Huawei y los contraataques del régimen chino: 5 revelaciones clave

Por Tang Hao - La Gran Época

Mientras que la guerra comercial entre Estados Unidos y China parece estar enfriándose, la guerra de Estados Unidos contra el gigante chino de las telecomunicaciones Huawei apenas está comenzando. La forma en que Huawei y el régimen comunista chino responden a las presiones revela el funcionamiento interno clave entre el régimen chino y Huawei y lo que está en juego para las autoridades chinas.

La directora financiera de Huawei, Meng Wanzhou, que fue arrestada por una solicitud de extradición de Estados Unidos en el aeropuerto de Vancouver en diciembre de 2018, regresó a los tribunales como parte de su proceso de extradición el 6 de marzo.

Pocos días antes, el 1 de marzo, el Departamento de Justicia de Canadá anunció que está autorizando los procedimientos judiciales para que sigan adelante en el caso de su extradición. La embajada de China en Ottawa dio una respuesta rápida, calificándola de “persecución política” contra Huawei.

Ese mismo día, varios periodistas estadounidenses revelaron que Huawei los había invitado a viajar a China con todos los gastos pagados.

Comprar la opinión pública

El periodista del Washington Post Josh Rogin publicó una carta de invitación de Huawei en Twitter, invitándolo a “unirse a un grupo selecto de periodistas estadounidenses” para visitar las instalaciones de la compañía en Shenzhen y “reunirse con varios ejecutivos de Huawei, recorrer sus diversas líneas de productos y mantener conversaciones extraoficiales sobre los diversos desafíos que la compañía enfrenta en Estados Unidos”.

La carta también pedía a Rogin que no hablara de la invitación con otros debido al “número limitado de plazas” disponibles para el viaje.

Si bien en la industria periodística china es común que se realicen viajes de este tipo, para los periodistas occidentales la aceptación de viajes pagados es una línea importante que no debe cruzarse en Occidente, ya que podría afectar a la objetividad y ética del periodista.

Declarando su rechazo a la oferta en Twitter, Rogin dijo: “Cualquier periodista estadounidense que acepte dinero de Huawei debería estar avergonzado y deshonrado”.

Otros periodistas, incluyendo a Jonathan Landay de Reuters y Ana Swanson de The New York Times y otros, también recibieron la misma invitación, pero dijeron que sus cartas fueron enviadas por la embajada china.

Inicio de una guerra legal

Además de lanzar una guerra mediática, Huawei también está lanzando una guerra legal.

La directora financiera de Huawei, Meng Wanzhou, deja su hogar en Vancouver con agentes de seguridad para comparecer ante el Tribunal Supremo de Columbia Británica, en Vancouver, Canadá, el 6 de marzo de 2019. (Foto de Don MacKinnon / AFP) (El crédito de la foto debe ser DON MACKINNON/AFP/Getty Images)

El 3 de marzo, Meng presentó una demanda civil para demandar al gobierno de Canadá, a la agencia fronteriza y a la Policía Montada del Canadá, diciendo que fue detenida, registrada e interrogada antes de que se le dijera que estaba bajo arresto.

El 7 de marzo, Huawei inició una demanda contra el gobierno de Estados Unidos por prohibir a las agencias federales el uso de los productos de la compañía de telecomunicaciones.

Guerra psicológica

Pocos días después de que Canadá diera autorización para proceder con las audiencias de extradición de Meng, China acusó de robar secretos de Estado a ciudadanos canadienses, Michael Kovrig y Michael Spavor, que habían sido recientemente detenidos.

La detención de los dos canadienses, junto con el recrudecimiento de la sentencia de otro canadiense acusado de contrabando de drogas a la pena de muerte, se consideran en general como una represalia de China por el arresto de Meng en Canadá.

Más recientemente, China bloqueó los embarques de colza de una empresa con sede en Winnipeg.

Revelaciones

El uso de la guerra mediática, legal y psicológica de Beijing para proteger a Huawei muestra que Huawei y el Partido Comunista Chino (PCCh) están trabajando en equipo para atacar a Estados Unidos y Canadá.

Se puede observar mucho de la acción colectiva del PCCh y  Huawei y de su funcionamiento interno cuando intentan lanzar un contraataque contra Occidente.

Observación 1: la estrecha relación entre el PCCh y Huawei

Aunque tanto Huawei como el PCCh afirman reiteradamente que Huawei es una empresa privada y que no existe un vínculo formal entre ambos, las recientes acciones que el PCCh ha efectuado están dejando al descubierto el delgado velo que los separa. Después de la detención de Meng, el aparato diplomático y propagandístico del Partido comenzó a atacar constantemente al gobierno canadiense, mientras que ciudadanos canadienses fueron detenidos y la embajada de China en Estados Unidos envió una invitación a los medios de comunicación estadounidenses en nombre de Huawei.

El presidente de Huawei, Ren Zhengfei (Der.), muestra al líder chino Xi Jinping los alrededores de las oficinas de la empresa de tecnología en Londres, el 21 de octubre de 2015. (MATTHEW LLOYD/AFP/Getty Images)

Fundada por el ex oficial del Ejército Popular de Liberación (EPL) Ren Zhengfei, se dice que Huawei tiene vínculos con el ejército rojo, el aparato de seguridad pública chino y el ex líder del régimen chino Jiang Zemin. Estas fuertes conexiones significan que muchos líderes del Partido tienen mucho en juego con Huawei. Además, después de haber ocupado un puesto ejecutivo en la empresa durante mucho tiempo, Meng debe tener mucha información confidencial que el régimen chino no quiere que caiga en manos de los fiscales estadounidenses.

Observación 2: la dependencia estratégica de PCCh y Huawei

El EPL de China lanzó por primera vez una estrategia de guerra mediática, legal y psicológica en 2003, empleándola como una táctica básica hacia Taiwán. Ahora la misma estrategia estatal se está aplicando en la batalla de Huawei contra Estados Unidos y Canadá.

El hecho de que la estrategia esté siendo utilizada por el PCCh para Huawei muestra el nivel de importancia que el Partido le otorga a la compañía de telecomunicaciones.

La compañía es parte de muchos de los proyectos de monitoreo y vigilancia del régimen, incluyendo el Proyecto Escudo Dorado, el Proyecto Skynet y el Proyecto Xueliang. También es un activo fundamental en la ambición de Beijing de dominar la emergente tecnología 5G.

Observación 3: el régimen chino quiere demostrar su autoridad a nivel nacional

La economía de China se está deteriorando y el régimen es consciente de que muchos en el Partido no están satisfechos con la manera en que se están manejando los asuntos comerciales entre Estados Unidos y China.

Las autoridades, por lo tanto, quieren utilizar su apoyo a Huawei como una señal de fuerza a nivel nacional.

Observación 4: el PCCh quiere que el asunto forme parte de las negociaciones comerciales de Trump-Xi

Según los medios de comunicación, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder chino Xi Jinping podrían reunirse a finales de este mes para llegar a un acuerdo comercial. Como el asunto de Huawei está haciendo mucho ruido, el PCCh quiere que la empresa y el caso de Meng sean parte de las discusiones en las negociaciones comerciales.

Observación 5: crear una brecha entre Canadá y Estados Unidos

Aunque Meng fue arrestada a petición de Estados Unidos, fueron los ciudadanos y las industrias canadienses los objetivos a los que apuntó China, tratando de presionar psicológicamente a Canadá para que planteara objeciones a Estados Unidos, por lo que Canadá quedó atrapado en el medio.

Este objetivo está en línea con la estrategia del PCCh de crear una cuña entre las alianzas occidentales para dividir y conquistar.

 

***

Mira a continuación

Los negocios son una guerra

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS