Cantando con amor: Entrevista a Andrea Bocelli

Por Angela Anderson - La Gran Época

Andrea Bocelli regresó al escenario de La Ópera Metropolitana por primera vez en siete años el 10 y 17 de febrero, inspirado en el tema del amor.

Junto a Aida Garifullina, Isabel Leonard, Nadine Sierra, Luca Pisaroni, miembros de la Met Orchestra y el director invitado Eugene Kohn, la estrella interpretó obras emblemáticas de la ópera en un programa que muestra “Tres siglos de amor”.

Bocelli se reunió con multitudes de aficionados posteriormente, firmando más de 2000 autógrafos.

La Gran Época se puso al día por correo electrónico con el cantante clásico después de las actuaciones en Nueva York para hablar sobre el concierto, su reciente álbum “Sì”, el arte del canto y la familia.

El tenor Andrea Bocelli actúa en concierto en el Madison Square Garden el 13 de diciembre de 2017 en la ciudad de Nueva York. (Foto de Michael Loccisano/Getty Images)

 

La Gran Época: Por favor, comparta con nosotros su experiencia de cantar la presentación de “Tres Siglos de Amor” en el Met Opera.

Andrea Bocelli: Volver al escenario del Met, con la responsabilidad y el deber de un recorrido musical inspirado en el amor, en el mayor teatro de ópera del mundo, fue emocionante: es una emoción difícil de expresar con palabras. Afortunadamente, el público mostró su gran aprecio en ambas fechas, con una benevolencia y una calidez que me desconcertaron y conmovieron.

La Gran Época: Cuando esta caminando en el escenario para actuar y está a punto de cantar, ¿qué es lo que pasa por su mente? ¿Cuáles son sus pensamientos y sentimientos?

Sr. Bocelli: Como soy una persona emocional por naturaleza, todavía siento una especie de ansiedad durante esos primeros segundos en el escenario, debido al deseo de dar lo mejor de mí y por miedo a no poder hacerlo.

Sin embargo, siempre trato de convertir esta ansiedad en algo positivo, convirtiendo mi aprehensión en energía positiva.

La Gran Época: ¿Cuál fue la canción más conmovedora que cantó la noche en el Met, y por qué?

Sr. Bocelli: Es difícil seleccionar una canción en particular, porque el programa reunió algunas de las canciones que siempre me han gustado mucho, incluyendo algunas de mis favoritas absolutas.

Si tuviera que elegir un aria, aunque sea “primus inter pares” o primero entre iguales, nombraría “Ah, tout est bien finí… Ô, Souverain” de “Le Cid” de Massenet, una canción que elegí interpretar para abrir el concierto, tanto por su dimensión espiritual como por su sección a cappella al principio, que, en el silencio del público abarrotado del Metropolitano, fue una apertura extremadamente emotiva, ante todo para mí, y espero que también para el público.

La Gran Época: Su álbum “Sì” se parece mucho a usted y refleja los valores en los que crees. ¿Puede decirnos más sobre lo que quiere expresar al público, el significado interior de su música más reciente?

Sr. Bocelli: Las canciones representan el resultado de un encuentro, que siempre lleva al cambio, entre el intérprete y los oyentes.

Cuando se edita un disco, en cierto sentido las canciones ya no son mías. Pierden su identidad original y son libres de huir y pertenecen a aquellos que quieran hacerlas suyas…. Y cada uno las experimentará con emociones diferentes, captando matices originales y significados insospechados, en función de sus propias sensibilidades y experiencias.

El proyecto que me inspiró a crear el álbum es el hilo conductor del amor, pero percibido de una manera más plena y completa: amor sensual, amor por la vida, por la belleza, por la comunión que nos une a todos los que habitamos el mundo y también por el creador del mundo.

Desde una perspectiva puramente musical, por otro lado, creo que es un disco bastante valiente, en el sentido de que presenta temas totalmente originales, algunos de los cuales son complejos desde el punto de vista de la armonía, mientras que otros presentan un sonido mucho más actual, y otros son difíciles de encasillar. Por último, pero no por ello menos importante, creo que el hecho de poder reunir el poder de artistas de otras generaciones, como Ed Sheeran, Dua Lipa, Josh Groban y Aida Garifullina, contribuyó a la fuerza, modernidad y éxito del álbum.

El cantautor italiano Andrea Bocelli en concierto en el Madison Square Garden el 13 de diciembre de 2018 en la ciudad de Nueva York. (Foto de Nicholas Hunt/Getty Images)

La Gran Época: Sr. Bocelli, usted canta con su hijo por primera vez en una canción increíblemente conmovedora, “Fall On Me”, que ha demostrado la belleza de la relación entre padre e hijo. Díganos por qué esta canción significa tanto para usted y qué espera que el público obtenga de ella.

Sr. Bocelli: Cuando llega el momento de cerrar el concierto y despedirme, siempre he disfrutado compartiendo con mis hijos el sentimiento de alegría que llena el escenario. Ha sucedido muchas veces, primero con Amos, mi primogénito, luego con Matteo, y en los últimos años, con mi pequeña Virginia.

Sin embargo, tienes razón, fue esta canción la que me convenció para presentar el debut discográfico de Matteo. Matteo es, sin embargo, un estudiante en este momento, que está perfeccionando sus talentos en un conservatorio.

Cuando surgió la posibilidad de cantar “Fall On Me”, fue una experiencia muy emotiva para ambos, porque la canción -la letra italiana, que escribió Matteo- puede ser interpretada como la voz de un hijo que crece y se enfrenta a la vida, y de un padre que lo apoya y lo tranquiliza.

Siempre he admirado a los padres que han dirigido empresas y han tenido el privilegio de poder involucrar a sus hijos en el negocio familiar. Solía pensar que en el caso de mi trabajo era imposible; sin embargo, la vida me ha sorprendido gratamente. Y, repito, es una inmensa alegría poder tener a mi hijo a mi lado en el escenario.

La Gran Época: Como un hombre que canta de corazón, cuando sube al escenario por primera vez, ¿qué es lo que pasa por su mente? Por favor comparta una experiencia donde haya sentido la experiencia de Dios mientras cantaba.

Sr. Bocelli: La presencia de nuestro Padre Celestial puede ser sentida por todos nosotros, en todas partes y en todo momento de nuestras vidas. Dios es el milagro del amor, es la fuente de todo lo bueno, es sinónimo de la verdadera belleza y el motor de la vida misma.

Yo personalmente trato de honrar el talento que me ha sido dado. Y cuando canto, no puedo tener más mérito que el de esforzarme por estar a la altura de los instrumentos que Dios me ha dado. Siempre quiero rendir al máximo, estar a la altura de las expectativas (que aumentan con el paso de los años).

Trato de concentrarme en la música e imagino una relación “uno a uno” con cada individuo de la audiencia, y cada vez, espero entrar en los corazones de aquellos que están escuchando y transmitiendo emociones positivas. Cuando esto sucede, he logrado mi objetivo y estoy contento.

La Gran Época: Si este fuera su último día en la tierra, ¿qué canción querría cantarle al mundo y por qué?

Sr. Bocelli: Probablemente cantaría una canción reciente que es especial para mí y que me encanta, “Ave María Pietas”.

Es una oración al son de la música, una invocación mariana que, sin embargo, añade a su título una palabra extraordinariamente poderosa y actual: “pietas”, en el sentido de compasión y respeto al prójimo, a los que son diferentes, a los más vulnerables.

****************************************

Te puede interesar:

Esta es la historia de una chica solitaria y acosada que recuperó su autoestima después de asistir a un evento que cambiaría su vida para siempre.

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS