Latinoamérica

Inmigrantes podrán conducir en Nuevo México

Inmigrantes podrán conducir en Nuevo México
(Photo by John Moore/Getty Images)
Compartir

El pleno de la Cámara de Representantes de Nuevo México aprobó hoy el proyecto de ley que reemplaza las licencias de conducir para indocumentados por “tarjetas de conducir” y envía la medida para que la gobernadora, Susana Martínez, la promulgue.

La propuesta HB99 fue ratificada por 65 votos a favor y solo 1 en contra después de haber sido aprobada por el pleno del Senado estatal el pasado sábado.

Con estos cambios, las licencias de conducir del estado podrán cumplir con las exigencias de la ley federal del Real Id, que pretende crear identificaciones más difíciles de falsificar y que cumplan con requisitos más estrictos para verificar la identidad del solicitante, incluyendo su estatus migratorio.

El requisito entraba en conflicto con una ley estatal aprobada en 2003, que concede a los indocumentados licencias de conducir.

La medida pasa ahora al escritorio de la mandataria republicana, quien dijo estar complacida con esta legislación, ya que incluye el requisito de pedir huellas digitales a los indocumentados que deseen aplicar por primera vez por una de estas “tarjetas de conducir”.

Las huellas digitales serán entregadas al FBI, quienes verificarán los antecedentes penales de los solicitantes.

Según la medida, los cerca de 90.000 indocumentados que ya cuentan con una licencia de conducir en Nuevo México no deberán entregar sus huellas digitales.

La propuesta ha sido calificada como una “victoria” tanto por grupos conservadores como por organizaciones defensoras de los inmigrantes.

“Esta propuesta es un buen acuerdo. Les da a los nuevomexicanos la oportunidad de tener una licencia que cumpla con el Real Id. Elimina dar licencias de conducir a los indocumentados, pero les permite seguir manejando con tarjetas de conducir”, dijo Paul Pacheco, legislador estatal republicano, principal impulsor de la medida en un comunicado de prensa.

En su opinión, esta regulación terminará con el fraude que grupos criminales cometían al trasladar a indocumentados provenientes de otros estados para obtener licencias de conducir en Nuevo México.

Por su parte, Marcela Díaz, directora de Somos un Pueblo Unido con base en Santa Fe, dijo a Efe que esta propuesta es una “derrota” para Martínez, que se ha manifestado desde hace años en contra de la medida de 2003.

“Después de tantos años que la gobernadora trató de quitar las licencias a nuestra comunidad, nuestra gente va a poder seguir manejando legalmente”, dijo.

Aseguró que no importa el nombre que le den al documento, ya que los indocumentados podrán seguir conduciendo sus autos sin temor alguno


Compartir
TE RECOMENDAMOS
EN FOCO