¿Son las caravanas de migrantes parte de un plan para atacar a EE. UU.?

Por Brad Johnson
La caravana de migrantes que se originó en Honduras sigue en ruta hacia la frontera sur de Estados Unidos, con varias columnas más en camino.

Recientemente, el vicepresidente Mike Pence dijo que el presidente hondureño Juan Orlando Hernández le contó que la caravana “fue organizada por grupos de izquierda de Honduras, financiados por Venezuela y enviados al norte para desafiar nuestra soberanía y nuestra frontera”.

En los días posteriores a esa revelación, el periódico izquierdista Wall Street Journal, la conservadora Fundación Heritage, y otros, reportaron detalles y evidencia adicionales que confirman el involucramiento de Venezuela. El país sudamericano tiene una historia larga y bien documentada de antagonismo con Estados Unidos, y se autodeclaró miembro de un “eje de unidad”, trabajando con Irán, Cuba y otros, en contra del “imperialismo de EE.UU.”

En efecto, funcionarios de inteligencia y militares iraníes están insertos en organizaciones venezolanas equivalentes, y no solo en las posiciones de apoyo de bajo nivel, sino también en las altas posiciones de autoridad. Lo mismo, y más, puede decirse de la altamente profesional agencia de inteligencia de Cuba, que desde hace tiempo es una espina para Estados Unidos.

Muerte por mil cortes

Venezuela, en conjunto con sus amigos y seguidores, implementó una estrategia de guerra asimétrica en un intento de atacar a Estados Unidos, dada su falta de capacidad militar para infligir una derrota directa.

Guerra asimétrica es el nuevo término moderno, con una definición levemente intrincada, para un antiguo concepto dado a conocer por los chinos. Pasó a ser recordada en la historia como “muerte por mil cortes”; esto es, infligir daño cuándo y cómo se pueda para debilitar al enemigo, al punto en que finalmente pueda ser derrotado.

Estas columnas de migrantes ilegales fueron diseñadas e implementadas a propósito para infligir daño a Estados Unidos y socavar la soberanía de EE. UU., mientras se evita un conflicto directo. Es probable que hayan sido concebidas y financiadas por Irán, luego implementadas por Venezuela trabajando estrechamente con cubanos y nicaragüenses, para sembrar división política y caos en Estados Unidos y absorber los recursos a bajo costo.

Para que esto funcione, hay una estrecha cooperación y coordinación con organizaciones criminales transnacionales, como narcotraficantes y pandillas, que están activos particularmente en México y que son muy fuertes cerca de la frontera entre México y Estados Unidos.

Una alianza

ALBA fue fundada por Venezuela y Cuba en 2004 y es una asociación de gobiernos de izquierda de Latinoamérica y el Caribe que también cooperan en sus esfuerzos económicos y de propaganda con gobiernos afines de la región. Tienen el apoyo de Irán, China y Rusia, todos los cuales comparten a Estados Unidos como su enemigo en común. ALBA opera extensamente y casi completamente sin oposición, y su estrategia subyacente permanece constante: dañar y finalmente destruir a Estados Unidos a través de la guerra asimétrica.

Como oficial retirado de operaciones de inteligencia de la CIA, puedo asegurar a todos que los servicios de inteligencia de Irán, Rusia, China, Cuba y Venezuela, así como el personal de inteligencia entrenado de todos los grupos terroristas y cualquier otro que tenga acceso, consideran a esta columna de migrantes como una oportunidad irresistible para infiltrar personas en Estados Unidos. Yo ciertamente pensaría así, si estuviese en su posición.

El Presidente guatemalteco reportó que alrededor de 100 de las personas arrestadas recientemente están vinculadas con el terrorismo, inclusive con el grupo terrorista ISIS. El exdirector de la CIA y actual secretario de Estado, Mike Pompeo, advirtió públicamente cuán peligrosa es Venezuela y que la amenaza ha de ser tomada en serio.

Como profesional en el mundo de la inteligencia, entiendo que Estados Unidos tiene enemigos. Comprendo que existe cooperación entre grupos terroristas, grupos criminales transnacionales y gobiernos extranjeros hostiles. Así son las cosas.

No obstante, nos encontramos en el dilema en que el liderazgo del Partido Demócrata progresista y los grandes medios de comunicación progresistas aparentemente operan de acuerdo con las actividades de estas fuerzas que intentan dañarnos y finalmente destruirnos.

Brad Johnson es un oficial de operaciones retirado y exjefe de estación de la CIA y es presidente de Estadounidenses por la Reforma de Inteligencia. 

Corrección: Una versión previa de esta historia expuso erróneamente detalles de los 100 arrestos mencionados por el presidente guatemalteco. No queda claro si los arrestos estaban relacionados con la caravana de migrantes.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no necesariamente reflejan la perspectiva de La Gran Época.

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS