Delator afirma que el Ministerio de Relaciones Exteriores de China ofrece servicios sexuales para sobornar a funcionarios extranjeros

Por Nicole Hao - La Gran Época

Es un secreto a voces de que muchos han escuchado antes. El Ministerio de Relaciones Exteriores de China ofrece servicios sexuales a diplomáticos extranjeros como una forma de soborno para que cumplan con las órdenes de China.

Un caso concreto fue contado por un empresario chino que ahora vive en el exilio en Estados Unidos. Desde entonces describió muchos casos de corrupción y abuso de los que fue testigo personalmente mientras trabajaba en China.

Hu Liren, de 52 años, es un inventor y empresario de Shanghai, China. Su compañía, Shanghai Guren Environmental Protection Technology, posee varias patentes sobre sistemas de aire acondicionado de bajo consumo que utilizan energía geotérmica.

En 2017, Hu descubrió que los tubos suministrados por una fábrica subsidiada por el gobierno en la provincia de Shandong a su empresa eran defectuosas. Hu solicitó una compensación legal de varias agencias y departamentos del gobierno local, sin tener éxito. Después de un año de esfuerzos infructuosos, Hu decidió mudarse a Estados Unidos en septiembre de 2018 y buscar justicia en la embajada china en Washington D.C.

Hu Liren y las licencias de las patentes intelectuales que posee. (Proporcionado a La Gran Época en idioma chino por el entrevistado)

Soborno sexual

El 19 de abril Hu publicó por primera vez en Twitter una audaz acusación: “El Ministerio de Relaciones Exteriores de China tiene un equipo especial de trabajo en Beijing que se dedica a encontrar bellezas y enviarlas a los políticos extranjeros de visita para realizar sobornos sexuales”.

En una entrevista exclusiva del 23 de abril con la edición de La Gran Época en idioma chino, Hu explicó la historia detrás de su tuit.

Hu dijo que una de sus amigas fue reclutada por el Ministerio para prestar servicios sexuales al presidente de un país africano. Pero el presidente la violó sexualmente. Ella le contó a Hu y a otros cuatro amigos sobre el incidente.

“Mi amiga es originaria del noreste de China. Tiene unos 40 años, es hermosa y encantadora”, dijo Hu.

“Realmente quiero darte su nombre y mostrarte sus fotos, pero no debería”, dijo Hu, señalando que su amiga aún está en China y podría recibir represalias si su identidad es expuesta.

Para proteger su identidad, Hu usó un seudónimo para referirse a ella, Candy.

Hu dijo que una señora de unos 50 años era la madama a la que el Ministerio de Relaciones Exteriores le pagaba para que proveyera prostitutas. “No es empleada del Ministerio, pero tiene buenas relaciones con varios funcionarios [del equipo especial de trabajo]”, explicó Hu.

Hace varios años, cuando un presidente africano visitó China, el equipo del presidente transmitió al Ministerio que quería servicios sexuales, pero no quería contratar a una prostituta.

La madama contactó a Candy, ya que en ese momento estaba desempleada y necesitaba el dinero.

Después de que la madama y el Ministerio acordaran un pago por el servicio sexual de 100.000 yuanes (14.880 dólares), Candy voló a la ciudad de Guangzhou, en la provincia de Guangdong, en el sur de China, para acompañar al líder africano durante dos noches.

“Después de que ella [Candy] volvió de Guangzhou, tuvimos una cena juntos, en la que lloró y lloró después de beber mucho”, dijo Hu. Cuando los amigos de Hu y Candy intentaron consolarla, Candy contó la historia de cómo el líder africano la obligó a realizar actos sexuales que ella no consintió.

Candy dijo que se sentía insultada y humillada.

“Este no es un caso individual”, dijo Hu. “El equipo de servicios sexuales del Ministerio de Asuntos Exteriores está a cargo de este soborno sexual”.

No es la primera vez que se informa que diplomáticos extranjeros fueron atrapados en este tipo de trampas.

En un escándalo sexual de 2011, las autoridades surcoreanas revelaron que más de diez diplomáticos surcoreanos que trabajaban en China tuvieron relaciones sexuales con una mujer china llamada Deng Xinmin, que pudo obtener información clave de inteligencia de ellos.

Deng Xinmin, de Shanghai, era el anzuelo. Su esposo, un ciudadano surcoreano a quien los medios de comunicación se refirieron como el Sr. J, fue quien expuso sus fechorías.

El Sr. J. se puso en contacto con las autoridades de Corea del Sur después de que descubriera información delicada en el pendrive USB de su esposa, incluidos los números de teléfono de 200 altos funcionarios del Gobierno de Corea del Sur y miembros del Congreso; los contactos de emergencia del consulado de Corea del Sur en Shanghai; y los registros de los visados expedidos.

El gobierno de Seúl dijo en una conferencia de prensa en marzo de 2011 que entre los diplomáticos involucrados se encontraba el ex cónsul general en Shanghai, Kim Jung Ki.

***

Mira a continuación

Desfile celebra las 300 millones de renuncias al comunismo chino. Movimiento que sigue en aumento

“Tuidang” o Renuncia al Partido, es un movimiento silencioso que está arrasando a China, pero pocos en Occidente lo saben. Éste está creando un desafío para el Partido Comunista Chino disolviéndolo desde adentro. Las renuncias aumentan rápidamente, con entre 90.000 y 150.000 retiros diarios. ¿Dónde terminará?

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS