Yuan Mu, el funcionario chino que dijo que no hubo muertos en Tiananmen, muere a los 90 años de edad

Por Nicole Hao - La Gran Época

Yuan Mu, el portavoz del régimen chino que afirmó que “ni una sola persona murió en la Plaza Tiananmen” después de las protestas estudiantiles de 1989 que fueron sofocadas violentamente el 4 de junio de ese año, murió el 13 de diciembre a los 90 años de edad.

Según los medios de comunicación estatales, Yuan murió de una enfermedad y su funeral se llevó a cabo en Babaoshan, un cementerio para altos funcionarios del Partido Comunista Chino (PCCh), el 23 de diciembre.

Si bien varios líderes retirados del Partido enviaron coronas para conmemorar el fallecimiento de Yuan, el actual mandatario de China, Xi Jinping, estuvo notablemente ausente.

Además, los medios de comunicación controlados por el Partido no reportaron la noticia hasta el 25 de diciembre, cuando Xinhua publicó un artículo que fue republicado por otros medios de comunicación. Curiosamente, el obituario no incluía ninguno de los elogios que normalmente se dan a los funcionarios del PCCh fallecidos, sino que consistía más bien en un breve resumen de su carrera.

El resumen señalaba la posición de Yuan como director y secretario del Partido de la Oficina de Investigación del Consejo de Estado, y que había sido miembro del comité permanente del Octavo Comité Nacional de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino, una institución del PCCh para las relaciones con la sociedad y el gobierno chino.

El informe incluso pareció alterar la fecha de nacimiento de Yuan, ubicándola en diciembre de 1927 en lugar del 1 de enero de 1928 que se había aceptado antes.

“Los medios de comunicación chinos están siendo extraordinariamente temerosos de informar sobre la muerte de Yuan Mu. (…) ¿Nervios por el 30º aniversario?”, publicó en Twitter el reportero del New York Times Chris Buckley.

Buckley cree que el Partido está preocupado de que la muerte de Yuan pueda despertar sentimientos políticos no deseados, dado el próximo 30 aniversario de la Masacre de la Plaza de Tiananmen en 2019.

“No ha muerto ni una sola persona en la Plaza Tiananmen”

BEIJING, CHINA, 1989, víctimas de la masacre apiladas una encima de la otra (© Getty Images | Dario Mitidieri)

Las protestas de Tiananmen comenzaron en abril de 1989 en respuesta al creciente descontento por la corrupción y el abuso de poder por parte del PCCh, así como por la muerte del destituido líder reformista Hu Yaobang. Para mayo, las protestas involucraron a más de un millón de personas en todo el país, incluyendo 100.000 reunidos en la Plaza Tiananmen, en el centro de Beijing.

La ley marcial fue impuesta en mayo, y la noche del 3 al 4 de junio, las tropas del Ejército Popular de Liberación (EPL) rodearon y mataron a miles de personas, en su mayoría estudiantes universitarios que aún no habían salido de la Plaza Tiananmen.

Yuan Mu pronto se hizo tristemente célebre por sus declaraciones contradictorias y engañosas como portavoz oficial del PCCh tras la atrocidad.

El 17 de junio, 13 días después de la masacre, Yuan dijo en una entrevista que “ni una sola persona murió en la plaza de Tiananmen”, y que los vehículos militares no habían aplastado a ningún manifestante.

Pero el 6 de junio, pocos días después de la masacre, Yuan había dicho en una conferencia de prensa que menos de 300 personas habían muerto durante toda la protesta y su represión, y que más de 2000 habían resultado heridas.

Entre las muertes, “había soldados, amotinados y [personas] atrapadas en el fuego cruzado”, dijo Yuan. “Después de la investigación de las universidades, hemos confirmado la muerte de 23 estudiantes”.

Yuan afirmó que más de 5000 soldados del EPL y unos 2000 “amotinados” y “transeúntes ignorantes de las circunstancias”, resultaron heridos.

Las palabras de Yuan provocaron una crítica generalizada.

James R. Lilley, entonces embajador de Estados Unidos en China, escribió en su libro “China Hands”, que después de la masacre de la Plaza Tiananmen, “entre la prensa, Yuan era tan impopular que se ganó la descripción de ‘reptil'”.

Cuando el régimen chino recibió críticas internacionales por la masacre de Tiananmen, Yuan se encogió de hombros: “No tenemos miedo, no importa qué tipo de tácticas usen. ¿Criticarnos? ¿Sancionarnos? Nosotros, los chinos, no permitiremos que interfieran en los asuntos internos de China, ya sea por condena o por sanción”.

Después de que Yuan se jubiló, realizó una entrevista telefónica de la Radio Free Asia (RFA) en mayo de 2012. Aunque habló brevemente con un reportero, se abstuvo de hacer comentarios detallados sobre los hechos. “No sé mucho sobre asuntos del más alto nivel”, dijo Yuan a RFA. “No puedo expresarlos claramente por teléfono. No se pueden explicar en pocas palabras”.

“Realmente no sé nada de los asuntos de los líderes. No me preguntes a mí. Ve y pregúntale a alguien que realmente entienda la situación”, reiteró Yuan, que en ese momento tenía 84 años.

En cuanto al mínimo reconocimiento del fallecido Yuan por parte de los principales líderes del PCCh, Tang Jingyuan, analista de asuntos chinos radicado en Estados Unidos, dijo a La Gran Época el 26 de diciembre que “el PCCh no quiere despertar recuerdos entre los chinos sobre la masacre de Tiananmen informando sobre la muerte de Yuan”.

Tang también especuló sobre las razones por las que Xi Jinping se negó a dar el pésame a Yuan y a su familia: “De hecho, el PCCh es ambivalente sobre Yuan Mu debido a su mala reputación. Xi Jinping no envió una corona, posiblemente porque teme dañar su imagen personal si se le asocia con la postura negativa de Yuan”.

***

Mira a continuación

Fue arrollado por un tanque… y sobrevivió

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS