Caravana de migrantes descansa en el estadio de la Ciudad de México

Por La Gran Época

Miles de migrantes centroamericanos que viajan a Estados Unidos ocuparon espacios públicos de la Ciudad de México.

El alcalde José Ramón Amieva, dijo que unos 4500 inmigrantes se instalaron en el estadio “Palillo” de Jesús Martínez desde el domingo 4 de noviembre, reportó la agencia AP. y hoy podrían ascender a unos 7000.

Caravana de migrantes el 7 de noviembre de 2018 en la Ciudad de México. (ALFREDO ESTRELLA/AFP/Getty Images)

Otro grupo de migrantes que había llegado a Puebla los últimos días fueron trasladados en autobús hacia la capital donde recibieron alimentos y atención médica.

María Yesenia Pérez, una hondureña de 41 años, dijo a AP que ya el martes no había espacio en el estadio. Ella y su hija de 8 años llegaron durante la noche, por lo que las dos hondureñas dormían en el pasto afuera, donde también otros migrantes levantaron tiendas de campaña. Unos cuarenta inodoros portátiles estaban esparcidos por la hierba.

Funcionarios de la ciudad y miembros de la Cruz Roja atendieron las necesidades básicas de los viajeros que sufrían problemas en los pies, diarrea y otras enfermedades.

El estadio se convirtió en refugio en la Ciudad de México, donde los migrantes centroamericanos, principalmente hondureños, que participan en una caravana hacia los Estados Unidos, descansan durante una parada en su viaje, el 6 de noviembre de 2018. – (ALFREDO ESTRELLA / AFP / Getty Images )

Desde el mercado central de la Ciudad de México se trasladaron 3.5 toneladas de bananas y guayabas para abastecer a la multitud, además de 600 botellas de agua.

Por su parte los empleados de la Comisión de Derechos Humanos registraron la edad y el país de origen de los recién llegados, colocándoles brazaletes amarillos para llevar la cuenta, informó AP.

Los trabajadores humanitarios explicaron que el proceso de asilo en Estados Unidos podría tomar años, sin garantía de aprobación.

El presidente de Estados Unidos Donald Trump pidió al gobierno de Enrique Peña Nieto detener la caravana y envió tropas a la frontera por lo que considera una invasión a su territorio nacional por motivos políticos y no humanitarios.

Trump dijo el miércoles pasado que desplegaría 15.000 efectivos militares en la frontera con México para detener a la caravana de inmigrantes que intenten entrar de manera ilegal.

“Nuestro ejército está siendo movilizado en la frontera sur. Muchas tropas más vienen. No permitiremos que estas Caravanas, que también están formadas por algunos matones y pandilleros muy malos, ingresen a Estados Unidos. Nuestra frontera es sagrada, deben ingresar legalmente. ¡Vuelve alrededor!”, escribió Trump en Twitter el miércoles.

Soldados del Ejército de EE. UU. Establecieron el campamento en el puerto de entrada internacional en la frontera de EE. UU.-México el 6 de noviembre de 2018 en Donna, Texas. Los soldados del ejército, como parte de la “Operación Fiel Patriota”, instalaron alambradas alrededor del área en los últimos días mientras se preparaban para la posible llegada de la caravana de migrantes en las próximas semanas. (Foto por John Moore / Getty Images)

El Presidente también declaró que la caravana tiene “luchadores muy duros”, que “lucharon duramente y reiteradamente contra México”, en la frontera entre Guatemala y México antes de que se abrieran paso.
“Los soldados mexicanos heridos, no pudieron o no quisieron detener la Caravana. Deberían detenerlos antes de que lleguen a nuestra frontera, ¡pero no lo harán!”, agregó Trump.

A continuación

Memorias de un esclavo del comunismo

Una historia de tragedia, fe y resistencia frente al totalitarismo brutal. Memorias de un esclavo del comunismo es el viaje de un hombre que busca revelar lo que cree que lo ha mantenido a él y a su pueblo como rehenes durante demasiado tiempo.”

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS