Beijing usa ‘becas y estímulos’ para influir en la cobertura de los periodistas extranjeros en China

Por Frank Fang - La Gran Época

Beijing está pagando a periodistas extranjeros del sudeste asiático y de África para que difundan la propaganda del régimen chino.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China reclutó docenas de periodistas de los 2 continentes, cada año desde 2016, para su programa de becas de 10 meses, según el sitio de noticias de la India The Print.

El programa fue lanzado para apoyar la iniciativa “Un Cinturón, Una Ruta” (OBOR, por sus siglas en inglés) anunciada en 2013. El programa también responde a un llamado del líder chino Xi Jinping para “contar mejor la historia de China” al mundo, según el artículo del 24 de noviembre escrito por Ananth Krishnan, excorresponsal de China en la revista de noticias en inglés India Today.

Beijing lanzó OBOR para aumentar su influencia geopolítica en todo el mundo mediante la construcción de rutas comerciales que conectan China con el sudeste asiático, África, Europa y América Latina.

El programa de becas de China capacita a periodistas de 2 regiones clave del OBOR para que informen positivamente sobre los proyectos de OBOR, los que cada vez son más examinados a fondo para determinar si sobrecargan a los países con una deuda agobiante.

El ministerio de asuntos exteriores de China y la organización china sin fines de lucro, Asociación de Diplomacia Pública de China, dirigen el programa. Durante el programa, los periodistas extranjeros trabajan en tres centros de prensa nacionales operados por el régimen chino: el Centro de Prensa china de África, el Centro de Prensa china del Sur de Asia y el Centro de Prensa china del Sudeste de Asia.

Durante su estancia en China, los periodistas extranjeros reciben un tratamiento de alfombra roja. Se alojan en apartamentos en el complejo diplomático de Jianguomen, uno de los barrios residenciales de más alto nivel de Beijing; reciben un estipendio mensual de 5000 yuanes (unos 720 dólares); y reciben visitas guiadas gratuitas dos veces al mes a diferentes provincias de China. Además, después de tomar clases de idiomas en una universidad china, reciben un título en relaciones internacionales, según el artículo.

El programa viene con otros privilegios. Estos periodistas participantes obtienen un lugar más prominente que otros medios de comunicación extranjeros mientras cubren las principales reuniones políticas del Partido Comunista, como en la sesión anual de la legislatura china o el Congreso Nacional del Pueblo.

Además de los viajes a diferentes partes de China, los periodistas tienen una pasantía de dos meses en diferentes medios estatales, como Xinhua News Agency, China Daily, People’s Daily, China Radio International y China Global Television Network (CGTN por sus siglas en inglés), según Khmer Times. CGTN es el brazo internacional de la cadena estatal china CCTV.

Sin embargo, el programa tiene una regla muy estricta. Estos periodistas no pueden “realizar viajes de información individual sin la compañía de las autoridades”, lo que significa que no pueden informar sobre cuestiones “sensibles” como las violaciones de los derechos humanos en el Tíbet y en la región de Xinjiang.

Beijing llevó a cabo una persecución sistemática contra los uigures en Xinjiang y contra los tibetanos en el Tíbet. Los grupos de derechos humanos estiman que hasta un millón de musulmanes uigures fueron arrestados y arrojados a campos de concentración, mientras que los tibetanos se enfrentan a severas restricciones en la práctica de su creencia religiosa y sus tradiciones culturales.

Los periodistas participantes tampoco pueden informar libremente sobre cuestiones de soberanía en el Mar de China Meridional, solo pueden informar sobre la disputa del Mar del Sur de China basándose en los informes diarios proporcionados por los funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores de China; en otras palabras, repetir la propaganda de Beijing.

China recibió críticas por su agresiva militarización en la región mediante la construcción de puestos militares de avanzada en las islas existentes y artificiales, en un esfuerzo por reforzar sus reivindicaciones territoriales.

The Print señaló que a menudo no hay un proceso claro de solicitud para el programa. En cambio, es la Embajada china la que invita a determinados periodistas a participar.

En 2016, 28 periodistas de 27 países africanos, entre ellos Nigeria, Kenia, Zambia, Mozambique, Angola y Camerún, participaron en el programa, según el periódico People’s Daily del Partido Comunista Chino. No se sabe cuántos periodistas del sudeste asiático participaron ese año.

En 2017, 42 periodistas de África y el sudeste asiático participaron, según un artículo publicado en marzo de 2018 por el periódico camboyano en inglés Khmer Times.

Este año, 46 periodistas extranjeros de 33 países, entre ellos Camboya y Filipinas, se unieron al programa que finalizará en diciembre.

No se sabe si los 46 periodistas extranjeros son los únicos que participan este año. La autoridad municipal de Beijing publicó en su sitio web que 29 profesionales de medios de comunicación de 28 países africanos participaron en el programa de este año.

Cedric Alviani, jefe de la oficina de Asia oriental de la organización sin fines de lucro Reporteros sin Fronteras, señaló que el esfuerzo de Beijing por influir en los periodistas extranjeros comenzó mucho antes que el Ministerio de Relaciones Exteriores de China lanzara su propio programa de becas, según un artículo publicado el 26 de noviembre por Radio Free Asia. Beijing también adquirió agresivamente acciones de empresas de medios de comunicación extranjeras en el último año, agregó.

XEWW, una importante emisora de radio en español en México, fue adquirida en octubre de este año por H&H Group, una firma de inversión con sede en Nueva York vinculada a una red de televisión pro-Beijing. La compra suscitó preocupación por la difusión de la propaganda de Beijing entre las comunidades chinas en Estados Unidos, dado que la cobertura de la emisora de radio llega a gran parte del sur de California.

Mira a continuación

¿Por qué China se comporta de forma contraria al resto del mundo?

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS