La guerra contra la familia

Por J.R. Nyquist

Tal vez hayas oído que la guerra en curso contra la familia tradicional es un “complot comunista”. No te rías. La familia ha sido el principal objetivo de los revolucionarios socialistas durante más de 160 años.

De hecho, la continua desintegración de la familia coincide con el continuo avance del socialismo. La izquierda trabajó constantemente para normalizar el divorcio, el aborto y la perversión sexual. Sin embargo, para entender el papel de la izquierda en la desintegración de la familia, primero es necesario entender lo que es la izquierda.

Dejando de lado los diversos significados de las palabras como “socialismo”, “comunismo” y “marxismo”, en los tres se puede encontrar un conjunto común de ideas. Estas ideas pueden resumirse en cinco partes, de la siguiente manera: 1) la “salvación” del hombre puede lograrse a través del activismo político o de una revolución, 2) la cual establece la “paz” al convertir a todos los países un solo país (internacionalismo), 3) lo cual es hostil a la propiedad privada de los medios de producción (anticapitalismo), 4) lo cual “emancipa” a las mujeres de la maternidad (feminismo), 5) y lo cual trae una “prosperidad” universal a través de la cooperación y la armonía universal.

Lo que tenemos, en las ideas de “socialismo”, “comunismo” y “marxismo”, es la aparición de una nueva fe. Es una fe en la que los marxistas-leninistas (es decir, los comunistas) se ven a sí mismos como la punta de lanza o la “vanguardia”. Tal era la arrogancia del Estado soviético, y sigue siendo, hoy en día, la arrogancia del Partido Comunista Chino. Es imposible entender adecuadamente esta nueva fe sin entender el trabajo clandestino de los países comunistas y sus servicios especiales. De acuerdo con las intensas investigaciones llevadas a cabo por comités del Congreso de EE. UU. en la década de 1950, la Unión Soviética fue el centro coordinador de una “conspiración comunista” mundial que implicó la infiltración y subversión de muchas naciones, incluyendo a Estados Unidos.

El comunismo anula las verdades eternas, elimina toda religión y toda moral, en lugar de constituirlas sobre una base nueva; por lo tanto, actúa en contradicción con toda experiencia histórica pasada
— Karl Marx y Friedrich Engels

Esta subversión no se detuvo en la década de 1950; según muchas fuentes –como el “Camarada J” de Pete Earley– continúa hoy en día, a pesar de la caída de la Unión Soviética.

Al hablar de la guerra contra la familia, primero debemos mostrar que el comunismo, como vanguardia de la fe izquierdista, es mucho más que una “conspiración” o una “red de subversión”. Si miramos atentamente, podemos ver que la civilización gradualmente estuvo pasando de una creencia en la salvación espiritual a una creencia en la salvación política (a través del activismo político). Este paso de la fe espiritual a la fe política comenzó durante la Revolución Industrial. Como era de esperar, los logros científicos y tecnológicos llevaron a muchas personas al materialismo (la creencia de que no existe nada excepto la materia). En 1859, Charles Darwin propuso una teoría materialista del origen del hombre “por medio de la selección natural”. Con la aceptación de la teoría de la evolución de Darwin, la humanidad sufrió un revés: si el hombre es un accidente evolutivo, ¿qué sentido podría tener la vida? ¿Cómo conserva el hombre su dignidad?

Aquí es donde el marxismo entra en escena. ¿Cómo puede un aspirante a acólito de la nueva fe establecer las bases para el Cielo en la Tierra? Después de todo, el hombre debe buscar la salvación por sí mismo. De los “Cuadernos de la Cárcel” del comunista italiano Antonio Gramsci, aprendemos que el potencial de la “conciencia socialista” dependerá en última instancia de la negación del sentido común y de la naturaleza humana. Gramsci no está solo en esta propuesta. En “El Manifiesto Comunista”, Karl Marx y Friedrich Engels dijeron que “el comunismo anula las verdades eternas, elimina toda religión y toda moral, en lugar de constituirlas sobre una base nueva; por lo tanto, actúa en contradicción con toda experiencia histórica pasada”.

Según el marxismo, la moral sexual es un arma de las clases explotadoras. Por lo tanto, la inmoralidad sexual es un arma de lucha de clases. Para romper la espina dorsal del capitalismo, el marxismo aprueba la doctrina del amor libre. No es de extrañar, entonces, que el bloque comunista (con la ayuda de aliados de izquierda en Occidente) promoviera la ruptura de las normas sexuales en la década de 1960. Al rechazar la moralidad sexual como la herramienta de una sociedad opresiva, dominada por los hombres y racista, los comunistas estaban asestando un golpe contra la cultura tradicional, el orden social y la religión.

Los agentes comunistas de influencia socavaron la idea de que los hombres deben ser el sostén económico de la familia y las mujeres deben ser amas de casa. La validez de los roles distintivos de hombres y mujeres fue denunciada como “perjudicial para las mujeres”. Según la fundadora del feminismo moderno, Betty Friedan, el ama de casa vive en “un cómodo campo de concentración”. Friedan explicó: “Las mujeres que ‘se adaptan’ como amas de casa, que crecen queriendo ser ‘solo amas de casa’, están en tanto peligro como los millones que caminaron hacia su propia muerte en los campos de concentración”.

¿De dónde sacó Friedan esta extraña idea? Ella era secretamente una comunista que había hecho un extenso trabajo de propaganda para el Partido, como David Horowitz explicó en su artículo del Salón de 1999, “El pasado comunista secreto de Betty Friedan”.

En los primeros días del marxismo, Engels escribió un libro titulado “El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado”. En este libro, abogó por la abolición de la familia y promovió la crianza colectiva de los hijos. Este tipo de libros, en el siglo XIX, no causaron ninguna impresión entre el público. Fue solo en el siglo XX, después de menospreciar el papel del ama de casa, que los comunistas socavaron decisivamente a la familia. Esto abrió la puerta al divorcio sin culpa, una ley que fue tratada por primera vez en la Unión Soviética. Convirtió al matrimonio en un contrato no obligatorio. La maternidad fue socavada de manera decisiva. Luego vino la legalización del aborto. Se estableció un régimen de infanticidio que involucró a millones de mujeres.

Después de esto, siguieron una serie de acontecimientos asombrosos: 1) una epidemia de pornografía, 2) la legalización del matrimonio homosexual, y 3) educación sexual para niños cada vez más pequeños. ¿Qué podría ser más desmoralizador? ¿Quién se atrevería a resistirse, dado el creciente imperativo hedonista?

Según Marx en el Vol. 3 de “Marx-Engels-Gesamtausgabe”, la destrucción de la familia llevaría a la destrucción del cristianismo. “El secreto de la Sagrada Familia es la familia terrenal”, señaló Marx. “Para hacer desaparecer a la primera, la segunda debe ser destruida, en teoría y en la práctica”.

La socióloga alemana Gabriele Kuby observó que “todos los revolucionarios sexuales del siglo XX tienen sus raíces espirituales en el marxismo”, según su “La revolución sexual global: Destrucción de la libertad en nombre de la libertad”.

La noción revolucionaria, como explica Kuby, sostiene que “el vicio como forma de control social es prácticamente invencible”. En otras palabras, cuando el individuo abandona el autocontrol sexual, suscita un poder totalitario en ascenso. Para entender cómo funciona este poder, Kuby enumera a aquellos que pueden beneficiarse del declive de la familia: 1) cualquiera que desee convertir a la humanidad en un despojo desarraigado por el bien de la ambición global, 2) cualquiera que quiera que Occidente se hunda en un “invierno demográfico”, y 3) cualquiera que quiera eliminar el cristianismo.

Cuanto más examinamos la guerra contra la familia, más descubrimos la mano oculta de la vanguardia comunista. Si un poder es capaz de desacreditar a la maternidad y deslegitimar la autoridad masculina, ¿cómo puede haber oposición a ese poder?

La negación de las diferencias de los sexos, la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo, la reasignación de género para los niños, el desprecio de la maternidad, la demonización de la masculinidad, son ideas que la nueva religión de la izquierda favorece. Todos los filósofos, estadistas y santos de los siglos pasados –paganos y cristianos– habrían condenado estas ideas como una locura. Pero aquí estamos, en el siglo XXI, viendo cómo se desarrolla esta locura.

La batalla final en la guerra cultural no está lejos. No sabemos cuál será el resultado. Se puede decir con seguridad que la vida eventualmente regresará a la normalidad. La cuestión es cuánta muerte y sufrimiento se producirá mientras tanto.

J.R. Nyquist ha sido columnista de Worldnetdaily, Sierratimes y Financial Sense. Es el autor de “Orígenes de la Cuarta Guerra Mundial” y “El Tonto y su Enemigo” y coautor de “Las Nuevas Tácticas de la Guerra Global”.

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de La Gran Época.

***

A continuación

Cómo el comunismo busca destruir la humanidad

 

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS