La UE endurecerá su postura hacia las empresas de telecomunicaciones chinas

Por Emel Akan - La Gran Época

WASHINGTON – Los países europeos están cada vez más preocupados por las posibles amenazas digitales de Beijing. Para enfrentar el comportamiento de China en el ciberespacio, la Unión Europea está tratando de aumentar las medidas contra las empresas chinas de telecomunicaciones que invierten en el bloque europeo.

El Financial Times informó, citando a un diplomático occidental, que Bruselas quiere intensificar los esfuerzos para trazar un mapa de la presencia China en infraestructura tecnológica crucial de Europa. La medida se produce en medio de la creciente presión de Washington y de las crecientes preocupaciones de países como Alemania y Japón.

El diplomático citó las motivaciones de China en el desarrollo de redes de tecnología inalámbrica de quinta generación (5G) e instó a los gobiernos a ser cautelosos en las próximas licitaciones del espectro 5G en Europa.

“Varios países de ideas afines están cada vez más preocupados por el comportamiento de China en esta esfera [cibernética]”, dijo el diplomático al Financial Times.

“Los países de la UE, incluyendo España, Italia y Finlandia, llevaron a cabo licitaciones para el 5G en 2018, con un montón de otras programadas para 2019”, agregó. “Las ventas pueden recaudar miles de millones de euros para el gobierno. Les pedimos a todos que eviten hacer cualquier movimiento apresurado que puedan lamentar más tarde”.

Las empresas de telecomunicaciones chinas fueron objeto de escrutinio tras la detención de la directora financiera de Huawei, Meng Wanzhou, por parte de las autoridades canadienses el mes pasado. Los gobiernos de todo el mundo consideran que la empresa es una herramienta importante para Beijing y alegan que funciona a instancias del régimen chino.

El vicepresidente de la Comisión Europea, Andrus Ansip, que se ocupa de cuestiones digitales, dijo anteriormente que la UE debería preocuparse por Huawei y otras empresas tecnológicas chinas debido a los crecientes riesgos de ciberseguridad.

“Creo que debemos estar preocupados por esas empresas”, dijo Ansip durante una conferencia de prensa en Bruselas, el 7 de diciembre.

“No es una buena señal cuando las empresas tienen que abrir sus sistemas para algún tipo de servicio secreto”, dijo. “Como gente común y corriente, por supuesto, tenemos que tener miedo”.

También dijo que estas compañías producían chips que podían ser usados para “obtener nuestros secretos”.

La carrera por el 5G

Las compañías de telecomunicaciones de todo el mundo se encuentran en una feroz competencia para asegurarse la ventaja de ser los primeros en desarrollar las redes de tecnología inalámbrica 5G.

Beijing reconoce las ventajas financieras de la tecnología 5G y la identifica como una prioridad nacional para convertirse en un líder global en tecnologías de próxima generación. Por lo tanto, el régimen chino subvenciona en gran medida los esfuerzos de sus operadores móviles y fabricantes de equipos.

El régimen chino quiere ser líder en los estándares internacionales 5G para asegurar que se establezcan sus propios estándares globales. Este liderazgo puede resultar en mayores ingresos para China y en el control mundial sobre el ciberespacio.

“Ahí es donde tendrán lugar los Pearl Harbors del futuro”, dijo Declan Ganley, un empresario irlandés de telecomunicaciones y fundador de Rivada Networks. “Y quienquiera que domine la arquitectura del 5G tiene una enorme seguridad estratégica y, francamente, una ventaja económica”.

Para ganar la carrera del 5G, según Ganley, los gobiernos occidentales tienen que arreglar las vulnerabilidades en el modelo de negocio móvil de las que los chinos se han estado aprovechando durante años. Las compañías emiten cheques masivos por adelantado a los gobiernos para obtener el espectro de frecuencia, y eso afecta su capacidad financiera para competir con las empresas chinas.

Ganley sugiere que el mundo occidental cambie su modelo de negocio creando mercados conjuntos de capacidad en los que el gobierno todavía posea el espectro.

Bajo el nuevo modelo de negocio, “el sector privado podría diseñar, financiar, construir y operar tales redes 5G conjuntas. El gobierno asignaría el espectro y tendría una participación constante en los ingresos, pero no tendría que renunciar a la titularidad del espectro”, agregó.

“Si haces eso, puedes destruir la ventaja china”.

Sigue a Emel en Twitter: @mlakan

***

Mira a continuación

Los negocios son una guerra

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS