La visita de Li Zhanshu a Corea del Norte podría reflejar la cautela diplomática china

Por La Gran Época

En la noche del 4 de septiembre, los medios de comunicación del Partido Comunista Chino (PCCh) anunciaron que por invitación del régimen norcoreano, el miembro del Comité Permanente del Politburó del PCCh y presidente de la Asamblea Popular Nacional, Li Zhanshu, visitaría Corea del Norte el 8 de septiembre en representación del mandatario chino Xi Jinping.

La noticia parece confirmar las especulaciones de los medios de comunicación surcoreanos de que el plan de Xi de visitar Corea del Norte en persona había cambiado.

La noticia, reportada por Xinhua, controlada por el Partido, no mencionaba cuánto tiempo permanecería Li Zhanshu en Corea del Norte.

El líder norcoreano Kim Jong Un visitó China tres veces este año. Según fuentes anónimas, durante su primer viaje a China a finales de marzo, Kim invitó a Xi a visitar Corea del Norte, y Xi aceptó su invitación. Más tarde, se rumoreó que Xi viajaría a Pyongyang en septiembre.

El 3 de septiembre, un día antes de que Xinhua hiciera su informe, análisis de varios medios de comunicación surcoreanos sugirieron que Xi podría no visitar Corea del Norte, mencionando la falta de tiempo en la agenda de Xi, así como el temor de enemistarse aún más con Estados Unidos en el contexto de las actuales disputas comerciales entre China y EE. UU.

Según la agencia de noticias Yonhap y Chosun Online, el régimen chino había permanecido muy callado sobre los planes de sus líderes para visitar Corea del Norte, a pesar de que faltaba menos de una semana para la celebración del 70º aniversario del Día Nacional de Corea del Norte. En el pasado, la prensa estatal china publicaría tales noticias una semana antes del viaje.

El análisis también mencionó la dificultad de incluir una visita a Corea del Norte en la agenda de Xi, que había sido actualizada el 31 de agosto. El Ministerio de Relaciones Exteriores del PCCh publicó un aviso que decía que los líderes de los países africanos de Ghana, Egipto, Sudáfrica, Congo y otros habían aceptado la invitación de Xi para que realizaran visitas de Estado a Beijing entre el 31 de agosto y el 9 de septiembre.

Los días 3 y 4 de septiembre se celebró en Beijing el Foro de Cooperación China-África, tras el cual los líderes africanos se reunirán por separado con Xi. El PCCh ha puesto mucho empeño en organizar el foro, bajo cuyas circunstancias Xi tendría poco tiempo para hacer visitas al extranjero.

Recientemente, el presidente estadounidense Trump canceló repentinamente la visita del secretario de Estado Mike Pompeo a Corea del Norte. Trump culpó al PCCh por frenar el progreso de desnuclearización de Corea del Norte y por alentar a Pyongyang a incumplir sus compromisos.

Esto puso más presión diplomática sobre Xi, ya que las relaciones chino-estadounidenses se deterioraron desde el estallido de la guerra comercial. Según Dong-a-Ilbo de Corea del Sur, si Xi hiciera una muestra pública de amistad con Corea del Norte –que es ampliamente considerada un Estado paria– esto empujaría aún más a Estados Unidos a considerar a China como un adversario detrás de la no desnuclearización de Corea del Norte.

El análisis decía que si Xi asistiera a un desfile militar en Pyongyang, probablemente estaría ubicado cerca de Kim Jong Un u otros líderes norcoreanos en un aparente gesto de apoyo. Esto podría agravarse si el régimen norcoreano decidiera mostrar una nueva arma en el desfile, ya que indicaría la complicidad de Beijing en el desafío de Corea del Norte a Estados Unidos.

Además, la visita de Xi a Corea del Norte obligaría, por cortesía, al PCCh a ofrecer a Pyongyang gestos de buena voluntad, como acuerdos de cooperación económica u otras formas de ayuda. Pero en estas circunstancias, en las que China participa en los esfuerzos internacionales para desnuclearizar la península de Corea en los que también participan los Estados Unidos y Corea del Sur, sería incómodo para China brindar esa generosidad a Corea del Norte, a fin de evitar repercusiones diplomáticas.

***

Mira a continuación

La guerra comercial, cuando China encontró el capitalismo y Occidente compró el comunismo

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS