Senado de EE. UU. anula la emergencia nacional en la frontera y Trump anuncia que vetará

Por Charlotte Cuthbertson - La Gran Época

WASHINGTON – El Senado hoy aprobó una resolución privilegiada para anular la emergencia nacional en la frontera declarada por el presidente Donald Trump por un voto de 59-41, bajo la premisa de que no hay emergencia y que el Presidente se está extralimitando.

Doce republicanos se unieron a los 47 demócratas para aprobar la medida: el senador Lamar Alexander (R-Tenn.), el senador Roy Blunt (R-Mo.), la senadora Susan Collins (R-Me.), el senador Mike Lee (R-Utah), el senador Jerry Moran (R-Kan.), la senadora Lisa Murkowski (R-Alaska), el senador Rand Paul (R-Ky.), el senador Rob Portman (R-Ohio), el senador Mitt Romney (R-Utah), el senador Marco Rubio (R-Fla.), el senador Patrick Toomey (R-Miss.) y el senador Roger Wicker (R-Miss.).

Trump había dicho antes que vetaría “al cien por cien” la resolución, que entonces solo podría ser anulada por una mayoría de dos tercios de los votos en ambas cámaras del Congreso.

“Probablemente tendré que vetar”, dijo Trump el 14 de marzo antes de la votación en el Senado. “Esta es una votación sobre seguridad fronteriza, y es una votación sobre drogas y tráfico y todo eso. Y creo que la mayoría de los senadores republicanos lo entienden completamente”.

Poco después de anunciarse el resultado de la votación, publicó varios tuits confirmando el veto. “Anhelo vetar la resolución inspirada por los demócratas recién aprobada, la cual abriría las fronteras y al mismo tiempo aumentaría el crimen, las drogas y el tráfico en nuestro país”, decía uno de los tuits.

El líder de la minoría en el Senado, Chuck Schumer (demócrata de Nueva York), calificó a la votación de “día de la carta roja” en un discurso antes de la votación el 14 de marzo.

“Los demócratas y republicanos saben la triste verdad: el Presidente no declaró una emergencia nacional porque la haya”, dijo Schumer. Schumer acusó al Presidente de pisotear la Constitución porque no consiguió fondos del Congreso.

El líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, dijo que Trump estaba “operando dentro de la ley existente” y que si a los senadores no les gustaban los poderes otorgados al Presidente bajo la Ley Nacional de Emergencias, “entonces deberían enmendarla”.

La Cámara de Representantes aprobó la resolución el 26 de febrero (245 a 182). Todos los demócratas y 13 republicanos votaron a favor.

Trump declaró la emergencia nacional el 15 de febrero, el mismo día que firmó un proyecto de ley de gastos, pero luego el Congreso no aprobó la totalidad de los 5700 millones de dólares que el Presidente solicitaba para construir un muro fronterizo. En cambio, el Congreso aprobó poco menos de 1400 millones de dólares.

A través de la emergencia nacional, Trump pudo liberar más de 8000 millones de dólares en fondos de otras fuentes, como el Departamento de Defensa y el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, para asignarlos a la construcción de vallas fronterizas.

“El flujo masivo y creciente de inmigración ilegal, tráfico, drogas y crimen amenaza la seguridad de todos los estadounidenses. Para enfrentar esta urgente crisis nacional, estamos haciendo muchas, muchas cosas”, dijo Trump el 13 de marzo. “Tenemos que erigir el muro, de lo contrario no funcionará”.

En los últimos seis meses, las detenciones de la Patrulla Fronteriza en la frontera sur han llegado al doble de lo que fueron en todo el año fiscal 2017. Solo en febrero, 66.000 personas fueron detenidas al cruzar ilegalmente la frontera, y otras 10.000 se presentaron sin documentación en los puertos de entrada.

Una caravana de migrantes centroamericanos camina a lo largo de una carretera en su camino hacia los Estados Unidos el 21 de enero de 2019 en Tapanatepec, México. (Foto de Mario Tama/Getty Images)

El Comisionado de Aduanas y Protección Fronteriza, Kevin McAleenan, dijo que el sistema está en un punto crítico. Dijo que, además de arreglar las leyes de inmigración de Estados Unidos, la frontera debe ser asegurada –incluyendo alrededor de 700 millas (1126 km) adicionales de cercas–, y se debe continuar el trabajo con México y los países centroamericanos para detener el flujo de migrantes.

“Al ritmo actual, estamos en camino a encontrarnos con cerca de un millón de extranjeros ilegales en nuestra frontera sur este año”, dijo Kirstjen Nielsen del Departamento de Seguridad Nacional, al Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes el 6 de marzo.

El poder de emergencia nacional fue otorgado a los presidentes en 1976 y ha sido utilizado 59 veces; la mayoría de las veces como una forma de imponer sanciones a otros países, pero también para la salud pública (virus H1N1) y la seguridad nacional (después de los atentados del 11 de septiembre).

El vicepresidente Mike Pence se reunió con senadores republicanos esta semana para tratar de reducir el apoyo a la anulación de la declaración. A algunos republicanos les preocupa que los futuros presidentes demócratas puedan usurpar el poder del Congreso para financiar al gobierno y usar las declaraciones de emergencia para financiar sus propios programas favoritos.

Con información de Reuters.

***

Video relacionado

Por qué los progresistas quieren más inmigración ilegal

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS