La trampa de la deuda de la ‘Franja y Ruta’: El precio de seguir a China

Por He Qinglian

Los países que abandonaron Beijing después de la primera cumbre de la iniciativa la “Franja y Ruta” (OBOR, por sus siglas en inglés) en 2017 se volvieron a congregar bajo la bandera china en apoyo mutuo a la reunión de la segunda cumbre.

Esto incluyó al nuevo miembro Suiza, así como a Malasia y Myanmar, que anteriormente se quejaron ante Estados Unidos y el Fondo Monetario Internacional (FMI) de que la inversión en China les hizo caer en una “trampa de la deuda”.

Los países presentan su lealtad. ¿Dónde está lo atractivo del PCCh?

En comparación con la primera cumbre de mayo de 2017, la segunda cumbre tiene varios puntos de atracción.

En primer lugar, los países han ajustado sus expectativas con respecto al Partido Comunista Chino (PCCh). Aunque existe una expectativa general de grandes cantidades de financiamiento por parte del PCCh, las estimaciones son mucho más realistas que el objetivo de 2017.

Durante la primera cumbre en 2017, las reservas de divisas extranjeras de China estaban cayendo bruscamente, y el 4 de mayo, Zhou Xiaochuan, gobernador del Banco Popular de China, publicó un artículo firmado en una revista financiera china. Los puntos principales fueron: la inversión y la cooperación financiera para el proyecto OBOR no es un apoyo financiero unilateral, sino que requiere que todas las partes construyan conjuntamente una comunidad de interés común para compartir los gastos, riesgos y beneficios. Al mismo tiempo, debe hacerse hincapié en la financiación basada en el mercado y en el uso activo del yuan chino para incitar a una mayor cantidad de capital internacional y de ahorros locales.

Para decirlo claramente, China dijo que la inversión futura debería hacer del yuan chino la principal fuente de capital y que deberían hacer inversiones conjuntas. Esto decepcionó a los países que llegaron con la esperanza de buscar el apoyo del dólar estadounidense. De este modo, se invocó un incidente internacional en 2017: Los países miembros de OBOR pidieron que se pusiera fin al proyecto chino, reclamando al FMI que China había aumentado sus deudas, exigieron que el FMI proporcionara asistencia y, por último, que Estados Unidos apoyara la descripción de que OBOR había creado una “trampa de deuda” para los países participantes.

Con estas experiencias, las expectativas de los países participantes para la segunda cumbre no eran tan altas como en la primera, y muchos países se limitaron a tantear el terreno. La actitud de Italia fue típica: mientras China tenga dinero, está bien.

La segunda cumbre también incluyó a una serie de nuevos miembros importantes. Asistieron dos países europeos, Italia y Suiza. Italia es el primer país miembro del G7 en participar en el programa OBOR, y su significado simbólico es evidente.

La participación de Suiza es aún más importante. El artículo publicado por la BBC un día antes de la cumbre tiene un claro entendimiento al respecto. En primer lugar, Suiza tiene la industria de servicios financieros más prestigiosa del mundo; en segundo lugar, Suiza es sede de numerosas organizaciones internacionales. Para China, el estatus político “neutral” único de Suiza es de suma importancia para la iniciativa OBOR. Alemania no está satisfecha con esto, pero su problema con Italia no reside tanto en su participación. Más bien, Alemania insiste en mantener una posición de liderazgo entre los líderes europeos en el control del poder de negociación colectiva de la UE.

En tercer lugar, el gobierno chino ha sido muy táctico al enfocarse en la cooperación económica y prometió ajustarse a las normas internacionales. Estas declaraciones dieron a los países participantes muy buenas razones para cooperar.

China lanzó la iniciativa de la “Franja y Ruta” en 2013. Según Lufite, el valor total del proyecto es de 3,7 billones de dólares, y abarca docenas de países de Asia, Europa, África, Oceanía y Sudamérica. En la primera cumbre de OBOR, China tuvo un sentido de expansión, propagando el modelo chino y abrazando la idea que China se convertiría en el nuevo líder de la globalización. Esto activó la alarma en algunos países. Durante la guerra comercial, Estados Unidos hizo varias críticas cuestionando la “expansión roja” de China, lo que también provocó que algunos países de la iniciativa OBOR vacilaran.

Durante la segunda cumbre, Beijing redujo su tono y cambió su enfoque para resolver las dudas de distintos países. Por ejemplo, propuso realizar un estudio conjunto con el Banco Mundial sobre los estándares ambientales y sociales del proyecto OBOR. “Crear un marco para el análisis de la sostenibilidad de la deuda con el fin de prevenir el riesgo de la deuda” fue la explicación para las preocupaciones sobre la transparencia y la exportación de la ideología de OBOR. El borrador del comunicado también establece claramente que los 37 líderes mundiales que asistieron a la cumbre del 25 al 27 de abril llegarán a un acuerdo sobre cuestiones de financiación de proyectos, cumplirán con los objetivos de la deuda global y promoverán el desarrollo sostenible.

Desde octubre de 2018, Malasia y varios otros países acusaron a China de llevarlos a una “trampa de la deuda”. Estados Unidos también lo criticó abiertamente. El 3 de octubre de 2018, el Senado de Estados Unidos aprobó la Ley de Inversiones para el Desarrollo de 2018 (BUILD) por 93 votos a favor y 6 en contra. En virtud de la ley, la Corporación de Inversión Privada en el Extranjero (OPIC) y otras agencias de ayuda al desarrollo se integrarán para formar una nueva Corporación de Desarrollo Financiero Internacional de Estados Unidos.

La nueva agencia recibirá 60.000 millones de dólares en financiamiento y es responsable de brindar préstamos de asistencia a los países en desarrollo para proyectos de infraestructura como energía, puertos y suministro de agua.

Sin embargo, cuando se trata de utilizar recursos estatales, los países democráticos son mucho más restringidos y mucho menos eficientes que los Estados autoritarios como China (esta eficiencia se debe, por supuesto, al desprecio por el sustento de la gente).

Por lo tanto, la inversión de Estados Unidos es solo una parte del plan, pero China invirtió dinero real. Los países de todo el mundo se enfrentan ahora a un problema común; el desempleo interno es un problema grave.

Por ejemplo, la tasa de empleo de Italia es ahora la más baja en siete años, y la tasa de desempleo juvenil a finales de 2018 era del 30,8 por ciento. La tasa de desempleo juvenil en Grecia en enero de 2019 también se mantuvo en el 39,7 por ciento. Para el líder respectivo de cada país, lo importante no es ayudar a liberar al mundo de un régimen tiránico, sino resolver sus propios problemas de empleo. En medio de la oposición de las grandes potencias de la Unión Europea, Italia optó por cooperar unilateralmente con China, una actitud basada en consideraciones realistas: “Desde la ventana de tu casa, este (la construcción de China en el puerto de Vado Ligure) no es ciertamente un paisaje hermoso, pero puede generar empleos. Así que es algo bueno”.

Para Vado Ligure, un pequeño pueblo italiano con una población de 8000 habitantes, la inversión china generó unos 400 puestos de trabajo, lo que hizo que tanto el gobierno local como los residentes estén muy contentos. El alcalde de Vado dijo a Deutsche Welle que un socio inversor fuerte es capaz de traer nuevas oportunidades y nuevo capital.

Al mismo tiempo, bajo el control de una serie de tratados, contratos y regulaciones, no hay necesidad de preocuparse de que el capital chino cause problemas de deuda o violaciones a los derechos laborales. “Los chinos no son un problema. Traen dinero y son muy bienvenidos”, dijo el alcalde. Es el mismo principio para Croacia, Nigeria y otros países. El dinero es el eslabón más importante para que China mantenga relaciones con los países del OBOR.

Hace dos años, Sri Lanka, debido a la incapacidad de pagar los préstamos a China relacionados con la construcción del puerto de Hambantota, arrendó todo el puerto a China por un período de 99 años. Este incidente fue criticado como un caso clásico de la trampa de la deuda de OBOR. Por lo que se ve, los países parecen haber olvidado el principio del mercado del pago de deudas. En realidad yendo más profundo, este tipo de pensamiento tiene sus raíces.

Los medios de comunicación occidentales son de tendencia izquierdista y siempre colocaron a los sistemas de valores como prioridad. La importancia de la economía y especialmente el papel de Estados Unidos en la economía mundial siempre fueron un poco subestimadas. Sin embargo, después de que el Partido Demócrata ganara las elecciones de mitad de período en 2018, las políticas socialistas se convirtieron en la preferencia del Partido Demócrata en su campaña, alejándose cada vez más del principal tema de preocupación para los votantes estadounidenses.

Preocupados, los medios de comunicación occidentales suelen mencionar inconscientemente una famosa cita que Bill Clinton utilizó para derrotar a Bush en la campaña presidencial de 1992: “¡Es la economía, estúpido!” Por lo tanto, quiero aprovechar esta oportunidad para recordar a los políticos de izquierda de todo el mundo que solo “jugando a la economía” pueden ganar votantes. De hecho, esta verdad se aplica no solo a la política de todos los países del mundo, sino que también es la razón por la que los países se apresuran a caer en la trampa de la deuda de OBOR de China. Porque solo obteniendo el dinero de China pueden tener el capital para jugar a la economía en casa y atraer a los votantes.

Originalmente, el desarrollo económico era un asunto personal de un país. Pero después de la Segunda Guerra Mundial, la situación de la Guerra Fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética hizo que otros países se acostumbraran al “siguiente” enfoque: además de las razones ideológicas, cada país (especialmente los países sin ideologías muy fuertes) podía elegir un bando y recibir ayuda financiera de una economía importante.

Muchos países pequeños y medianos no tienen métodos para desarrollar sus economías, pero hicieron uso de la disputa entre Estados Unidos y la Unión Soviética para jugar al “subibaja” político. Quienquiera que diera más beneficios, se pondrían de su parte. Después de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos asumió el bien común de mantener el orden internacional, creyendo que era la personificación de su propio “poder blando”. Otros países también dan por sentado que esto es responsabilidad de Estados Unidos y no sienten la necesidad de dar las gracias. Por otra parte, China es muy consciente del poder del dinero y lo ha estado utilizando para luchar en las relaciones de poder dentro de las Naciones Unidas. Demostró plenamente la importante influencia que tiene el dinero en los países en desarrollo en cuanto a los asuntos de derechos humanos.

Vestigios del modelo de la Guerra Fría: El objetivo de China debe ser restringido por Estados Unidos

Según las estadísticas oficiales del Partido Comunista Chino, hasta marzo de 2019, China firmó diferentes acuerdos de cooperación con 125 países. Estos países representan el 36 por ciento del PIB mundial y el 60 por ciento de la población total del mundo. ¿Son estos intensos esfuerzos realmente solo para ganar oportunidades de negocio?

Por supuesto que no.

Durante la segunda cumbre del OBOR, China hizo mucho trabajo explicativo para calmar las dudas del mundo exterior. Los países también aceptaron las explicaciones de China, y creyeron que la utilización por parte de China de un transporte e infraestructura integral para acercar los continentes de Europa y Asia es beneficioso para profundizar el comercio y el contacto humano.

Pero estos países sí entienden la importancia geoestratégica de la iniciativa OBOR: el propósito de la “Franja y Ruta” es establecer un sistema con China como centro, haciendo que los países, en el proceso de cooperar con China, establezcan una alta dependencia de Beijing. A través de la implementación del OBOR, China habrá obtenido el derecho a formular normas y reglamentos y reformar la estructura global.

Los países también entienden que Estados Unidos expresó desde hace mucho tiempo su insatisfacción con el plan OBOR de China. La comunidad estratégica de Estados Unidos generalmente cree que la promoción continua de la construcción del OBOR por parte del PCCh no debe ser descuidada. No solo tiene el potencial de cambiar el equilibrio geoeconómico y geopolítico de Eurasia, sino que también representa una amenaza real para Estados Unidos en muchos campos, como los estándares tecnológicos, la seguridad militar y el desarrollo internacional.

Incluso socava los cimientos de la hegemonía mundial establecidos por Estados Unidos desde la Segunda Guerra Mundial. Por lo tanto, Estados Unidos definitivamente no tolerará los fuertes desafíos de China en este sentido. La lucha de poder entre las dos superpotencias traerá inevitablemente oportunidades a muchos países del mundo que buscan apoyo financiero.

En cuanto a los países que compiten por saltar a la “trampa de la deuda” de China, no hacen más que cambiar ligeramente el nuevo concepto de “depender de China para los intereses económicos, depender de Estados Unidos para la seguridad política” formado por los países asiáticos después de la guerra fría, volviendo al modelo de subibaja de la era de la Guerra Fría.

Situaciones como la de mediados de octubre de 2018, cuando países como Malasia reclamaron al FMI y a Estados Unidos, volverán a ocurrir inevitablemente, porque quejarse es también una forma de vender el derecho a quién seguir.

***

A continuación

¿Es posible que China tome el control de la economía global?

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS