Mujer argentina quiere adoptar a dos niños de 7 y 8 años que atrapó robando en su casa

Por Jesús de León – La Gran Época

Una mujer argentina, que tiene diez hijos, sorprendió en la madrugada a dos niños que entraron a su casa para robar, pero llena de compasión lo que ahora desea es poder adoptarlos.

Evangelina Sotelo, una mujer de 48 años, el martes pasado cerca de las 6 de la mañana mientras la familia dormía escuchó que dos ladrones entraron al patio de la vivienda para llevarse una bicicleta.

“Estaba muy oscuro pero nos despertaron los ruidos y con mi marido y mi yerno miramos al patio y vimos siluetas pequeñas. No podíamos entender que nos entraran a robar criaturas”, dijo Evangelina al medio argentino La Nación.

Los ladrones que fueron atrapados in fraganti eran dos hermanos de apenas 7 y 8 años.

“Me dolía verlos así, tan chiquitos. Me gustaría adoptarlos, o que me los dejen cuidar. Desearía que tengan una mejor vida”, dijo la mujer, que luego del hecho se interesó por la situación de los pequeños.

Evangelina vive junto a su marido, tres de sus diez hijos, un yerno y tres nietos en una casa de la ciudad de Pérez, en Rosario, y se gana la vida vendiendo rosquitas dulces por encargo.

Son “niños”

Los niños habían trepado el portón de la vivienda para ingresar, y cuando Evangelina los vio, les reclamó y llamó a la policía, entonces uno de ellos empezó a llorar y el otro se excusó enojado y apuntó con un arma de juguete. “Yo quería la bici”, dijo, de acuerdo con la emisora Sol 9.15 de la ciudad de Rosario.

En medio de este episodio Evangelina no pudo controlarse y rompió en llanto, no por miedo sino de pena.

Según los describió Evangelina: “Eran chiquitos, pero estaban serios como grandes, estaban descalzos, uno tenía un short sin remera y el otro un pantaloncito del hombre araña todo roto y tampoco tenía nada arriba.

Evangelina les ofreció a los pequeños entrar a la casa y darles un mate cocido. “No los trate como niños, porque son delincuentes”, fue la sugerencia del policía.

Pero ella le respondió: “Son chicos, y hay que tratarlos como si les das una oportunidad y los tratas como se merecen y les hablas como corresponde, ellos pueden cambiar, recuperarse”.

Los niños estaban sin documentos, no iban a la escuela. La mamá tiene una discapacidad y está atravesada por una situación de consumo de drogas, explicó la secretaria de Acción Social de ese municipio, Rosana Fornassiero, según esa emisora.

**************************************

Historias de convicción:

Trabajó para la mafia y fue un adicto durante décadas, al fin se libera con ayuda de la meditación>

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS