Trump reprende a China por interferencia electoral

Experto dice que el objetivo final de China es la ‘dominación del mundo y el control permanente’

Por Charlotte Cuthbertson - La Gran Época

NUEVA YORK- El presidente Donald Trump acusó al régimen chino de intentar interferir en las próximas elecciones de mitad de período, durante su discurso en la reunión del Consejo de Seguridad de la ONU el 26 de septiembre.

“No quieren que yo, o nosotros, ganemos, porque soy el primer presidente que desafía a China en materia de comercio”, afirmó Trump. “Y estamos ganando en el comercio. Estamos ganando en todos los niveles. No queremos que se entrometan o interfieran en nuestras próximas elecciones”.

Poco después de la reunión del Consejo de Seguridad, Trump publicó en Twitter fotos de un importante periódico de Iowa que había publicado un artículo editorial de cuatro páginas del China Daily, un medio de comunicación estatal chino, en un intento por influir en la opinión pública sobre la disputa comercial con China.

“China está colocando avisos de propaganda en el periódico Des Moines Register y en otros diarios, para que parezcan como noticias”, escribió Trump en Twitter. “¡Eso es porque les estamos ganando en Comercio, abriendo mercados, y los campesinos harán una fortuna cuando esto termine!”

Trump dio más detalles al conversar con periodistas antes de su reunión con el primer ministro japonés Shinzo Abe.

“Ustedes hicieron declaraciones de que esto va a afectar a nuestros agricultores, que son mis votantes”, apuntó Trump sobre el editorial. “China va y ataca el cinturón agrícola, nuestros campesinos. […] Parece que son editoriales y no lo son. Están armados por China, porque no quieren que yo sea elegido, porque esto nunca les ha ocurrido”.

Trump señaló que el actual paquete de 250.000 millones de dólares de aranceles aplicados a los productos fabricados en China está perjudicando al gigante asiático. China ha tomado represalias, en parte, apuntando a la industria de la soja de Estados Unidos, que proporciona el 40 por ciento de la soja de China.

Los precios de la soja cayeron al menos 12 por ciento desde el inicio de la disputa comercial a principios de abril, lo que perjudicó a los agricultores estadounidenses.

“No me gusta cuando atacan a nuestros agricultores, y no me gusta cuando emiten mensajes falsos”, agregó Trump. “Pero además de eso, nos enteramos de que están tratando de inmiscuirse en nuestras elecciones. Y no vamos a dejar que eso suceda, igual que no vamos a permitir que eso suceda con Rusia”.

El arte de la guerra

Casey Fleming, experto en cibernética y CEO de Black Ops Partners, explicó que China está adoptando el manual de instrucciones de Rusia “para hackear e infiltrarse en las elecciones de Estados Unidos; para manipularlas, crear caos y generar conflictos entre la izquierda y la derecha; para producir inestabilidad en Estados Unidos”.

Fleming agregó que China subió la apuesta en “todo menos la guerra” en respuesta directa a los aranceles de Trump.

Aparte de usar la guerra cibernética, China está duplicando su propaganda y su guerra de información para crear noticias falsas y distorsior lo que realmente está sucediendo.

“Están hablando de cómo Trump ahora es el hombre malo y tiene el cuchillo en nuestra garganta”, describió Fleming.

Fleming señaló que la estrategia de China –emplear todo menos la guerra convencional– es muy sigilosa.

“Toda la operación de China consiste en ser sigilosa y ocultarla bajo prácticas comerciales convencionales”, añadió. “Y cuando son atrapados, usan la negación plausible, diciendo: ‘Oh, no conocíamos a ese tipo’, o ‘No trabaja para nosotros’, o ‘Debes estar equivocado’”. Y nos manipulan: “Estás confundido, es todo tuyo”.

Durante la reunión del Consejo de Seguridad, el Ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, respondió a la acusación de Trump negando cualquier interferencia.

“China siempre siguió el principio de no injerencia en los asuntos internos de otros países. Esta es una tradición de la política exterior china”, declaró Wang.

“No interferimos ni vamos a interferir en los asuntos internos de ningún país. Nos negamos a aceptar cualquier acusación injustificada contra China”.

Fleming dijo que la respuesta de Wang es un “engaño absoluto, es un elemento fundamental de la guerra asimétrica […] [y] es manejada por la negación plausible”.

Prevenir la guerra

El 26 de septiembre, un alto funcionario de la Casa Blanca dijo en una rueda de prensa que la interferencia del régimen chino había alcanzado un “nivel inaceptable”.

El funcionario sostuvo que el Partido Comunista Chino utiliza el método de tener a todo el régimen alineado en su trabajo de Frente Unido, que es el brazo de poder blando y de propaganda del Partido.

“China castiga o recompensa a empresarios, centros de estudios, estudios de cine, periodistas, líderes religiosos e incluso candidatos políticos, dependiendo de si critican o apoyan las políticas de China”, detalló el funcionario.

Además agregó que en un futuro próximo se desclasificará más información sobre las actividades de China y que el vicepresidente Mike Pence planea hablar de ello con más detalle la próxima semana.

Fleming recalcó que Trump está haciendo lo que puede –dentro de los límites legales y políticos– para proteger la economía de Estados Unidos y la seguridad nacional.

“Al mismo tiempo […] creo que está evitando, o al menos retrasando, una guerra a corto plazo con China, una guerra convencional real con China”, remarcó Fleming.

“Y está usando su método ‘todo menos la guerra’ […] que es el desequilibrio comercial, para golpear económicamente a China, para quitarles el viento de sus velas y su extrema hostilidad contra la dominación de Estados Unidos”.

Restringir a China

La administración Trump ha tomado medidas para frenar la influencia de China, incluyendo un reciente requisito de que las organizaciones chinas de medios de comunicación estatales que operan en Estados Unidos se registren como agentes extranjeros.

El alto funcionario de la administración señaló que las organizaciones chinas de noticias dirigidas por el régimen simularon durante mucho tiempo ser organizaciones de noticias legítimas y normales.

Trump también firmó el 20 de septiembre una nueva Estrategia Cibernética Nacional que señaló a China por participar en “espionaje económico ciberhabilitado y billones de dólares en robos de propiedad intelectual”.

Según datos de la Comisión sobre el Robo de la Propiedad Intelectual Americana (también conocida como la Comisión de Propiedad Intelectual), el robo de secretos comerciales le cuesta a la economía de Estados Unidos entre 180.000 y 540.000 millones de dólares anuales.

En un informe de julio del portavoz del régimen chino Xinhua, la vocera de asuntos exteriores de China, Hua Chunying, declaró: “La innovación y la propiedad intelectual deben servir al progreso y al bienestar de la humanidad, y no reducirse a ser una herramienta para que Estados Unidos reprima el desarrollo de otros países y proteja o defienda sus logros personales”.

Fleming sostuvo que ya es hora de que las empresas y el público en general se den cuenta de la magnitud y la seriedad de las verdaderas intenciones de China: dominar el mundo.

“Se trata de la dominación del mundo y del control permanente”, afirmó.

***

Mira a continuación

Los negocios son una guerra

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS