La llamada de su mamá salvó a este jugador de 15 años del Flamengo de morir en el voraz incendio

Por La Gran Época

La llamada telefónica de una madre salvó quizás en el último minuto a un jugador de fútbol de 15 años en Brasil, del mortal incendio que mató a diez personas en el club de fútbol Flamengo de Río de Janeiro.

El incendio ocurrió la madrugada del viernes en el llamado Ninho do Urubu, centro de entrenamientos del Flamengo, cuando al parecer un cortocircuito en un aparato de aire acondicionado provocó las llamas en uno de los alojamientos de las divisiones inferiores.

Ryan Matheus, jugador de 15 años que se encontraba en el centro de entrenamientos antes de que produjera el incidente, debía quedarse en los dormitorios la noche del incendio, pero cuando se canceló el entrenamiento, su madre insistió en que volviera a casa.

“El entrenamiento de la mañana fue cancelado, así que mi madre insistió en que volviera a casa. Se suponía que debía salir del club después del almuerzo, pero ella insistió en que volviera”, dijo Ryan Matheus a la agencia Reuters.

Cuando se desató el incendio, Ryan Matheus, que debía estar a esa hora en los dormitorios, comenzó a recibir mensajes de sus amigos preocupados por él.

Los aficionados del club de fútbol brasileño Flamengo se reúnen alrededor de la sede del club en el barrio de Gavea para rendir homenaje a las víctimas del incendio que se produjo en el centro de entrenamiento del club, dejando 10 muertos y varios heridos, en Río de Janeiro, Brasil, el 9 de febrero de 2019. (Foto de FERNANDO SOUZA/AFP/Getty Images)

“Luego recibí muchas llamadas, mensajes de amigos que pensaban que me había quedado en el club”, contó el joven futbolista, que salvó su vida debido a ese presentimiento de su madre.

La alcaldía de Río de Janeiro dijo que el dormitorio destruido por el incendio fue construido en terrenos que no estaban registrados como edificios, y que el club no tenía permiso para construir alojamientos allí.

El Flamengo, que es el club de fútbol más popular de Brasil, continuó de luto este domingo cuando despidió a los diez jugadores de su cantera que murieron en el incendio, todos jóvenes de entre 14 y 16 años.

Uno de los momentos más emotivos este domingo fue el entierro de los restos de Christian Esmerio, un prometedor portero que falleció con 15 años y ya había sido convocado varias veces para la selección juvenil de Brasil.

Vista aérea del centro de entrenamiento del club de fútbol brasileño Flamengo después de que un edificio que albergaba a jugadores de entre 14 y 17 años se incendiara en el barrio de Vargem Grande, al oeste de Río de Janeiro, Brasil, el 8 de febrero de 2019. (Foto de MARIE HOSPITAL/AFP/Getty Images)

El incendio dejó también tres heridos que siguen hospitalizados.

Uno de ellos, Jhonatan Cruz Ventura de 15 años continúa este domingo en estado grave, mientras que los otros dos podrían recibir el alta en los próximos días, según los médicos que les atienden.

La identificación de los fallecidos se dificultó por el alto grado de carbonización de los restos y, hasta hora, solo pudieron ser reconocidos ocho de los diez jóvenes.

“Nosotros, los jugadores jóvenes, pasamos tiempo juntos todos los días. Ahora va a estar muy vacío sin ellos”, confesó conmovido Ryan Matheus, al referirse a la pérdida de sus compañeros de equipo.

Los aficionados del club de fútbol brasileño Flamengo se reúnen alrededor del Estadio Maracaná para rendir homenaje a las víctimas del incendio que se produjo en las instalaciones de entrenamiento del club, el 9 de febrero de 2019. – (Foto de FERNANDO SOUZA/AFP/Getty Images)

El siniestro desató una ola de solidaridad con el Flamengo, que desde el pasado viernes no ha dejado de recibir mensajes de pesar de todos los equipos de Brasil y muchos de los más importantes clubes y jugadores del mundo.

(Con información de la agencia EFE y Reuters)

***************************************************

Te puede interesar:

Sterling Campbell, baterista de David Bowie, cuenta cómo dejó las drogas en solo 2 semanas

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS