Elefantes se enternecen al escuchar música clásica interpretada por el pianista Paul Barton

Por Anastasia Gubin - La Gran Época

El pianista británico Paul Barton de 57 años visitó Elephant World en Tailandia en 2011, y desde entonces decidió compartir su amor por la música clásica con los animales que la organización cuida en sus últimos años de vida.

Elephant World, a orillas del río Kwai, desde hace cinco años mantiene y rehabilita elefantes en su mayoría ciegos, muchas veces maltratados, algunos de los cuales provienen de las plantaciones de árboles de Teca.

Barton toca para ellos partituras de Beethoven, Chopin, Schubert, o también del indiano Arju Sasi y otros compositores. La respuesta que se observa en los siguientes vídeos es increíble.

Los elefantes ciegos escuchan atentamente sin alejarse del piano. Aveces se mecen al ritmo de la música o se acercan al instrumento para sentirlo desde más cerca.

Esta es la reacción de lam Duan, una hembra nacida en 1956 que le gusta mucho escuchar el piano de Barton. Parece deslizarse con la música. El vídeo publicado en junio de 2018 tiene casi dos millones de visitas en Youtube.

El siguiente vídeo con música de Beethoven en cambio fue dedicado a Romsai. Un macho nacido en 1980.

La hembra Ampang de 80 años a su vez mueve las orejas complacida al escuchar Claro de Luna de Debussy en la siguiente publicación.

Cuando Paul Barton comenzó su serie de conciertos para elefantes, uno de ellos, Pla-Ra, quien estaba comiendo con el resto de los elefantes, después de las primeras notas de Beethoven dejó de lado su bocadillo.

El elefante quedó hipnotizado por la música, y eso no sucedió una vez, sino cada vez que escuchaba el piano. Los otros elefantes también comenzaron a reaccionar, se callaban y seguían escuchando.

Desde entonces el músico todavía da conciertos de piano para los animales de World Elephant.

Paul Barton es de Yorkshire, Inglaterra. Después de estudiar arte en la Royal Academy of Arts de Londres, fue concertista de piano. Al viajar a Tailandia durante 3 meses y trabajar como profesor de piano, conoció a su esposa Khwan, también artista, y decidió instalar ahí su hogar. En Bangkok, abrió su propio estudio de grabación.

“En Elephant’s World, un hogar para elefantes rescatados en Tailandia, toca el piano para animales ciegos y nos muestra que es posible interactuar con ellos de una manera muy profunda y conmovedora”, destaca Feurich.

Le puede interesar

Este hombre ayuda a 100 millones de personas a mejorar su salud y elevar su estándar moral asimilándose a los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS