Retiraron a su bebé de 21 meses de la guardería y le faltaba la punta del dedo

Por Anastasia Gubin - La Gran Época

Unos padres de Nueva York, Estados Unidos, reclamaron indignados a través de la televisión después que la familia fue a buscar a su bebé a la guardería infantil y lo encontraron sin la punta de un dedo y ni siquiera habían llamado al 911.

Ahora están buscando otro lugar donde dejar a su hijo.

Max Blank, de apenas 21 meses de edad, debió haber sufrido un intenso dolor en su mano después que un terrible accidente en la guardería en The Learning Experience en Dobbs Ferry, Westchester, le quitara parte de su dedo, dijeron sus padres Kathy y Jeff a la CBS.


Los abuelos de Max recogieron al bebé un día normal de diciembre y se dieron cuenta que bajo una toalla de papel había una herida grave.

La abuela “le quitó la toalla de papel, vio su hueso expuesto y vio que la parte superior de su dedo había sido cortada … y la tenían en una toalla de papel”, exclamó Jeff.

Los ancianos llevaron a Max a un hospital cercano para una cirugía de emergencia, y afortunadamente los médicos lograron volver a colocar la punta de su dedo.

Un miembro del personal explicó en una llamada telefónica del 11 de diciembre, que una puerta en el centro se cerró en su mano, dijo la CBS..

Estoy sorprendida y aturdida“, exclamó la madre. “El hecho de que este establecimiento no piense llamar al 911”, y “no se haya mencionado de que la lesión era tan grave que perdió la punta de su dedo”.

Los Blanks alertaron a la Oficina de Servicios para Niños y Familias del Estado de Nueva York, que inició una investigación sobre la guardería y terminó suspendiendo su licencia.


La agencia descubrió que la guardería tuvo más de 60 violaciones en 2018. La suspensión entró en vigencia el 20 de diciembre “debido a graves incidentes de la supervisión inadecuada de los niños y la falta de personal totalmente autorizado y capacitado” dice el documento expuesto en el vídeo de CBS.

La reportera de la televisión habló en exclusiva con una empleada de la guardería y le preguntó si creía que los niños estaban en peligro en la instalación. “Hasta cierto punto, sí”, señaló la mujer quien afirmó ser testigo de otros incidentes relacionados.

CBS reportó que el portavoz de la guardería, Gregory Salsburg, les escribió diciendo más tarde que “el miembro del personal de supervisión que había estado a cargo de las operaciones diarias en el centro fue despedido, y hemos establecido miembros del equipo ejecutivo con más de 50 años combinados de experiencia en cuidado infantil”.

Después de eso el Estado levantó la suspensión.

Aún así los Blanks manifestaron que están buscando una nueva guardería de niños y realizarán una investigación más exhaustiva antes de poner al pequeño Max en manos de otra persona.

“Hay solo nivel tras nivel de errores de juicio y fallas en nombre de la guardería”, agregó Jeff.

El mensaje, creo, es estar atento a descubrir quién cuida a nuestros hijos“, concluyó el padre.

Mira a continuación

Dos gemelas meditaban en un parque cuando la policía china las separa de su madre

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS