Nicaragüenses denuncian presencia cubana en cargos militares de su país

Por Pachi Valencia - La Gran Época

Nicaragüenses exiliados en Costa Rica denunciaron la creciente infiltración de cubanos en la fuerza militar del régimen en Nicaragua.

El 29 de mayo, la Comisión Justicia Cuba realizó un foro en San José, Costa Rica, donde nicaragüenses exiliados a raíz de la actual represión en el país centroamericano, se presentaron para acusar al régimen de Daniel Ortega de infiltrar inteligencia cubana dentro las fuerzas militares y policiales.

La Comisión Justicia Cuba es una entidad formada por abogados y activistas de derechos humanos de diferentes nacionalidades que fiscaliza los crímenes de lesa humanidad llevados a cabo por el castrismo.

Uno de los testimonios más impactantes, fue el del nicaragüense Hugo Morales, quien contó que su hermano fue asesinado por militares del régimen de Ortega y bajo la “orientación de cubanos” el 16 de septiembre de 2018, un mes después que Morales escapó de su país. Él declaró que ese fue el “primer mensaje que le mandaron” por protestar en su país.

“Después de ser ejecutado, le dejaron un mensaje en la barriga que decía que [yo] tenía que regresar para pagar por lo que había hecho”, declaró Hugo Morales al Diario Las Américas.

Cadetes participan en un desfile militar para conmemorar el 32 aniversario de la fundación del Ejército de Nicaragua, el 3 de septiembre de 2011. (Crédito: ELMER MARTINEZ/AFP/Getty Images)

Carlos Zamorán, un ex militar exiliado de Nicaragua, dijo que la presencia cubana ha estado en su país desde los años 80, pero que desde Daniel Ortega volvió al poder en 2007, ahora es más evidente. “Estos cubanos eran supuestamente asesores, pero se preparaban para torturar y asesinar a campesinos”, declaró al mismo medio.

Por otro lado, Rigo Andrés Gómez, otro nicaragüense que huyó de su país por la dictadura de Ortega, aseguró que el adoctrinamiento cubano ha llegado a tal punto en Nicaragua que “hasta nos quieren cambiar nuestras creencias en Dios”, invadiendo templos para crear miedo entre el pueblo.

Mientras tanto, la activista por los derechos humanos Berta Antúnez añadió que esta comisión es necesaria porque el régimen cubano “ha llevado sus tentáculos a otros países”. ​Raúl Castro, hermano menor de Fidel Castro, encabeza la lista de funcionarios del régimen cubano investigados por Justicia Cuba.

Los testimonios declarados en el foro serán evaluados por los miembros de la Comisión Justicia Cuba, la cual cuenta con el respaldo de la OEA, del Directorio Democrático Cubano y la Asamblea de la Resistencia Cubana, entre otros organismos y países.

La situación en Nicaragua y la injerencia cubana

Las constantes movilizaciones y protestas en Nicaragua en contra de Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidente Rosario Murillo, fueron aumentando luego del 18 de abril de 2018, por unas reformas fallidas en la sistema del seguro.

Joven participa en un homenaje a las víctimas de las manifestaciones durante una gran marcha contra el presidente Daniel Ortega que coincidió con el Día de las Madres y dio origen al movimiento “Madres de Abril” el 30 de abril de 2019. (Crédito: EFE/Jorge Torres)

Según el informe de coyuntura 2018 publicado por la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (FUNIDES), se han realizado más de 2.000 protestas entre abril y octubre del año pasado; mientras que la Corte Interamericana de Derechos Humanos declara al menos 322 muertos como consecuencia de las manifestaciones, mientras que el régimen solo reconoce 199.

“Nos ganamos el primer lugar en el mayor retroceso para el ejercicio de los derechos políticos y las libertades, de los más de 190 países evaluados”, indicó el último informe de FUNIDES.

Gráfico del informe muestra que la principal causa de la crisis en Nicaragua es la falta de libertad. (Crédito: Captura de pantalla / Informe
2018 FUNIDES)

Así mismo, Freedom House, organización que investiga la democracia y los derechos humanos, informó que Nicaragua es una de las naciones que más ha retrocedido en el año, incluso está más abajo que Venezuela y Serbia, que también se encuentran bajo regímenes dictatoriales.

Según el diario nicaragüense La Prensa, a raíz de las manifestaciones de 2018, la presencia cubana llegó a duplicarse, y según fuentes confiables del medio, empezaron de manera más intensa capacitaciones a funcionarios de la policía, migraciones, aduanas, entre otros.

Pablo Cuevas, abogado de la Comisión Permanente de Derechos Humanos en Nicaragua (CPDH), también aseguró a La Prensa que han recibido denuncias de ciudadanos que aseguran haber sido agredidos por policías con acento cubano.

Así mismo, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, denunció a Cuba por exportar a Venezuela y Nicaragua sus métodos de represión.

“Mientras Cuba sea una dictadura, persiguiendo, asesinando, torturando y silenciando a su gente, enseñando a otros de la región a perseguir, a asesinar, a torturar y a silenciar, no podremos tener un hemisferio completamente desprovisto de malas prácticas que afectan la libertad, la democracia y la paz”, señaló Almagro en una declaración en Washington en diciembre de 2018.

Según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), más de 52.000 personas escaparon de Nicaragua debido a la violencia desatada en el país hace un año, siendo Costa Rica el país más recurrente para los inmigrantes.

En una entrevista hoy para CNN, el presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado Quesada, hizo un llamado a la comunidad internacional para resolver el conflicto del país centroamericano.

“Hemos hecho el llamado a la comunidad internacional a llevar la atención a estos temas (…) Esta situación está afectando no solo a los nicaragüenses, sino a la región, al comercio de la región y también en el caso de Costa Rica por la presión migratoria que pone”, declaró.

En abril pasado, el régimen de Ortega anunció un programa para el “retorno voluntario y asistido” de miles que huyeron del país en el último año, sin embargo, la oposición rechazó la propuesta.

“Es ridículo pretender que los exiliados crean que el mismo gobierno que los amenazó, los persiguió, mató a sus familiares y ocupó sus casas va a velar ahora por su vida y su seguridad”, declaró la abogada Azahálea Solís, dirigente de la Alianza Cívica a The Associated Press.

***

Video relacionado

Los valores conservadores ganan terreno en Venezuela

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS