Joven británica en fiesta de bótox con sus amigas le arruinan los labios y le causan un enorme dolor

Por Jesús de León – La Gran Época

Una joven inglesa fue a una ‘fiesta de botox’ en la casa de una amiga a finales de agosto, donde accedió a realizarse unos rellenos labiales que terminaron provocándole una será afección en su rostro.

Rachael Knappier de 29 años, no se esperaba que la esteticista inyectara el relleno en una arteria, lo que causó que sus labios se hincharan de manera descomunal, publicó el medio británico The Sun.

De hecho, las complicaciones fueron tan graves que casi pierde el labio superior.

Esa noche luego de que le inyectaran bótox, la sustancia que se utiliza para disimular las arrugas y aumentar el tamaño de los labios, Knappier comenzó a sentirse mal.

“Gritaba de dolor”, recordó, según la BBC. Más tarde dejó de sentir sus labios.

“Los tenía de un tamaño que nunca había visto”, añadió Knappier.

Por esa razón decidió llamar a la esteticista que le aplicó el bótox.

Aunque esta persona primero trató de calmarla, y le recomendó ponerse hielo, al rato le dijo que fuera de inmediato a urgencias médicas.

En la clínica los médicos se centraron en ver si estaba en peligro.

Según su relato a la BBC, Knappier estuvo vomitando y temblando, y no salió de su casa durante 7 días.

Luego de eso volvió a asistir a la clínica y le retiraron el bótox.

Al referirse a esta noticia, los medios locales indicaron que las fiestas de Botox que ofrecen tratamientos de belleza baratos mientras te relajas con tus amigos, son una tendencia creciente en el Reino Unido.

Se estima que en la actualidad se realizan más de un millón de procedimientos de Botox cada año en el Reino Unido y ese número va en aumento.

La joven de 29 años había visitado previamente a una enfermera de estética local, altamente calificada, para que le aplicara una pequeña dosis de relleno en el labio superior para igualar un bulto permanente que tenía desde la adolescencia, cuando tuvo un accidente con una puerta de incendios contra la que se golpeó la cara.

Rachel ahora está bien, luego de su segunda visita a la clínica donde le retiraron el bótox de sus labios.

“Me dejó traumatizada, no le deseo esto ni a mi peor enemigo”, dijo a la BBC.

Campaña para prohibir este tipo de tratamientos no regulados por la ley

Desde entonces, Knappier inició una campaña para que este tipo de tratamientos solo puedan ser realizados por médicos. Para ello inició una petición al parlamento británico para que se regule esta actividad.

“La industria estética está tan desregulada que permite a la gente asistir a un curso de un día para poder inyectarse con Botox y relleno a otras personas. A los no médicos no se les debe permitir legalmente llevar a cabo estos procedimientos”, escribió en su cuenta de Facebook para alentar a firmar la petición.

A continuación:

El lupus la tenía al borde del suicidio, pero tres palabras cambiaron su vida para siempre

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS