Tratamiento con piel de pescado salva a una yegua quemada con ácido de ser sacrificada

Por Chris Ford - La Gran Época

Una yegua indefenso sufrió un ataque con ácido y quedó gravemente herido en la cabeza. Si no fuera por un tratamiento pionero con piel de pescado, los veterinarios la habrían sacrificado.

En mayo de 2018, una yegua fue encontrada en condiciones espantosas en Chesterfield, Derbyshire, Inglaterra. Estaba en un estado muy angustioso, cubierta de parásitos, y con quemaduras químicas en la cara, reportó MailOnline.

El herido y desnutrido animal fue llevado al Hospital Equino Rainbow en North Yorkshire, donde “Cenizas”, como fue llamada, recibió un injerto de piel de tilapia, siendo este el primer tratamiento de este tipo para un caballo en todo el mundo.

La piel del pescado ayuda a sanar y prevenir infecciones; también contiene una buena cantidad de colágeno y mantiene húmedas las áreas quemadas.

El Dr. Jamie Peyton, de la Universidad de California, voló a Gran Bretaña para realizar la cirugía con pieles esterilizadas de tilapia. Su tratamiento pionero se usó con anterioridad para tratar a los osos quemados en los incendios forestales de California.

El tratamiento del caballo fue financiado con el enorme apoyo del público, que recaudó 38.588 dólares en pocas semanas a través de una página llamada JustGiving.

Cenizas fue sometida a tres operaciones que duraron 10 horas en total, en la que veterinarios de Estados Unidos y Gran Bretaña unieron su experiencia para lograr un resultado exitoso.

“Los animales que anteriormente fueron tratados con apósitos de piel de pescado parecen estar mucho más cómodos después de los tratamientos”, dijo David Rendle, veterinario del hospital equino, a la BBC.

“Queremos cambiar los apósitos de Cenizas lo menos posible para ahorrarle el dolor del proceso, y es probable que estos apósitos duren más que cualquier otra cosa”.

“Las heridas extraordinarias requieren tratamientos extraordinarios”.

Después de dos semanas, la piel de pescado fue removida, y Cenizas comenzó a recuperarse lentamente de sus heridas.

Rendle estaba seguro de que el caballo no sufriría ningún efecto negativo a largo plazo.

“Tiene un largo camino por delante, pero no parece preocupada por su calvario”, dijo.

“Nos tomamos un día a la vez, pero cuantos más días pasen, más brillante será el panorama.”

“Ha sido un proceso gradual de recuperación. Ahora está lista para ir a un nuevo hogar donde será malcriada y no le faltará de nada”, dijo Rendle en una entrevista con MailOnline.

“Las lesiones eran tan graves como pueden serlo y estuvimos muy cerca de sacrificarla. Afortunadamente todo salió bien para Cenizas”.

“Tiene una naturaleza maravillosa y traviesa”, dijo Rendle. “Se te acerca sigilosamente por detrás y te busca comida en el bolsillo, y si no le prestas atención te dará un pequeño mordisco”.

Cenizas seguramente está agradecida por la oportunidad de llevar una vida sana y feliz gracias a la amabilidad y compasión del equipo veterinario, sin olvidar su experiencia.

 

A continuación:

Crea lo increíble: muchos alemanes no creían que el Holocausto estaba sucediendo ¿Hoy la historia se repite?

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS