Venezolanos celebran la llegada de ayuda humanitaria a ambos lados de la frontera de Cucuta

Por La Gran Época

Venezolanos celebran en ambos lados de la ciudad fronteriza de Cucuta, Colombia, la primera llegada de camiones con ayuda humanitaria proveniente de Estados Unidos.

Algunos manifestantes en el sector colombiano sostuvieron carteles pidiéndole al líder de la dictadura socialista, Nicolás Maduro, que renuncie a la opresión y ceda para que la ayuda humanitaria de alimentos y fármacos llegue a su destino. Otros llevaron carteles solicitando al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que no los abandone.

En el lado venezolano el número de personas presentes fue aumentando a medida que pasaron las horas, según Reuters.

El cargamento llegó el 7 de febrero hasta un centro de acopio cerca del puente fronterizo Tienditas entre Colombia y Venezuela, escoltado por la policía motorizada, sin embargo, los camiones quedaron a la espera que Maduro ordene despejar los contenedores con que bloqueó el paso hace dos días. El líder socialista argumenta que no hay una crisis humanitaria que lo justifique.

En el centro de acopio tras una conferencia de prensa comenzaron los operativos de distribución de los productos.

El presidente interino de Venezuela, Juan Guadó, comunicó en un mensaje de Twitter la llegada de los alimentos e isumos de primera necesidad y dijo que “está en manos de la Fuerza Armada Nacional (FAN) permitir que sus familias reciban la ayuda que necesitan. Gracias a todos los que hicieron que esta ayuda sea realidad”.

Elliott Abrams, enviado especial de Washington en Venezuela, declaró a la prensa que la distribución está siendo coordinada con el equipo del presidente interino, informó Reuters. Abrams aprovechó aenviar un mensaje a Maduro reclamando una respuesta adecuada a la crisis.

“Déjelo entrar, eso es lo que estamos pidiendo, déjelo entrar”, dijo Abrams durante una sesión informativa del Departamento de Estado estadounidense. El enviado pidió apoyo a los miembros de las fuerzas armadas de Venezuela para que persuadan a Maduro a que renuncie o desobedezcan sus órdenes y permitan que la ayuda llegue de inmediato donde se necesita.

“Esto me da mucha esperanza, especialmente para la familia que dejé atrás, mis hijos, mi esposa”, dijo a Reuters Israel Escobar, un venezolano de 42 años que vino a Cucuta hace un año para vender helados en las calles. “Este es un paso más para acabar con ese terrible régimen”.

Él (Maduro) no quiere permitir esta ayuda en Venezuela. Gente, no estamos hablando de política aquí o de colores (partidos políticos). Estamos hablando de seres humanos aquí, de dignidad humana. Estamos hablando de los ancianos, que están a punto de morir, de niños que han muerto por falta de medicamentos, alimentos. La gente, visita los hospitales de Venezuela y verás la realidad de lo que estamos viviendo”, declaró a la agencia de noticias Ibrahim Guerrero, otro manifestante venezolano en Cucuta.

Descubra a continuación

El alto precio de contar la verdad en China hoy

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS