EE.UU. envía un barco de asalto y más misiles a Oriente Medio en medio de la amenaza de Irán

Por Mimi Nguyen Ly - La Gran Época

El Pentágono ha aprobado el despliegue de un buque de la Armada y una batería de defensa de misiles Patriot en el Medio Oriente, en medio de las crecientes tensiones entre Estados Unidos e Irán.

El USS Arlington, un barco de transporte marítimo, y una batería de misiles Patriot se unirán ahora a lo que Estados Unidos había enviado a principios de semana al Medio Oriente: el grupo de ataque del portaaviones USS Abraham Lincoln y un grupo de tareas de bombarderos de la Fuerza Aérea.

El Departamento de Defensa (DoD) dijo en una declaración el viernes 10 de mayo que las medidas son en respuesta a las crecientes amenazas de posibles operaciones contra las fuerzas estadounidenses en la región por parte de Irán.

“El Departamento de Defensa sigue vigilando de cerca las actividades del régimen iraní, su ejército y sus delegados”, dijo el Departamento de Defensa en la declaración.

El USS Arlington pasa por la Estatua de la Libertad en la ciudad de Nueva York el 23 de mayo de 2018. (Spencer Platt/Getty Images/Archivo)

“Estados Unidos no busca el conflicto con Irán, pero estamos en posición y listos para defender las fuerzas e intereses de Estados Unidos en la región”, declaró.

El Departamento de Defensa no puede revelar los detalles exactos de las fuerzas debido a la seguridad operativa.

El USS Arlington transporta marines, vehículos anfibios, embarcaciones de desembarco convencional y aviones rotativos con la capacidad de apoyar asaltos anfibios, operaciones especiales o misiones de guerra expedicionaria, de acuerdo con el Departamento de Defensa.

La batería de defensa antimisiles Patriot es un sistema de defensa aérea de largo alcance probado en combate contra misiles balísticos tácticos, misiles de crucero y aviones.

El portaaviones y los bombarderos, un “mensaje claro” para Irán

El asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, John Bolton, dijo el domingo 5 de mayo que el grupo de ataque del portaaviones y el grupo de tareas de bombarderos –enviados a principios de semana– estaban “para enviar un mensaje claro e inequívoco al régimen iraní de que cualquier ataque a los intereses de Estados Unidos o a los de nuestros aliados será recibido con una fuerza implacable”.

Las fotos publicadas por la Fuerza Aérea de Estados Unidos muestran bombarderos B-52 llegando a la Base Aérea Al Udeid en Qatar el 9 de mayo, según The Associated Press. Otros bombarderos llegaron a un lugar no identificado el día anterior.

Los bombarderos fueron acompañados por el portaaviones USS Abraham Lincoln y otras naves. El portaaviones fue enviado para reemplazar a otro portaaviones estadounidense que salió del Golfo Pérsico en abril.

El portaaviones de clase Nimitz USS Abraham Lincoln transita el Estrecho de Gibraltar, entrando al Mar Mediterráneo el 13 de abril de 2019. (Foto de la Marina de los Estados Unidos tomada por el Especialista en Comunicación de Masas de segunda clase Clint Davis/ Liberada)

Relaciones entre Estados Unidos e Irán

El presidente Donald Trump ha estado aumentando la presión sobre los líderes iraníes, especialmente desde que abandonó el acuerdo nuclear con Irán en mayo de 2018 y reimpuso sanciones gradualmente contra el país en un esfuerzo por obligar al régimen islámico a cambiar una plétora de actividades que la administración considera inaceptables.

La administración exige que Irán detenga no solo su desarrollo de tecnología nuclear, sino también su programa de misiles balísticos, su apoyo a terroristas y milicias en la región y otras actividades desestabilizadoras.

A principios de abril, Trump anunció que designaría a los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI) de Irán como una organización terrorista extranjera –la primera vez que Estados Unidos ha marcado una rama de otro gobierno como tal, poniendo a los CGRI en la misma categoría que al-Qaeda e ISIS.

Miembros de la Guardia Revolucionaria iraní gritan consignas antiisraelíes y antiestadounidenses durante las oraciones semanales del viernes en la Universidad de Teherán, en la capital iraní, el 16 de julio de 2010. (Atta Kenare/AFP/Getty Images)

Aunque Irán dice que su programa de misiles solo es defensivo, ha amenazado repetidamente con interrumpir los envíos de petróleo a través del Estrecho de Hormuz en represalia por las sanciones de Estados Unidos. Este es un importante paso estrecho por el que pasa cerca de una quinta parte de todo el petróleo que se consume en el mundo. Se encuentra entre el Golfo Pérsico y el Golfo de Omán.

Además, un comandante de los CGRI amenazó en noviembre de 2018 que las bases de Estados Unidos en Afganistán, Emiratos Árabes Unidos y Qatar, y los portaaviones de Estados Unidos en el Golfo estaban dentro del alcance de los misiles iraníes.

Presión reciente

El 22 de abril, el gobierno de Trump anunció que en mayo pondría fin a las exenciones de las sanciones para los países que todavía estaban comprando petróleo iraní, en un intento por cerrar completamente las exportaciones iraníes de petróleo y productos petroquímicos, la principal fuente de ingresos del régimen.

El 8 de mayo, el gobierno de Trump sancionó las exportaciones de hierro, acero, aluminio y cobre de Irán, con lo que ahogó su segunda fuente de ingresos. Los metales representan el 10 por ciento de las exportaciones del régimen islámico.

El presidente Donald Trump llega al Jardín Sur de la Casa Blanca, el 24 de septiembre de 2017. (Samira Bouaou/La Gran Época)

“Debido a nuestra acción, el régimen iraní está luchando por financiar su campaña de terror violento, a medida que su economía se dirige hacia una depresión sin precedentes, los ingresos del gobierno se secan y la inflación se sale de control”, dijo Trump en una declaración el 8 de mayo.

“Estamos imponiendo con éxito la campaña de máxima presión más poderosa jamás presenciada, que la acción de hoy fortalecerá aún más.”

Condiciones para levantar las sanciones

El secretario de Estado Mike Pompeo dijo en julio de 2018 que Estados Unidos está dispuesto a levantar las sanciones, pero enumeró doce exigencias que el régimen iraní tendría que cumplir. Entre ellos se incluye poner fin a su programa de misiles balísticos, liberar a estadounidenses detenidos, poner fin al apoyo a grupos y milicias terroristas como Hezbolá, Hamás y los Houthis, así como la retirada de sus fuerzas de Siria.

Aunque la economía iraní se ha visto asfixiada por las sanciones, el régimen se ha negado a negociar.

Trump dijo el año pasado que cree que el régimen finalmente sucumbirá.

El Secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, durante una rueda de prensa en el Departamento de Estado de EE.UU., el 17 de abril de 2019 en Washington, DC. (Drew Angererer/Getty Images)

“Creo que probablemente terminarán queriendo reunirse. Y estoy listo para reunirme cuando ellos quieran. Y no lo hago desde la fuerza o desde la debilidad. Creo que es algo apropiado”, dijo. “Si pudiéramos llegar a un acuerdo que sea significativo, no el desperdicio de papel que fue el otro acuerdo, estaría dispuesto a reunirme”.

Ivan Pentchoukov, Petr Svab y Jack Phillips de La Gran Época contribuyeron a este artículo.

***

Video recomendado

“Estaba horrorizada… no sabía que algo así podría pasarle a cualquiera”. Conoce esta increíble historia de amor y fuerza.

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS