Meteoro explota 2,1 kilotones de fuerza a 40 km de un sistema antimisiles estadounidense

Por Anastasia Gubin - La Gran Época

El 25 de julio de 2018, justo antes de las 22 horas del horario UT, una roca espacial descrita del tamaño de un automóvil, moviéndose a mayor velocidad que un misil cayó y explotó sobre los cielos de Groenlandia.

Lo singular es que lo hizo no demasiado lejos de una instalación de radar de alerta temprana de misiles. Sus equipos afortunadamente no se confundieron, y descartaron una posible respuesta a un ataque.

“El meteorito explotó con una fuerza de 2, 1 kilotones a 43 km por encima del radar de alerta temprana de misiles en la base aérea de Thule”, escribió en su Twittter Hans Kristensen, director del Proyecto de Información Nuclear de la Federación de Científicos Estadounidenses.

Lo que agregó Kristensen a continuación generó réplicas e inquietudes. “Todavía estamos aquí, por lo que (los ingenieros) concluyeron correctamente que no fue un primer ataque ruso. Hay casi 2000 armas nucleares en alerta, listas para lanzar”.

Qué objeto fue

En la página de la NASA JPL Firebal and Bolide, que enumera los eventos que han sido registrados por sensores militares y otros detectores, el informe dice que la pieza de escombros, considerada un meteoroide, entró a la atmósfera sobre el noreste de Groenlandia a 24,5 kilómetros por hora y se quemó mientras todavía estaba a 40 o más kilómetros del suelo.

Página de la NASA JPL Firebal and Bolide, que enumera los eventos registrados el 25 de julio (NASA y captura de imagen de NyFy)

La mayoría de los meteoroides que entran a nuestra atmósfera son pequeños como un grano de arena y se queman mucho más arriba de esa distancia.

La energía del objeto se calculó por cuan rápido se estaba moviendo el objeto y qué tan masivo era. Para detenerlo se necesitaba una fuerza similar, según lo reportado por SyFy, al analizar lo ocurrido.

“Se requiere la misma cantidad de energía para mover algo realmente rápido, para detenerlo, y es esa energía la que se convierte en luz y calor y en boom cuando la roca se quema en el aire”, agrega. “La energía liberada en el evento fue equivalente a la explosión de 2,100 toneladas de TNT (si se prefieren unidades científicas, eso es alrededor de 8,8 billones de Joules)”.

Menos que Cheliabinsk, pero muy poderoso

Los científicos calculan que con una densidad de 3 gramos por centímetros cúbicos, la roca, si es que era una esfera, debió ser de un tamaño de 2,6 metros. En cambio si era menos denso, de 2 gramos por centímetros cúbicos, como en ciertos tipos de asteroides, “el tamaño es de 3 metros de ancho“.

Por último si fue un metal  por un resto espacial, de 8 g / cc, tendría poco menos de 2 metros de diámetro.” Entonces puede verse que el tipo de material solo afecta el tamaño un poco”.

¡Así que este era básicamente del tamaño de un auto pequeño, mucho más grande que un grano de arena! Es por eso que la energía es mucho más alta y logró adentrarse en nuestra atmósfera”, señaló el reporte.

El gran evento de explosión de meteoro de Cheliabinsk en Rusia, en 2013, que dejó más de 1500 heridos y muchos de ellos de gravedad, la roca se calculó de 19 metros de tamaño. Mucho más grande que la de Groenlandia.

Meteoritode-Cheliabinsk-Imagen-de-vídeo.
Meteoro de Cheliabinsk durante la explosión-(Captura de vídeo.)

Pero hay otra diferencia: el de Cheliabinsk cayó más de lado, y el de Groenlandia lo hizo en forma más vertical. Si el meteoro de Cheliabinsk hubiera caído como el de Groenlandia, el impacto habría sido mucho mayor.

Sin advertencia

Lo que quizás sea más inquietante sobre el Meteoro de Groenlandia y el de Chelyabinsk, según The Aviationist, el 3 de agosto, “lo que quizás podamos aprender, es que no hubo advertencia, al menos, no públicamente”.

“Ningún satélite en órbita detectó el meteorito de Chelyabinsk, ni ningún sistema de alerta temprana sabía que llegaría, de acuerdo con los científicos. Debido a que el radiante u origen del Meteoro de Chelyabinsk estaba fuera del sol, era difícil detectarlo de antemano. Llegó con total sorpresa”, señaló Aviationist.

Si bien este evento reciente en Thule, Groenlandia es muy grande con 2.1 kilotones (2.100 toneladas de TNT) de fuerza para la explosión, es relativamente frecuente,

“No son terriblemente dañinos. Necesitas rocas mucho más grandes para crear daño aquí en el suelo, y son mucho más raras”, según Syfy.

El problema es que se repita una explosión como Cheliabisnk.

El siguiente gráfico que muestra la cantidad de eventos que ocurren en la Tierra del tipo explosivo como el ocurrido el 25 de julio, se lee que sucede entre 1 a varias veces en el año”, por lo que no es tan inusual.

Eventos explosivos de meteoros, restos de asteroides o cometas y su frecuencia según la magnitud (Syfy)

En Siberia en 1908 en el evento conocido como Tunguska, la explosión de un resto de asteroide o cometa barrió con cientos de miles de hectáreas de bosques. En este caso la fuerza de explosión a distancia de la superficie de la Tierra debió ser de 15 megatones.

¿Confusión con ataque nuclear?

De acuerdo a los análisis, no había posibilidad de confundir este evento de explosión de un meteoro en Groenlandia con un ataque de misil ruso, como lo expuesto en el Twitter.

Pese a que sucediera tan cerca de una instalación de defensa antimisiles “podría ser un poco más estresante para algunas personas… pero incluso así, no estoy demasiado preocupado”, señala el reporte Syfy.

“Por un lado, un arma nuclear tiene una firma muy diferente a un meteoro. Una bomba nuclear explota muy repentinamente, mientras que un meteorito tarda varios segundos”.

Otra razón es que “esto se movía mucho más rápido que un misil”, y una tercera diferencia es que “cuando una bomba nuclear explota emite un destello de rayos gamma que puede detectarse por satélite, mientras que un meteoro no”.

Finalmente, los sonidos de los eventos son diferentes. Este fue el que causó el de Cheliabinsk:

 

Por supuesto, concluye el informe “no puedo decir que no haya peligro. Ha habido preocupaciones sobre esto antes. En estos casos, la comunicación entre los gobiernos es nuestra mejor amiga”.

 

A Continuación:

Cómo los médicos en China se convierten en asesinos

El excirujano chino Enver Tohti dijo que fue convertido en un “robot” asesino mientras pensaba que estaba trabajando para “una gran causa”

 
ARTÍCULOS RECOMENDADOS