, algunas empresas estadounidenses tendrán que encontrar soluciones alternativas, lo que no será difícil, pero requiere tiempo y dinero”, dijo Tang.

***

Mira a continuación

Los negocios son una guerra

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS