Familia atestigua ‘milagro’ cuando el papá se despierta después que apagan el soporte vital

Por Michael Wing - La Gran Época

Es fácil entender por qué algunas personas prefieren que los desconecten en lugar de terminar conectados a un soporte vital en una cama de hospital. Ese es exactamente el sentimiento que el hombre de Nebraska, T. Scott Marr, había expresado una vez a sus hijos, pero es probable que nunca esperara que una decisión tan dolorosa llegara.

Aún menos esperaban el “milagro” que ocurrió después -después del “derrame cerebral”-, pero ese “milagro” fue probablemente el mejor regalo anticipado de Navidad que podrían haber pedido.

Marr, un exlocutor de deportes y padre de cuatro hijos fue llevado de urgencia al Hospital Metodista de Omaha después que lo encontraron acostado sin responder en la cama el 12 de diciembre de 2018. Todavía respiraba.

El padre de 61 años fue puesto en un respirador en la UCI, después de haber sido diagnosticado con un derrame cerebral. Sin embargo, al no ver ninguna mejora, los médicos temían lo peor y le dijeron a la familia que se despidiera.

“Pensamos que este no era un proceso recuperable”, dijo la Dra. Rebecca Runge, ya que les parecía que Marr se dirigía hacia la “muerte cerebral”.

La hija de Scott, Preston Marr, contó las palabras que su padre pronunció una vez: “Siempre había dicho: ‘No quiero que me vean nunca en la cama de un hospital, en un asilo'”.

Así, cuando las cosas parecían más desesperadas, se tomó la desgarradora decisión de apagar el respirador. Sin embargo, nadie esperaba lo que sucedería después.

La familia regresó a casa al día siguiente. Ya habían empezado a hacer los preparativos para el funeral de su padre; poco sabían sobre que Scott seguía respirando, incluso después que el respirador se apagara. Cuando lo visitaron el 14 de diciembre de 2018, fueron testigos del “milagro”.

“Cuando llegamos allí, entré solo para hablar con él, como lo hice todo este tiempo, y le dije: ‘Hola, papá'”, recordó Preston. “Me sonrió, y literalmente pensé que estaba soñando. Fue el momento más loco de mi vida”.

“Le pedí que moviera sus pulgares, y él movió lentamente sus pulgares, y le pedí que moviera los dedos de los pies, y él movió todos los dedos de los pies muy ligeramente”.

“Literalmente tuve que frotarme los ojos para asegurarme de qué estaba pasando”.

Los médicos explicaron que Scott, de hecho, no había tenido un accidente cerebrovascular, sino más bien una afección llamada síndrome de encefalopatía reversible posterior, que tiene varios síntomas y que a menudo se relaciona con la hipertensión.

Desde entonces, Scott ha regresado a casa, y con la fisioterapia esperan que se recupere por completo; todos estos resultados han llevado a su familia a apodarlo el “hombre milagro” y les ha dado motivo para una alegre celebración durante las fiestas.

Mientras tanto, también le ha dado a Scott un motivo para reflexionar.

“No soy una persona extremadamente religiosa”, declaró. “No voy a la iglesia todos los domingos, pero creo en Dios. Creo con todo mi corazón. Y ahora esto es solo una prueba de que todo lo que he oído es verdad.

“Que me ama. Que está ahí para mí. Fue casi un milagro”.

También compartió con KMTV lo que podría llamarse una experiencia cercana a la muerte que ocurrió durante los dos días en que estuvo inconsciente, contando que vio a su propio padre, ya fallecido, caminando por Dodge Street.

“Él dijo, ¿qué estás haciendo aquí? Y le dije que estoy buscando trabajo y él dijo que no hay trabajo aquí, será mejor que te vayas a casa”. Y Marr tomó eso como que sus días entre los vivos no habían terminado todavía.

A continuación

El lupus la tenía al borde del suicidio, pero tres palabras cambiaron su vida para siempre

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS