Continúa persecución a Falun Dafa en China: más de 900 practicantes son sentenciados por su fe en 2018

Por Nicole Hao - La Gran Época

En 2018, el régimen chino condenó a 933 chinos por practicar Falun Dafa, una práctica espiritual prohibida y severamente perseguida por las autoridades desde 1999.

Falun Dafa, también conocido como Falun Gong, fue una vez promovido y elogiado por el Partido Comunista Chino después de que millones de chinos mejoraron su salud física y mental con la práctica. Pero, temiendo que su popularidad socavara la autoridad del Partido, en julio de 1999, el entonces líder del Partido Jiang Zemin lanzó una persecución a nivel nacional, movilizando todo el aparato de seguridad del país para localizar, arrestar y detener a los practicantes de Falun Dafa.

Desde entonces cientos de miles de personas fueron detenidas en cárceles, prisiones, campos de trabajo y centros de lavado de cerebro, donde a menudo son torturadas física y psicológicamente en un intento de obligarlas a renunciar a su fe.

Aunque la Constitución de China garantiza la libertad de creencias, los practicantes de Falun Dafa y otras religiones minoritarias siguen siendo acosados y castigados arbitrariamente por las autoridades locales. La acusación utilizada con más frecuencia contra ellos es la de “infringir la ley”.

Hoy en día, la persecución no ha disminuido. Profesores, maestros, eruditos, empresarios, ingenieros superiores, doctores y jueces fueron algunos de los practicantes de Falun Dafa de 27 provincias que fueron sentenciados por los tribunales chinos en 2018, siendo la condena más larga de 14 años de duración, de acuerdo con la información más reciente recopilada por Minghui.org, un sitio web radicado en EE.UU. que hace un seguimiento de la persecución a Falun Dafa en China.

Los practicantes fueron multados con un total de 2463 millones de yuanes (370.000 dólares) por razones arbitrarias relacionadas con su fe.

Guo Zhenxiang, de 82 años, de la ciudad de Zhaoyuan, provincia de Shandong, fue perseguida hasta que murió el 11 de enero de 2019, varias horas después de haber sido ingresada en una comisaría.

Minghui.org informó el 18 de enero que la familia de Guo dijo que ella estuvo muy saludable en los últimos 20 años, y que se sentía muy bien cuando se fue de casa a primeras horas de la mañana. Pero a las 10 de la mañana del 11 de enero, la policía llamó a la familia y dijo que Guo había muerto de una enfermedad.

La familia dijo que al principio la policía se negó a dejarles ver el cuerpo de Guo, y finalmente les dijeron que ya habían enviado el cuerpo a una funeraria.

Minghui.org informó el 4 de febrero que la familia de Guo contrató a dos abogados, a quienes finalmente se les permitió ver su cuerpo. Descubrieron que su cabeza tenía estasis sanguínea y cuestionaron el relato policial de su muerte.

Cuando los abogados solicitaron un video del proceso de interrogatorio de Guo, la policía se negó y dijo que Guo se había caído sola y había muerto. También negaron lo que dijeron inicialmente, que Guo había muerto de una enfermedad.

Al menos 4236 practicantes de Falun Dafa fueron perseguidos hasta su muerte en China desde julio de 1999, según Minghui.org, aunque expertos en derechos humanos creen que el número real es probablemente mucho mayor debido a la dificultad de obtener información sensible de China.

Detenciones múltiples

Yang Xiyuan, de 83 años, reside en el distrito de Wujin, en la ciudad de Changzhou, en la provincia de Jiangsu, en China oriental. Es el practicante más anciano de los que fueron detenidos en 2018, según Minghui.org.

Yang es un granjero. Se volvió más saludable y más animado después de empezar a practicar Falun Dafa en la década de 1990. Luego de que el régimen chino inició la persecución, Yang continuó practicando.

Pero en 2005, fue arrestado y sentenciado a siete años de prisión, según Minghui.org. Tras su liberación en 2012, Yang regresó a casa y continuó practicando.

El 9 de julio de 2017, Yang fue detenido y registrado por agentes de seguridad nacional. Después de que encontraron material de Falun Dafa en un bolso que portaba, fue detenido una vez más. Los agentes y la policía local también allanaron su casa y confiscaron valiosas pertenencias personales, según un informe de Minghui.org de mayo de 2018.

El 4 de enero de 2018, el tribunal del distrito de Wujin sentenció a Yang a dos años de prisión sin notificar a su familia. Yang hoy continúa detenido en una prisión de la ciudad de Suzhou.

Detección de alta tecnología

Kong Jie, de 63 años, doctora en química y empleada de la Universidad Normal del Noroeste, fue condenada a dos años de prisión y a una multa de 3000 yuanes (445 dólares) en mayo de 2018 por el tribunal del distrito de Fengtai en Beijing, según se informó el 5 de enero de 2019 en el sitio Web de la Universidad Normal del Noroeste de China.

Kong fue arrestada en la Estación de Ferrocarril de Beijing Oeste cuando trató de tomar el tren de regreso a su ciudad natal en el noroeste de la Provincia de Gansu junto con su esposo el 31 de agosto de 2017, según Minghui.org. La policía la detuvo y escaneó su tarjeta de identificación. El sistema informático mostró que Kong era practicante de Falun Dafa. La policía procedió a confiscar libros, una computadora portátil, un disco duro externo y dinero en efectivo que llevaba en su bolso. Luego, irrumpieron en su casa, donde le quitaron el teléfono celular, discos DVD y el disco duro de su computadora.

Anteriormente Kong fue detenida en tres ocasiones. En 2005, fue sentenciada a tres años en un campo de trabajo forzado. En 2010, fue sentenciada a 30 meses en otro campo de trabajo. Luego, en 2016, la policía trató de secuestrarla de su casa y en el proceso le rompió el brazo. Finalmente la liberaron, pero no le dieron ningún tratamiento.

Minghui.org entrevistó a la familia y amigos de Kong, quienes dijeron que sufrió torturas, abusos, lavado de cerebro y golpizas en sus anteriores detenciones.

¿Sabías?

Qué es Falun Dafa y por qué se propagó por todo el mundo

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS