Niña argentina que se curó su cáncer terminal festeja con un emotivo ritual tradicional

Por Anastasia Gubin - La Gran Época

En el Hospital Boston Children todos los pacientes que logran curarse deben cumplir con un emocionante ritual: tocar con fuerza una campana que anuncia así la feliz noticia, para que todos la escuchen y se den fuerza con el entusiasmo.

Esta semana llegó el turno de Estefanía Tarulla Zottola, la pequeña de cinco años que conmovió a muchos cuando en enero de 2018 recibió el diagnóstico terminal de una enfermedad maligna de alto grado en la médula ósea, de los que solo hay 15 casos en el mundo como el suyo, informó Naaju.

Acompañada por sus padres, Emiliano y Carolina, la niña recibió hermoso ramo de flores rosadas que entregó a la madre para alzarse luego en los brazos de papá y tomar la cuerda de la campana.

Con gran resolución Estefanía tiró de la cuerda festejando el inicio a una nueva etapa de vida, que la llevará de vuelta a su hogar.

“El cáncer ha desaparecido”, dijeron los padres en su página “Ayudemos a Stefi” de Facebook.

“Toca fuerte princesa la campana, que todos la oigan, que sepan que lo lograste. Toca tan fuerte que cada niño sepa que será el próximo en tocarla, toca fuerte Stefi… Por vos, por tu vida, por todo aquello que quedó atrás”, escribió un usuario de Facebook ante la buena noticia que la niña estaba de alta.

Los momentos de desesperación quedaron atrás. Estos comenzaron cuando el 22 d febrero de 2018 los padres ingresaron a la menor a la Clínica Los Arcos de Buenos Aires por presentar durante nueve días fuertes dolores de cabeza y espalda. Allí les mostraron las imágenes de un tumor alojado en el cerebelo, del tamaño de una pelota de pin pong.

“Era impensado su diagnóstico, la peor noticia”, divulgó la familia compuesta por los padres, un hijo de siete años y Stefanía que en ese entonces cumplía cuatro años.

“Eso no podía ser real, queríamos despertar y pensar que era una confusión. En ese momento que se nos vino el mundo abajo. A pesar del dolor infinito que sentíamos, no íbamos dejar morir a nuestra hija. La Resonancia Magnética mostraba 3 tumores malignos diseminados por toda la columna vertebral”.

“Ante el informe recibido, que su enfermedad es terminal, que NO existe posibilidad de salvar su vida o prolongarla por mayor tiempo posible, es que inmediatamente decidimos comunicarnos con diferentes países”, relataron Emilio y Carolina.

Ellos no se rindieron y la niña tampoco. Después de reunir el dinero en una colecta, la pequeña viajó a Boston y completó con éxito el tratamiento en el Hospital de Niños de la ciudad.

Este miércoles tocó la campana de la salud.

Nunca nos dio tanta alegría el sonido de la campana. Cuando yo iba a la escuela la campana se tocaba para salir a jugar, a disfrutar, para pasarla bien con amigos entre risas y juegos. Ahora es por lo mismo, salir a la vida feliz, llena de cosas lindas. Les deseo lo mejor. Lo pasado pisado. Vivan felices. Ese capitulo del libro ya pasó. Besos”, comentó Silvina Guzzi, en la página social “Ayudemos a Stefi”.

********************************

A continuación

Dos gemelas meditaban en un parque cuando la policía china las separa de su madre

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS