“Chuy” García: un representante electo por el voto hispano con fuertes lazos con el comunismo

Por Trevor Loudon

La nueva camada de miembros demócratas del Congreso elegidos en 2018 están tan a la izquierda que es difícil distinguir a los socialistas más extremistas.

En la mayoría de los períodos electorales anteriores, un radical duro como Jesús “Chuy” García de Chicago, excomisionado de la Junta del Condado de Cook, enviaría a los periodistas y blogueros conservadores al frenesí de los teclados. Sin embargo, la mayoría del espacio en las columnas se centraron en los “novatos” Alexandria Ocasio-Cortez, Rashida Tlaib, Ayanna Pressley e Ilhan Omar, entonces García logró evitar el escrutinio.

Elegido para ocupar el lugar del ultraizquierdista Luis Gutiérrez en el lado sudoeste hispano de Chicago, García es tan radical como su predecesor.

Gutiérrez, que fue miembro del Partido Socialista Marxista-Leninista Puertorriqueño, deja el Congreso para trabajar con la coalición Asociación Nacional para los Nuevos Americanos (NPNA por sus siglas en inglés), que supuestamente “reúne a 37 grupos proinmigrantes y refugiados en 31 estados” para “movilizar” el voto puertorriqueño e hispano.

Al anunciar su decisión de no postularse para la reelección, Gutiérrez aseguró a sus partidarios que García era un reemplazo apropiado. “Quiero dejar absolutamente claro que yo sería candidato por el distrito al Congreso si Jesús García no se hubiera ofrecido como voluntario para postularse”, declaró Gutiérrez en noviembre de 2017.

Al igual que Gutiérrez, uno de los principales asuntos políticos de García es la inmigración ilegal. García apoya una amnistía general para los beneficiarios de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés) del expresidente Barack Obama, que presumiblemente se extenderá a sus padres. García fue un partidario de la llamada “reforma migratoria integral” y un crítico abierto del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés).

García escribió en un tuit que “ICE está apuntando a cualquiera que pueda por las razones más frívolas”, y también declaró, “necesitamos un compromiso a nivel nacional para hacer frente a la crueldad del ICE”.

Como se informó en el reporte de los Socialistas Demócratas de América (DSA) -alineados en aquellos tiempos de 2014-, García era “bien conocido” por “defender como comisionado, por una exitosa ordenanza de 2011 que exige al sheriff del Condado de Cook que rechace las solicitudes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas para detener a los inmigrantes [ilegales], a menos que el gobierno federal pague los costos de la detención”.

García ya se unió al Caucus Progresista del Congreso, alineado con los comunistas/socialistas. Allí trabajará junto a viejos camaradas de Chicago como el representante Jan Schakowsky y el representante Danny Davis. Durante años, los tres se movieron en los mismos círculos comunistas y socialistas.

Influencias tempranas

Nacido en una pequeño pueblo de Durango, México, el padre de García era un extranjero ilegal que trajo a Chuy con 10 años de edad a Chicago cuando pudo conseguir la residencia permanente, según un perfil del Chicago Reader. García obtuvo una licenciatura en Ciencias Políticas de la Universidad de Illinois en Chicago, y luego una maestría en Planificación Urbana. García se radicalizó en la universidad, cayendo bajo la influencia de Lola Navarro, una veterana activista latina y discípula del infame padre de la “organización comunitaria”, Saul Alinsky.

Siguiendo el ejemplo de Navarro, García y sus camaradas atacaron un teatro local obligando a su dueño a restaurar las deterioradas instalaciones. En su segundo año, García y sus compañeros “ocuparon” la oficina del canciller en el Salón Universitario. La universidad cedió a las demandas de los radicalizados y creó un “Centro Cultural Latinoamericano” de tendencia izquierdista, que sigue funcionando hoy en día.

En esa época, García se hizo amigo de un hombre que tendría una profunda influencia en su política y su carrera: el difunto activista de Chicago, Rudy Lozano. Unos años mayor que García, Lozano estaba organizando a los trabajadores de las fábricas en Pilsen y Little Village. También él abogaba por una “amnistía incondicional” para los extranjeros ilegales, una causa muy querida por García.

Lozano estaba asociado con el Partido Comunista de Estados Unidos y atrajo a García a esos círculos.

Más allá de su trabajo sindical, Lozano estaba muy involucrado en la política local. Lozano y García se convirtieron en aliados cercanos del congresista de extrema izquierda Harold Washington, quien sería el primer alcalde negro de Chicago desde 1983 hasta su repentina muerte en 1987.

En 1983, como parte de un equipo multirracial junto a Washington, Lozano se postuló para concejal del distrito 22. García dirigió su campaña, pero Lozano quedó segundo entre cinco postulantes.

Unas semanas más tarde, en junio de 1983, Lozano murió de un disparo en la cocina de su casa. Un integrante de una pandilla de adolescentes fue arrestado y luego condenado por el asesinato, reportó el Chicago Reader. El periódico soviético Pravda, que publicó varios artículos sobre Lozano, afirmaba que el “golpe” era un asesinato político. La policía, en cambio, sostuvo que fue un asesinato relacionado con las pandillas.

Campaña política

La muerte de su amigo motivó a García a involucrarse más directamente en la política. En 1984, García se postuló con éxito para miembro del comité del distrito demócrata número 22. En 1986 se postuló para concejal contra la demócrata conservadora Guadalupe Martínez.

Según un informe del Chicago Tribune, en ese momento Martínez dijo que su oponente García era “100 por ciento comunista, si no 110 por ciento”.

El periódico también afirmó que García adoraba tanto al difunto Lozano que “lo emuló hasta el punto de afeitarse la barba de chivo para aumentar su parecido con el héroe popular del barrio asesinado por un pandillero de 18 años en 1983”.

García ganó las elecciones y pronto se convirtió en el “latino de más alto rango” en la coalición de concejales racialmente organizados del alcalde Washington. La política racial se convirtió en un “recurso indispensable” de García.

El gerente de campaña de García en 1984, Ronelle Mustin, miembro negro del Partido Comunista de Estados Unidos, dijo que García se aseguró que los pocos residentes negros del distrito “obtuvieran una parte justa de todo: repararon las calles, arreglaron las aceras y recogieron la basura”. García fue reelegido en 1987 y nuevamente en 1991.

Después de la muerte del alcalde Washington, la coalición multirracial comunista-socialista que él había puesto en el poder se desintegró cuando la máquina democrática forjada bajo el exalcalde Richard Daley reconquistó el gobierno de la ciudad.

García dejó el Concejo Municipal y fue elegido para el Senado del estado de Illinois en 1992. Cumplió dos mandatos hasta su derrota en 1998.

García fundó y dirigió Enlace Chicago, una organización de izquierda sin fines de lucro de “desarrollo comunitario” en Little Village.

En 10 años, García convirtió a Enlace Chicago en una organización con un presupuesto de 2,9 millones de dólares y un personal de más de cien integrantes, muchos de ellos activistas de izquierda. Rudy Lozano, Jr. partidario del Partido Comunista de Estados Unidos e hijo del viejo camarada de García, es miembro en la junta directiva de Enlace. Docia Buffington, miembro del Partido Comunista de Estados Unidos, se desempeña en el equipo de liderazgo de Enlace.

Al dejar Enlace Chicago en el 2009, García se desempeñó como miembro en la Universidad De Paul y como profesor adjunto en la Universidad de Illinois en Chicago en los Departamentos de Ciencias Políticas y Estudios Latinos y Latinoamericanos. También fue miembro de las juntas directivas de varias organizaciones sin fines de lucro de izquierda, incluyendo el Foro de Política Latina y el Fondo Woods de Chicago.

Conexiones del Partido Comunista

A lo largo de su carrera política, García mantuvo estrechas conexiones con las corrientes maoístas y prosoviéticas del Partido Comunista de Estados Unidos y las corrientes “socialistas democráticas” de la izquierda de Chicago.

Otros ejemplos de la buena fe radical de García incluyen su contribución a Unity, el diario de la Liga de Lucha Revolucionaria proChina, el 30 de abril de 1990, y su asistencia a varias funciones del Partido Comunista de Estados Unidos.

Un año después, García rindió un homenaje al líder del Partido Comunista de Illinois en Estados Unidos, Ishmael Flory, quien fue honrado en el Malcolm X College de Chicago el 29 de septiembre de 1991 por más de 100 invitados.

Según el número del 12 de octubre de 1991 del periódico People’s Weekly World del Partido Comunista de Estados Unidos: “Ismael Flory es un hombre para todas las estaciones. … Nunca se rinde”, dijo la senadora estatal Alice Palmer.

“El concejal Jesús Chuy García del distrito 22 de Chicago mencionó el rol de Flory en la promoción de la unidad afroamericana y latina, y en la creación de coaliciones multirraciales para el progreso social”.

“Los homenajes vinieron del presidente del Partido Comunista de EE.UU., Gus Hall, y del secretario de organización del Partido Comunista de Illinois, Mark Almberg”.

Otros oradores incluyeron a Jack Spiegel del Sindicato de Trabajadores de la Confección del Partido Comunista de Estados Unidos, a Ronelle Mustin, a la ya mencionada activista por la “paz” Sarah Staggs, y a Carl Bloice, el excorresponsal en Moscú de People’s Weekly World, el predecesor de People’s World.

Poco después de ese evento el Partido Comunista de Estados Unidos se dividió, y muchos miembros de Chicago se unieron a los Comités de Correspondencia (CoC, por sus siglas en inglés).

La sucursal de Chicago del CoC celebró un banquete homenaje al miembro de 88 años Jack Spiegel el 3 de octubre de 1993, con 250 personas presentes.

Según un boletín del CoC de octubre-diciembre de 1993, entre los invitados especiales se encontraban el entonces senador estatal García, la concejal Helen Shiller, Bernice Bild de la Coalición para las Nuevas Prioridades, Camille Odeh de la Coalición de Mujeres Palestinas y Meca Sorrentini del Partido Socialista Puertorriqueño procubano, del que -como se mencionó anteriormente- una vez se jactó el excongresista Luis Gutiérrez de ser miembro.

El orador principal fue la copresidente del CoC, Manning Marable, quien se desempeñó como directora del Instituto de Investigación en Estudios Afroamericanos de la Universidad de Columbia. Los copresidentes del CoC de Illinois, Sandy Patrinos y Mildred Williamson (ambos veteranos del Partido Comunista de Estados Unidos) entregaron los premios.

En 1998, García y Bild hablaron en un foro conjunto de la DSA de Chicago e Illinois CoC sobre las elecciones de 1998.

“El senador García dio una perspectiva técnica y electoral sobre el resultado. Bernice Bild proporcionó una mirada a los resultados desde una perspectiva más política”, según la publicación de la DSA New Ground.

A mediados de la década de 1990, García era un firme partidario de la senadora prosoviética del estado de Illinois, Alice Palmer. El “Honorable Jesús García” se desempeñó como miembro de los “Amigos de Alice Palmer”, junto con el futuro congresista y miembro de la DSA Danny Davis, Timuel Black de la DSA y el CoC, y el futuro presidente Barack Obama.

Unos años más tarde, García estaba firmemente de vuelta en la órbita del Partido Comunista de Estados Unidos.

El banquete del People’s Weekly World, celebrado el 28 de octubre de 2000 en el restaurante House of Fortune, contó con la presencia del congresista Davis como orador invitado.

Entre los homenajeados locales se encontraban Bea Lumpkin, miembro octogenario del Partido Comunista de Estados Unidos, y “Jesús Chuy García, exmiembro de la Legislatura del Estado de Illinois y director del Centro de Desarrollo Comunitario de Little Village”, según la edición del 7 de octubre de 2000 de People’s Weekly World.

Un premio especial fue para Evelina Alarcón, miembro del Partido Comunista de Estados Unidos y coordinadora de la Campaña política navideña de César E. Chávez.

El domingo 29 de octubre de 2006, el Comité de Chicago para la Defensa de la Declaración de los Derechos del Partido Comunista USA/CoC, organizó una “Celebración de la Dinámica Vida de Frank Wilkinson (1914-2006)”. Wilkinson había sido líder del Partido Comunista de Estados Unidos, del Nuevo Movimiento Americano y de la DSA.

García fue nombrado miembro del “Comité de Honor”.

De vuelta a la política

El 3 de noviembre de 2009, García anunció su candidatura como Comisionado del Condado de Cook para el 7º Distrito para “inaugurar una nueva era de reforma, responsabilidad, transparencia y eficiencia en el gobierno en beneficio de los trabajadores”, según su página de campaña. Su compañero de fórmula, el partidario del Partido Comunista de Estados Unidos, Lozano, Jr. se postuló como representante estatal en el Distrito 23.

García ganó su carrera; Lozano la perdió por poco.

En un informe de la Comisión para la Igualdad México-Americana del Partido Comunista de Estados Unidos, preparado como parte de la discusión que condujo a la 29ª Convención Nacional del Partido Comunista de Estados Unidos del 21 al 23 de mayo de 2010, la comisión escribió sobre varias victorias electorales en las que participaron personas obviamente asociadas con el partido:

“Los mexicoamericanos apoyan firmemente los esfuerzos de la administración Obama para alejarse de las políticas de la derecha del pasado y avanzar hacia una reforma progresiva, como lo demuestra la tasa de aprobación del 76% de los latinos de California por Obama”, en la encuesta de enero de 2010 del Instituto de Políticas Públicas de California.

“Estos acontecimientos se reflejan en los firmes desempeños de Rudy Lozano (Jr.) para la legislatura de Illinois, Rick Nagin para el Concilio de la Ciudad de Cleveland y la gran victoria de Jesús ‘Chuy’ García como Comisionado del Condado de Cook en Illinois”.

En 2015, García se postuló para alcalde de Chicago contra el exjefe de personal de Obama, Rahm Emanuel. Fue una campaña insurgente de último minuto, y al igual que su amigo el alcalde Washington, 30 años antes, García estaba respaldado por la extrema izquierda.

Bernie Sanders fue a la ciudad para reunirse con García. El abogado de San Francisco, Steve Phillips, super rico y de extrema izquierda, respaldó y financió a García a través de su PowerPAC+.

La familia Lozano se subió a bordo. Lozano, Jr. se unió a la campaña al igual que su hermano Pepe Lozano, miembro del Partido Comunista de Estados Unidos. El miembro del Comité Nacional del Partido Comunista de Estados Unidos y líder de los Jubilados Organizados Activos de los Trabajadores del Acero, Scott Marshall, también jugó un papel prominente.

Los principales miembros negros de la DSA, Cornel West, el congresista Davis y Timuel Black, apoyaron la “agenda progresista” de García.

Fue un esfuerzo valiente, pero García entró en la carrera demasiado tarde. Forzó a Emanuel a una segunda vuelta, pero no pudo lograr la victoria final. Muchos pensaron que la derrota sería el final de la carrera política de García.

Entonces el viejo amigo de García, Gutiérrez, anunció que se iba del Congreso. García saltó a la carrera. Ganó fácilmente las primarias y aplastó a su oponente republicano 86.5 por ciento a 13.5 por ciento en las elecciones generales.

Sin embargo, la perspectiva de entrar pronto en el Congreso no era suficiente para alejar a García de sus camaradas del Partido Comunista de Estados Unidos.

El 3 de agosto de 2018, más de 300 personas se reunieron en el Chicago Teachers Union Center para celebrar el centenario del nacimiento de la comunista más antigua de Chicago, Bea Lumpkin.

Según People’s World: “Veteranos sindicalistas, políticos, abogados laborales e historiadores laborales se codearon con jóvenes de INTERGEN, la alianza activista intergeneracional y multirracial que Bea ayudó a fundar en 2016. Los jóvenes…. “estaban allí para rendir homenaje a una mujer que comprende muy bien las luchas de la organización en tiempos difíciles”.

Entre los oradores invitados se encontraban la congresista Jan Schakowsky, el congresista electo García y el comunista Scott Marshall del sindicato de trabajadores del acero, quienes “hablaron sobre el enorme impacto que Bea había tenido en sus propias vidas mientras ella organizaba el poder obrero, la justicia racial, la paz y la igualdad de género”.

People’s World también informó: “La parte formal de la cena terminó con la lectura de una carta del presidente Barack Obama, agradeciéndole por sus muchos años de servicio en apoyo del movimiento”.

Si García no es un miembro secreto del Partido Comunista de Estados Unidos, sin duda es un simpatizante muy cercano del partido. No hay duda que García seguirá fielmente la agenda del Partido Comunista de Estados Unidos durante todo su mandato en el Congreso. Esto nos lleva a la pregunta: ¿Cómo podría García prometer un juramento para defender la Constitución de Estados Unidos?

Trevor Loudon es un autor, cineasta y orador de Nueva Zelanda. Durante más de 30 años, ha investigado los movimientos de izquierda radical, marxista y terrorista y su influencia encubierta en la política dominante.

Los puntos de vista expresados en este artículo son las opiniones del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de La Gran Época.

A continuación

Cómo el comunismo busca destruir la humanidad

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS