Chocan barcos en el Mediterráneo, carrera contra reloj para limpiar el combustible de las aguas

Por La Gran Época

Una marea negra de 20 kilómetros se observa desde el espacio en el norte de la isla francesa de Córcega.

Corresponde a unas 600 toneladas de combustibles que se derramaron al mar el 7 de octubre por la colisión de dos barcos.

Marea Negra al norte de Córcega el 9 de octubre de 2018 (Prefectura Marítima. Satélite Sentinel 1)

El accidente ocurrió a las 7:30 de la mañana cuando la nave Ulises con bandera tunecina, golpeó a la nave CLS Virginia, de Chipre, que se encontraba anclada a unos 28 kilómetros de la isla francesa. Esta última dispersó el carburante, informó la Prefectura Marítima a través de varios mensajes de Twitter.

Francia e Italia están tratando de bombear la pérdida con urgencia. Ambos países tienen un pacto con Mónaco para tratar juntos estos accidentes, informó Rai TV.

“Siempre hay una preocupación cuando hay un derrame de combustible, es una mezcla de combustible pesado que puede resultar en contaminación dañina si llega a la costa”, dijo el Ministro del Ambiente francés Francois de Rugy, según la Prefectura.

“Es por eso que hemos movilizado todos los medios de Francia para bombear este combustible en el mar antes de que se disperse y antes llega a la costa. Pero estamos lejos de eso, se está alejando de la línea costera, el clima es bastante bueno, así que podemos llevar a cabo las operaciones de bombeo y detener la contaminación”, aclaró Rugy”.

El combustible se dispersó en una franja que se ha ido alargando hasta alcanzar las nuevas dimensiones de 20 kilómetros de largo y 300 metros de ancho.

Marea Negra al norte de Córcega el 9 de octubre de 2018 (Prefectura Marítima. Satélite Sentinel 1)

La alarma llegó hasta la Comisión Europea, y la organización anunció que está monitoreando las tareas de limpieza.

El lugar es una zona de mucho tráfico, que además está cerca del Santuario Internacional de Cetáceos firmado en un acuerdoe  “El santuario componen la zona marina protegida más grande del Mediterráneo”, destaca WWF.

“Está situado entre la Costa Azul francesa, Mónaco, la costa Ligúrica en Italia y las islas de Córcega y Cerdeña”.

Este santuario es la zona de alimentación más importante para muchos cetáceos grandes y pequeños. Es el hogar de 13 especies diferentes de cetáceos, entre las cuales siete pueden ser observados durante todo el año: el calderón negro, el rocual común, el cachalote, el delfín común, el delfín blanco y azul, el tursión, y el delfín de risso.

Ballena en el Mediterráneo, en la costa de NIza, (VALERY HACHE/AFP/Getty Images)

“En esta zona el número de ballenas y delfines es entre dos a cuatro veces más alto que en el resto del Mar Mediterráneo”, destaca WWF.

Un consorcio especializado en proporcionar las previsiones climáticas está trabajando con la Capitanía del Puerto de Livorno para informar los pronósticos de los próximos días, informó Rai. Por ahora el viento se ha comportado a favor de la isla. al enviar la contaminación lejos de la costa.

A continuación

El libro chino más traducido en la historia se lee en 40 idiomas pero está prohibido en China

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS