Celebridades de Hollywood comparten sus experiencias de “vida más allá de la muerte”

Por Jocelyn Neo - La Gran Época

 

¿Fallecer es tan aterrador como parece?  No, no lo es…. al menos no para estas cinco celebridades que han contado sus experiencias cercanas a la muerte (ECM).

Ilustración – Shutterstock/lassedesignen

1- Elizabeth Taylor

©Getty Images|AFP/Stringer

Elizabeth Taylor fue una actriz británico-americana que comenzó su carrera de actriz cuando era una niña. En varias entrevistas, recordó cómo había dejado de respirar por cinco minutos durante una cirugía de espalda en 1962, que la condujo a una ECM.

Cuando Taylor estuvo en el programa de Oprah Winfrey en 1992, confirmó que no tenía miedo de morir después de la ECM.

Recordó que su alma se alejaba de su cuerpo y vio a los médicos tratando de revivirla antes de entrar en un túnel y ver a su tercer esposo, Mike Todd. Todd había muerto en un accidente de avión en 1958.

©Getty Images/AFP/Stringer

Taylor dijo a CNN en una entrevista que estaba feliz de ver a Todd y que quería quedarse con él, pero él le dijo que no podía quedarse.

“Tienes que luchar para volver”, dijo Taylor recordando las palabras de Todd. “Tienes mucho por hacer. Y tienes que luchar”.

Cuando regresó a su cuerpo y se despertó, se dio cuenta de que los médicos la habían declarado muerta.

2- Jane Seymour

©Getty Images/Alberto E. Rodriguez

Jane Seymour, otra actriz inglés-americana, conocida por sus papeles en las películas de James Bond, tuvo una ECM en 1988 a la edad de 36 años.

Seymour estaba en España rodando una película cuando se enfermó de bronquitis. Se le inyectó un antibiótico en una vena y no en un músculo, lo que le provocó un shock anafiláctico.

©Getty Images | Matthew Peyton / Stringer

“Morí y me resucitaron”, dijo Seymour a Omaha World-Herald. “Y tuve una visión, vi una luz blanca y miré hacia abajo y me vi a mí misma en esta habitación con una enfermera tratando frenéticamente de salvar mi vida y pinchándome con inyecciones, y vi con calma todo eso”.

Después de su ECM tiene una nueva perspectiva de la vida y se dio cuenta de que las cosas materiales no son tan significativas.

“Me dio una perspectiva de lo frágil que es la vida y me hizo apreciar lo que es importante”, dijo a Belfast Telegraph. “No son lujos como yates y casas enormes o premios, es el amor que compartes con tu familia y amigos, y la diferencia que haces al crear conciencia sobre causas y ayudar a mejorar la vida de los demás”.

3 – Sharon Stone

©Getty Images | Gregg DeGuire

La actriz americana Sharon Stone sufrió una hemorragia cerebral en 2001 y tuvo una ECM en la que vio un “algo hecho de luz blanca” mientras estaba inconsciente en el tubo de resonancia magnética. Dijo a Closer Weekly que vio a unos conocidos que habían muerto.

“Comencé a ver y a ser recibida por algunos de mis amigos… gente que me era muy, muy querida (que había muerto). Con esto tuve un verdadero viaje que me llevó a lugares tanto de aquí como del más allá”.

“Pero fue muy rápido… ¡Whoosh! De repente, estaba de vuelta. Estaba en mi cuerpo”, añadió.

©Getty Images/Pascal Le Segretain

Al igual que otros que han tenido una ECM, Stone ya no le teme a la muerte.

“No tengo miedo de morir y puedo decirle a otras personas que es algo fabuloso y que la muerte es un regalo”, dijo. “Cuando la muerte llega a ti, como lo hará, es algo glorioso y hermoso. Tuve una increíble sensación de bienestar y la sensación de que está muy cerca. La muerte está muy cerca y es muy segura. No es una cosa lejana o aterradora”.

“Siento que Dios me mantuvo aquí por alguna razón”, agregó.

4 – Tracy Morgan

©Getty Images | Kris Connor

El actor y comediante estadounidense Tracy Morgan resultó gravemente herido en 2014 tras un accidente automovilístico mortal en el que falleció su amigo James McNair.

Cuando Morgan estaba en coma, después del accidente, tuvo una ECM donde vio a su difunto padre, Jimmy Morgan, que murió en 1987.

“Tenía esto verde, esta cosa verde encima”, recordó Morgan en el programa de Oprah Winfrey, describiendo el momento en el que vio a su padre. “Recuerdo que dijo: ‘No estoy listo para ti, hijo'”. Empecé a llorar tan fuerte. Probablemente más de lo que lloré en su funeral. No dejaba de decir “papá”. Era mi mejor amigo en la vida”.

©Getty Images/Nicholas Hunt

Morgan afirma que habló con Dios durante su experiencia fuera del cuerpo.

“¿Sabes lo que Dios me dijo? Dijo: ‘Tu habitación no esta lista’. Todavía tengo algo que hacer”, dijo a COMPLEX.

Además, después de la experiencia, es un hombre diferente.

“Nunca vas a ser normal después de pasar por algo así”, dijo. “No se muere por unas semanas y luego vuelves a la normalidad, créeme. Algo va a faltar, algo se va a ganar, solo tienes que vivir tu vida después de eso”.

Y se encontró a sí mismo diciendo “Te amo” a extraños 200 veces al día.

“¡No tengo que conocerte para amarte! Así es como se supone que debemos ser como seres humanos. Se supone que debemos cuidarnos unos a otros”, le dijo a Winfrey.

Añadió que había descubierto la paz desde su roce con la muerte.

“Cuando estás en coma de ocho a diez días y sobrevives, créeme, estás en paz”, dijo. “He estado en el otro lado y volví con regalos. Estos chistes que les estoy haciendo, son regalos”.

5 – Carl G. Jung

©Getty Images/Central Press

Carl G. Jung era un psiquiatra suizo de renombre mundial. En 1944, sufrió un ataque al corazón después de lastimarse el pie y tuvo una ECM mientras estaba en el hospital, que luego la describió en su libro “Memorias, Sueños y Reflexiones”.

Recordó haber experimentado “delirios y visiones” y estaba “en lo alto del espacio”, donde vio la Tierra, el mar, los continentes y “también podía ver los Himalayas cubiertos de nieve”.

Jung llegó más tarde a un templo, donde dijo que había ocurrido algo extraño.

©Getty Images | Central Press

“Tenía la sensación de que todo se estaba deshaciendo; todo lo que quería o deseaba o pensaba, toda la fantasmagoría de la existencia terrenal, se desplomaba o era despojada de mí, un proceso extremadamente doloroso”, relató.

“Esta experiencia me dio un sentimiento de extrema pobreza, pero al mismo tiempo de gran plenitud. Ya no había nada que yo quisiera o deseara”, añadió.

Más tarde, vio al médico que solía tratarlo subir flotando en su “forma primordial” para entregarle el mensaje de que debía regresar a la Tierra, lo que le molestó.

“Me sentí profundamente decepcionado, porque ahora todo parecía haber sido en vano”, recordó. “El doloroso proceso de defoliación había sido en vano, y no se me permitiría entrar en el templo, unirme a la gente a cuya compañía pertenecía”.

Jung se dio cuenta más tarde de que el médico podía haber muerto en su lugar porque le había revelado su “forma primordial”. Sus temores se hicieron realidad: su médico murió el día en que se le permitió sentarse en su cama por primera vez.

Ilustración – Shutterstock/kornpoj

Según una encuesta Gallup de 1992 citada por la Near-Death Experience Research Foundation, se estima que 13 millones de estadounidenses han tenido una ECM, con cerca de 774 ECM ocurriendo diariamente en el país.

******************************

¿Sabías?

El libro chino más traducido en la historia se lee en 40 idiomas pero está prohibido en China

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS