Informe desclasificado revela que el 90% de EE.UU. podría morir con un ataque de pulso electromagnético

Por Daniel Ashman

China está construyendo ojivas nucleares especializadas tan potentes que una sola puede ser suficiente para devastar a Estados Unidos con su pulso electromagnético mejorado (EMP, por sus siglas en inglés), según un informe recientemente desclasificado por el Departamento de Defensa (DoD).

El informe, Escenarios de Ataque Nuclear EMP y Guerra Cibernética de Armas Combinadas, fue escrito por el Dr. Peter Vincent Pry para una comisión ordenada por el Congreso que investiga la amenaza de los EMP a Estados Unidos.

El informe advierte que las guerras futuras pueden parecer totalmente diferentes a las guerras pasadas debido a la creciente dependencia de la gente de la tecnología. China, junto con Rusia, Irán y Corea del Norte, reconocieron la extrema dependencia de Estados Unidos de la electricidad, la electrónica y la tecnología, y posteriormente adaptaron sus planes militares para combatir esta dependencia.

La detonación de una sola bomba nuclear genérica entre 30-400 kilómetros sobre la tierra creará un EMP que se propaga hacia el exterior con un radio de entre 600 y 2200 kilómetros. Los efectos de un EMP serían catastróficos y podrían sumir a una nación en una oscuridad indefinida. Habría una destrucción generalizada de computadoras, plantas de energía nuclear, satélites, teléfonos, refrigeradores, transformadores y más.

La comisión del EMP estima que un 90 por ciento de la población estadounidense podría morir dentro de un año de un ataque del EMP.

La amenaza planteada por el EMP es ampliamente reconocida en este momento. Por ejemplo, solo en 2018, tanto el Departamento de Seguridad Nacional como un grupo de expertos del reticente Departamento de Defensa, publicaron informes en los que reconocían la necesidad de tomar medidas urgentes, titulado Estrategia para proteger y preparar a la patria contra las amenazas del pulso electromagnético y las perturbaciones geomagnéticas, y el Informe del Grupo de Trabajo de Defensa Electromagnética.

El nuevo informe desclasificado es sorprendente porque va más allá de reconocer la amenaza teórica que supone un ataque EMP. Proporciona detalles alarmantes y concretos sobre cómo el ataque EMP es realmente fundamental para la planificación de varias naciones adversarias de Estados Unidos.

Los líderes chinos consideran que el ataque EMP es una revolución en los asuntos militares, refiriéndose a este cambio con nombres como Guerra de Sexta Generación, Guerra sin Contacto o Guerra Electrónica.

Las doctrinas militares iraníes, norcoreanas y rusas se asemejan mucho a las de China en estos puntos.

Por ejemplo, el Ejército de Liberación Popular de China (EPL) publicó un documento en el que afirmaba que un ataque EMP podría considerarse el “incidente de Pearl Harbor del siglo XXI” y que “Estados Unidos es más vulnerable a los ataques [de EMP] que cualquier otro país del mundo”.

Otro periódico chino explicó que un ataque EMP podría ser utilizado para destruir, “la red telefónica de un enemigo, los oleoductos, la red eléctrica, el sistema de control de transporte”, y mucho más.

Un libro de texto del EPL explica que los ataques EMP pueden destruir las redes informáticas de una nación, lo que significa que un “país entrará en un estado de parálisis y la vida de su gente se paralizará”.

Además de las bombas nucleares tradicionales que pueden generar un ataque EMP devastador, China también desarrolló ojivas Super-EMP. Se trata de bombas nucleares especializadas para obtener un mayor EMP, de hasta 200 kilovoltios por metro.

El Departamento de Defensa de Estados Unidos tomó medidas limitadas para fortalecer algunos de sus sistemas de armas y comunicaciones a raíz de un ataque EMP. Sin embargo, las fuerzas armadas de Estados Unidos dependen en gran medida de la infraestructura civil para funcionar, algo que el Departamento de Defensa no abordó, y que los planificadores militares extranjeros reconocieron explícitamente.

Las medidas limitadas que el Departamento de Defensa tomó para hacer frente a la amenaza de la EMP no se ocupa de las ojivas Super-EMP recientemente desarrolladas.

Incluso la disuasión nuclear de Estados Unidos se enfrenta a una amenaza directa de las armas Super-EMP.  En su testimonio ante el Congreso en 2008, el entonces congresista Roscoe Bartlett comentó: “También entiendo que no estamos seguros de que podamos lanzar nuestros misiles balísticos intercontinentales, a través de una serie de robustos sistemas EMP”.

El Presidente de la Comisión EMP respondió: “Diseñamos tanto los misiles y sus bases como los sistemas de comunicaciones estratégicas durante la Guerra Fría para poder sobrevivir y operar a través de campos EMP del orden de 50 kilovoltios por metro, que era nuestra preocupación en ese momento, antes de darnos cuenta de que se podían diseñar armas que tuvieran campos EMP más grandes”.

No está claro qué pasaría con los submarinos nucleares estadounidenses si Estados Unidos fuera alcanzado por un ataque EMP.

Es una percepción común en Estados Unidos que el uso de un arma nuclear es simplemente impensable. Pero este informe recientemente desclasificado socava esta opinión. China no considera que un ataque nuclear EMP tenga el mismo tabú que un ataque nuclear tradicional. Lo consideran más relacionado con la guerra cibernética y mucho más aceptable. Su razonamiento se basa en la idea que cuando una ojiva nuclear es detonada a una gran altura por los efectos del EMP, entonces la gente no moriría por la bola de fuego nuclear o la lluvia radiactiva.

Un ataque nuclear EMP plantea otro problema serio para la disuasión nuclear de Estados Unidos.  Para que el arsenal nuclear de Estados Unidos funcione como un elemento disuasorio, el gobierno de Estados Unidos debe ser capaz de determinar de manera rápida y confiable quiénes son los responsables de un ataque.

Sin embargo, en el caso de un EMP, gran parte del equipo tecnológico de Estados Unidos utilizado para hacer tal evaluación podría quedar fuera de servicio. Además, una bomba detonada a cientos de kilómetros de altura puede dejar huellas físicas mínimas para su análisis.

El informe presenta numerosos escenarios donde una guerra global estalla y se gana con el uso de un EMP.

La Comisión EMP estaba compuesta por hombres de una experiencia inigualable. Estaba encabezada por el Presidente, el Dr. William Graham, que tiene un doctorado en ingeniería eléctrica y fue Director de la Oficina de Ciencia y Tecnología de la Casa Blanca bajo la dirección del Presidente Reagan. La Comisión incluía además a un general retirado, un ex director de la CIA, y entre sus otros expertos en la materia se encuentra el Dr. Pry, que tiene dos doctorados, un certificado en diseño de armas nucleares de Los Álamos, y diez años como oficial de inteligencia de la CIA.

Los miembros del equipo de seguridad nacional de Trump leyeron el trabajo de la Comisión EMP y están tomando medidas para mitigar algunos de los riesgos sobre los que se advirtió. Hasta ahora, sin embargo, el progreso fue limitado, especialmente frente a la resistencia burocrática de varios remanentes de administraciones anteriores.

Daniel Ashman es un analista de los suburbios de Massachusetts. Es autor del libro “Agentes rusos: El ataque de los Clinton contra América”. Su sitio web es AshmanReport.com y se le puede encontrar en Twitter @dashman76.

 

A continuación

¿Por qué el comunismo no es tan odiado como el fascismo?

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS