Negociaciones comerciales entre EE.UU. y China dejan muchos temas sin resolver

Por Emel Akan - La Gran Época

WASHINGTON – Estados Unidos y China pusieron fin a dos días de negociaciones de alto nivel el 31 de enero, y dejaron todas las esperanzas de alcanzar un acuerdo para la próxima reunión entre el presidente Donald Trump y el líder chino Xi Jinping. Aún existe una gran brecha entre las demandas de Estados Unidos y lo que Beijing está dispuesto a ofrecer.

“Creo que hemos hecho grandes progresos”, dijo Trump a los periodistas durante su reunión con el Vice Premier de China, Liu He, en la Oficina Oval.

Dijo que podría encontrarse con Xi “tal vez una o dos veces”, para concluir un acuerdo comercial.

“Cuando el presidente Xi y yo nos reunamos, queremos que las diferencias se disipen para que podamos discutir ciertos puntos -y yo diría que también estoy de acuerdo-, pero aún no estamos en esa etapa”, dijo.

Los funcionarios de Estados Unidos y China se reunieron en Washington el 30 y 31 de enero para tratar de resolver las diferencias y llegar a un acuerdo antes de la fecha límite del 1 de marzo. El representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, dirigió el segundo y último día de las conversaciones comerciales con el principal negociador de China, Liu, y su equipo. Las negociaciones de alto nivel fueron seguidas de una reunión de clausura entre Trump y Liu, donde ambas partes continuaron expresando optimismo.

Esta fue la reunión de más alto nivel desde que Trump se reunió con Xi el 1 de diciembre de 2018, cuando declararon una tregua de 90 días sobre las tarifas.

En la reunión, Lighthizer dijo que ambas partes hicieron progresos, pero que aún tienen muchos problemas sin resolver.

También dijo que las conversaciones se centraron en la solución de cuestiones estructurales y en la aplicación de un posible acuerdo, lo que sugiere que los puntos de fricción se centran principalmente en las prioridades de Trump, entre las que se incluyen poner fin al robo de propiedad intelectual (P.I.) y a la transferencia forzada de tecnología.

Una delegación estadounidense encabezada por Lighthizer celebrará otra ronda de conversaciones en febrero en Beijing, para dar seguimiento a las cuestiones pendientes.

Durante la reunión, la delegación china presentó una carta de Xi a Trump.

“En este momento, las relaciones entre China y Estados Unidos se encuentran en una etapa de importancia crítica”, dice la carta. “Espero que nuestras dos partes continúen actuando con un espíritu de respeto y cooperación mutuos e impulsen sus consultas reuniéndose a mitad de camino para llegar a un pronto acuerdo que redunde en beneficio de ambas partes”.

Tras la reunión, la Casa Blanca emitió una declaración final en la que enumeraba las prioridades de Estados Unidos, entre las que se incluyen el fin de la transferencia forzada de tecnología, el robo de propiedad intelectual, las barreras arancelarias y no arancelarias, el robo cibernético, los subsidios estatales y la manipulación de divisas, así como la apertura del mercado chino a los bienes, servicios y agricultura de Estados Unidos.

“Estados Unidos está particularmente enfocado en alcanzar compromisos significativos sobre temas estructurales y reducción del déficit. Ambas partes han acordado que cualquier resolución será plenamente ejecutable”, dijo la Casa Blanca en su declaración.

Washington señaló que no retrocederá a menos que China cambie fundamentalmente sus políticas.

“Si bien se han logrado avances, queda mucho trabajo por hacer”, dice la declaración, y agrega que el proceso de paz de 90 días acordado en Argentina representa una fecha límite difícil.

La Casa Blanca confirmó que si ambas partes no logran alcanzar un resultado satisfactorio para el 1 de marzo, Estados Unidos aumentará los aranceles sobre los productos chinos.

Unas horas antes de la reunión del 31 de enero, Trump publicó una serie de tweets, diciendo que las reuniones “iban bien con buena intención y espíritu en ambas partes”.

Expresó optimismo sobre hacer una “transacción integral” con China, pero dijo que cualquier acuerdo que no abra los mercados chinos a las empresas estadounidenses sería “inaceptable”.

Trump también dijo que los funcionarios chinos tienen un incentivo en llegar a un acuerdo para evitar los aranceles.

El crecimiento económico en China se desaceleró a su ritmo más débil en casi tres décadas en el cuarto trimestre, y eso está ejerciendo presión sobre el líder chino. El índice compuesto de Shanghai cayó casi un 25 por ciento en 2018.

Con la esperanza de un posible progreso en las negociaciones comerciales, las acciones chinas han ganado un 5 por ciento desde principios de este año. Si ambas partes no logran llegar a un acuerdo y se reanudan las tensiones comerciales, los problemas de China se agravarán, según los expertos.

Según Trump, el acuerdo final se hará cuando se reúna con su homólogo Xi antes de la fecha límite de marzo.

“No se llegará a un acuerdo final hasta que mi amigo el presidente Xi y yo nos reunamos en un futuro próximo para discutir y acordar algunos de los puntos más difíciles y de más larga data”, escribió Trump en Twitter, añadiendo que no dejará nada sin resolver sobre la mesa.

Mira a continuación:

Los negocios son una guerra

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS