Argentinos presentan firmas por el fin de la persecución a Falun Dafa en China durante gira de Xi al G-20

Por La Gran Época

Miles de argentinos unieron su reclamo para pedir al mandatario chino Xi Jinping el fin de la persecución de la disciplina espiritual Falun Dafa en China, aprovechando su llegada al país en el marco de la Cumbre del G-20.

Casi 8000 ciudadanos argentinos firmaron una petición dirigida al presidente argentino Mauricio Macri para que se la transmita a Xi Jinping durante su visita.

“Como ciudadanos argentinos conmovidos por los atroces crímenes de lesa humanidad que se cometen en China contra practicantes de la disciplina espiritual de la Escuela Buda ‘Falun Dafa’, y en oportunidad de la visita de Xi Jinping a la Argentina en 2018 con motivo de la cumbre del G20, esperamos que pueda trasmitirle nuestro pedido al presidente Xi de poner fin a este genocidio”, dice la petición que fue presentada este martes 27 de noviembre por la Asociación de Falun Dafa de Argentina.

La persecución contra Falun Dafa, también conocido como Falun Gong, fue iniciada en 1999 por el entonces cabecilla comunista Jiang Zemin. A pesar de que él ya no está en el poder, el aparato estatal que armó para perseguir a Falun Dafa sigue activo, y los practicantes en China siguen siendo perseguidos por su fe.

Una simulación de sustracción forzada de órganos a practicantes de Falun Dafa en China es representada durante una manifestación en Ottawa, Canadá, 26 de septiembre 2006. (La Gran Época)

La petición de la Asociación de Falun Dafa de Argentina expone, además, que la estrategia genocida del régimen chino incluye la aplicación de las más crueles torturas contra los practicantes de Falun Dafa, que llega incluso a la sustracción de órganos mientras los practicantes aún están con vida, como máxima forma de tortura que a la vez se ha convertido en un lucrativo negocio organizado por el mismo Estado chino.

Las investigaciones realizadas por el abogado David Matas y el exsecretario de Estado canadiense para la región de Asia y el Pacífico, David Kilgour, llegaron a la conclusión de que el régimen chino ha estado sustrayendo sistemáticamente los órganos de prisioneros de conciencia, en su mayoría practicantes de Falun Dafa, desde al menos el año 2000, un año después de comenzada la persecución.

David Matas describió esta atrocidad como “una maldad nunca antes vista en este planeta”.

Preocupación por la seguridad de los practicantes argentinos 

En la petición, la Asociación Civil Estudio de Falun Dafa de Argentina destacó que Xi Jinping ha dado indicios de querer terminar con la persecución, por ejemplo, cerrando campos de trabajo forzados y encarcelando a los máximos responsables de llevar a cabo la persecución en China.

“Sabemos que el presidente Xi ya ha demostrado su voluntad de poner fin a este genocidio, y ha estado investigando y encarcelando a los cómplices de Jiang Zemin con penas a cadena perpetua como parte de su campaña anticorrupción”, puntualizó la petición firmada por casi 8000 argentinos.

Es por eso que, al igual que con la visita de Xi a Argentina en 2014, los practicantes argentinos esperan recibir al mandatario chino con pancartas alentándolo a poner fin a la persecución, de ninguna manera protestando su llegada.

Chen Rui Ping, presidente de la Asociación de Supermercados Chinos, amenaza con golpear a un practicante de Falun Gong, durante la visita del mandatario chino Xi Jinping a la Argentina, el 19 de julio de 2014. (Daniel Musa/La Gran Época)

A pesar de ello, en 2014 y en ocasiones similares en otros países, la Embajada China organizó un ‘comité de bienvenida’ de chinos que no solo esperan ver pasar a Xi, sino que se ocupan de bloquear a los practicantes de Falun Dafa para que no puedan desplegar sus pancartas. En sus intentos por bloquear el derecho a expresarse de los practicantes, este comité de bienvenida no duda en recurrir a la violencia.

Ese fue el caso en 2014, donde a pesar de que la Policía Federal había creado un cordón para proteger a los practicantes de Falun Dafa que se manifestaban frente al Congreso Nacional con banderas pidiendo el fin de la persecución y el juicio a Jiang Zemin, el grupo de chinos –entre ellos, funcionarios de la Embajada China– intentó romper el cordón policial para agredir a practicantes y remover sus pancartas.

Como resultado, Chu Xiaojie, agregado militar adjunto de la Embajada China en Argentina, resultó detenido.

Chu Xiaojie, agregado militar adjunto de la Embajada China en Argentina, forcejea con la Policía Federal, 19 de julio de 2014. (Daniel Musa/La Gran Época)
La policía se lleva detenido a Chu Xiaojie, agregado militar adjunto de la Embajada China en Argentina, por intentar agredir a practicantes de Falun Dafa y resistirse a la autoridad policial, 19 de julio de 2014. (Daniel Musa/La Gran Época)

El 28 de noviembre, pocos días antes de su llegada a Argentina, durante la visita de Xi Jinping a Madrid, España, se vivieron incidentes similares cuando el ‘comité de bienvenida’ intentó con violencia impedir que los practicantes de Falun Dafa se manifestaran pidiendo el fin de la persecución en China.

Justicia universal en Argentina

Falun Dafa es una práctica espiritual que fue presentada en China en 1992 e inmediatamente se volvió muy popular en China, con casi 100 millones de practicantes en pocos años.

Fue en 1999, que el entonces cabecilla del Partido Comunista Chino, Jiang Zemin, temió que la popularidad de Falun Dafa perjudicara su legitimidad y la del Partido, y el 20 de julio de dicho año decidió lanzar una campaña de persecución para erradicar a la práctica.

Es por eso que “desde el año 2005, la justicia argentina –basada en el principio de justicia universal– investiga al exmandatario chino Jiang Zemin por su rol en el genocidio contra los practicantes de Falun Dafa en China”, señala la petición presentada en Argentina.

Este juicio se cerró en dos oportunidades por presiones de la embajada china en Argentina, pero después de las apelaciones, “se mantiene abierto y actualmente es el único proceso que se mantiene abierto en el mundo”, indica la petición.

***

Descubre a continuación

Un genocidio oculto se realiza hoy en el país más poblado del planeta

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS