Mujer interviene en una “pelea de perros” y termina forcejeando con un puma

Por Simon Veazey - La Gran Época

Una mujer separó lo que pensaba eran perros peleando fuera de su casa en Idaho, solo para descubrir que el animal que sujetaba con una mano era un puma.

Según el Departamento de Casa y Pesca de Idaho (IDFG, por sus siglas en inglés), la mañana del 30 de enero una mujer fue alertada sobre una pelea que tenía su perro frente a su casa en el pequeño pueblo de Mackay.

Asumiendo que se trataba de dos perro, ella intervino.

“Cuando separó a los dos animales, se dio cuenta de que en una mano tenía un puma de más de 15 kilos y no otro perro como suponía”, dijo un comunicado de IDFG. “La mujer sujetó a su perro y al puma mientras gritaba a su marido, que aún estaba dentro de la casa, para que agarrara un arma.”

“Su marido respondió y rápidamente se encargó del puma mientras la mujer seguía sosteniéndolo”.

Según el IDFG, tanto la mujer como el perro están bien, pero sufrieron algunos arañazos.

Foto de archivo de un puma en California. Noviembre de 2014. (Servicio de Parques Nacionales, vía AP, Archivo)

El pequeño pueblo de Mackay se encuentra entre la Cordillera de White Knob y la Cordillera de Lost River, hogar de las montañas más altas del estado, lo que le ha valido el apodo de “La cima de Idaho”.

Raramente atacan a humanos

Según el IDFG, Idaho tiene una abundante y sostenible población de pumas.

El incidente de Mackay fue el tercero en un mismo mes en el que un puma ataca a un perro.

IDFG aconseja: “Las personas que viven cerca de ciervos que invernan deben entender que es probable que haya pumas cerca, y también deben ser conscientes de su entorno y no dejar a sus mascotas fuera y sin vigilancia, especialmente en las primeras horas de la mañana, en las últimas horas de la tarde y en la noche, cuando los pumas son más activos. ”

Los ataques de los pumas a los humanos son raros.

Un puma se abre paso a través de la nieve en las faldas de las colinas de Golden, Colorado, el 3 de abril de 2014. (Rick Wilking/Reuters/File Photo)

No se han registrado incidentes de pumas que maten a personas en Idaho, de acuerdo con IDFG, pero en Oregon y Washington sí ocurrieron dos muertes humanas a causa de pumas en 2018.

Apenas unos días después del incidente en Idaho, un deportista luchó contra un puma en Colorado, sufriendo heridas graves por las mordeduras antes de liberarse y matar al animal.

Los informes posteriores indicaron que estranguló al animal hasta matarlo.

El hombre no identificado llegó al hospital después del incidente en las colinas de Horsetooth Mountain el 4 de febrero, con lo que el Departamento de Parques y Vida Silvestre de Colorado (CPW, por sus siglas en inglés) describe como lesiones graves, pero no mortales”.

El deportista escuchó algo detrás de él en el sendero, dice una declaración de CPW, y cuando se dio la vuelta para mirar, un puma se lanzó sobre él.

Se trataba de un puma joven.

“El puma se abalanzó sobre el corredor, mordiéndole la cara y la muñeca”, dijo el comunicado de CPW. “Fue capaz de luchar y liberarse del animal, matándolo en defensa propia”.

Se recomienda apuntar a los ojos y la nariz

“El corredor hizo todo lo que pudo para salvar su vida. En caso de un ataque de puma, usted necesita hacer todo lo que esté a su alcance para defenderse, tal como hizo este caballero”, dijo Mark Leslie, gerente de Colorado Parks Wildlife Northeast Region, en una declaración.

Los machos adultos pueden llegar a pesar más de 80 kilos y las hembras cerca de 60. En raras ocasiones sobrepasan los 90 kilos. Los machos adultos miden de 1,8 a 2,5 metros desde la nariz hasta la punta de la cola y las hembras de 1,5 a 2 metros.

Aquellos que tienen la suerte -o mala suerte- de tener uno de estos raros encuentros, son aconsejados por el CWP para que mantengan la calma, hablen con firmeza y nunca le den la espalda al animal.

“Deténgase o retroceda lentamente, si puede hacerlo con seguridad”, dice el consejo de CWP. “Correr puede estimular el instinto del puma a perseguir y atacar. Enfrente al animal y póngase de pie”.

Tres cachorros de puma huérfanos de 11 meses de edad juegan en un parque de animales en California el 26 de abril de 2007. Cougar (David Paul Morris/Getty Images)

Nunca se acerque a un puma, especialmente a uno con crías.

Si el puma se comporta agresivamente, el consejo es tirar piedras, ramas o lo que tenga a mano, pero “sin agacharse ni dar la espalda”. ”

“Luche si un puma lo ataca. Estos animales han sido ahuyentados por presas que se defienden. La gente se ha defendido exitosamente con piedras, palos, gorras o chaquetas, herramientas de jardín y sus propias manos. Recomendamos apuntar a los ojos y a la nariz, ya que son zonas sensibles”.

A continuación:

Un largo camino a casa

“Estaba horrorizada… no sabía que algo así podría pasarle a cualquiera”. Conoce esta increíble historia de amor y fuerza

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS