Latinoamérica

Juntan firmas para remover estatua del ‘Che’ Guevara en Argentina

Juntan firmas para remover estatua del ‘Che’ Guevara en Argentina
Estatua de Guevara en la ciudad de Rosario, Argentina. (Foto del Think Tank, red global Atlas Network)
Compartir

Lo que comenzó siendo un propósito local por remover una estatua del Che Guevara en Rosario, Argentina, ha devenido en una campaña global para concientizar sobre los crímenes cometidos por el Che, y el legado asesino del comunismo que él ayudo a edificar en América Latina.

La Fundación Bases inició una campaña para juntar firmas que permitan remover el monumento y tributos del “Che” en la ciudad que lo vio nacer.

“El mártir fue un asesino”, afirma Franco López, director ejecutivo de la Fundación. “Guevara fue el segundo de Fidel Castro, cuya revolución mató a más de diez mil personas. Nadie tiene idea de las masacres cometidas durante la revolución”, se lamenta López, según The Economist.

Con la mención de la campaña en The Economist, con una circulación global de más de un millón y medio de ejemplares semanales, y en medios digitales como la red global Atlas Network, la petición pasó a ser global.

(Monumentos al Che Guevara en Rosario, video promocional de la campaña de la Fundación Bases)

Documentando esas masacres

Los crímenes del comunismo son inmensos y aberrantes, y para no hablar de ello en abstracto la ONG Bases optó por ponerle rostro a esos crímenes utilizando a uno de sus principales protagonistas, el Che.

La campaña de Bases resume ese legado del comunismo de Guevara en Cuba:

  • 10.723 asesinados por el régimen comunista
  • 78.000 muertos intentando escapar de la isla
  • 14.000 fallecidos en las intervenciones militares en el extranjero
  • 5.300 que murieron en la rebelión de Escambra y (mayoritariamente campesinos y niños)
  • 1.500.000 exiliados

Así como la persecución a intelectuales, homosexuales y disidentes, y el grueso de 11.000.000 de cubanos que aún esperan justicia, y viven en la isla semi desempleados, con pésima salud y condiciones de vida, prostituyéndose para llegar a fin de mes y completar en el mercado negro las míseras raciones de comida oficiales.

Che Guevara junto con Fidel y Raúl Castro, desde el 1ro de enero de 1959 cuando las fuerzas revolucionarias controlaron el poder en Cuba, planearon y organizaron la ola de terror cuyo objetivo era amedrentar y someter a la población.

En el 2006 The New York Times, publicó la cifra de más de 86 mil muertos, 9.231 muertos durante la revolución cubana, y 77 mil cubanos muertos tratando de salir de la Isla, en base a la investigación realizada por Archivo de Cuba, que continuó sumando victimas desde ese año hasta sobrepasar los 10.000 muertos desde que Raúl Castro asumió el poder.

(“Fusilados 1959,” obra pictórica de Juan Abreu)

(“Fusilados 1959,” obra pictórica de Juan Abreu)

Esas más de 10 mil muertes incluyen casos de ejecución, asesinatos y desapariciones e incluyen decenas de menores, mujeres embarazadas y catorce líderes religiosos, incluyendo monjas católicas y ministros protestantes.

El proyecto Verdad y Memoria de Archivo Cuba ha documentado las muertes y desapariciones por causas políticas de la revolución cubana, con un reporte especial sobre las victimas del Che.

Aunque el número exacto de las víctimas del Che se desconoce (entre 1957 y 1958 se documentaron 216), diversas fuentes sostienen que las victimas directamente ejecutadas por él u ordenadas a ejecutar por él fueron miles durante los 3 primeros años de la revolución cubana.

(“Palabras del Che en las Naciones Unidas el 11 de diciembre de 1964, habló ese día en nombre de Cuba, un Estado marxista leninista, según dijo)

Para la ONG Bases el propósito es poner el tema en debate.

“Queremos instruir y difundir datos sobre el Che que la gente no sabe. Hay una imagen mítica construida alrededor de Guevara, basada en la desinformación. Se desconoce su legado verdadero”.

El Che jamás cuestionó los crímenes de Stalin y Mao

La campaña iniciada en Argentina también menciona el legado del comunismo internacional alabado por el “Che”, el cual  asciende a decenas de millones de víctimas asesinadas, torturadas o apresadas en campos de trabajo forzado.

Según Stéphane Courtois, “El Libro Negro del Comunismo”, el comunismo es responsable de 100 millones de muertos, un número que supera con creces al nazismo, que dejó 16 millones de muertos, y eclipsa los muertos del siglo XX a causa del cáncer de pulmón, diabetes y homicidios.

Solzhenitsyn, un renombrado novelista e historiador ruso, estimó que Stalin asesinó entre 60 y 66 millones de personas.

Estas muertes de Stalin supera las cifras de muertos en el siglo XX por cáncer de páncreas (17 millones), VIH / SIDA (12,5 millones) y epilepsia (10 millones).

El legado sangriento de Stalin solo fue superado por el de Mao Zedong, líder del Partido Comunista Chino.

El mayor asesino de los varios dictadores del siglo XX fue Mao Zedong de China, según la mayoría de las estimaciones. El número estimado de muertos por Mao oscila entre los 60 y los 80 millones.

Rasgos característicos de Ernesto ‘Che’ Guevara

Hilda Gadea, primera esposa del Che, publica en su libro “Ernesto: Memorias del Che Guevara en Sierra Maestra”, la carta que él le enviara con fecha de 28 de enero de 1957: “Querida vieja: Aquí, en la selva cubana, vivo y sediento de sangre, escribo estas ardientes líneas inspiradas en Martí”.

Encontró de joven inspiración para esos deseos en las obras marxistas. En carta a Tita Infante, en octubre de 1956, le comenta: “Por supuesto, todos los trabajos científicos se fueron al cuerno y ahora soy sólo un asiduo lector de Carlitos  y Federiquito (en referencia a Karl Marx y Frederick Engel).

Desde la lucha en la Sierra Maestra se dieron a conocer sus crímenes.

La frialdad y crueldad con la cual ejecutaba es inhumana.

El 18 de febrero de 1957 el guía campesino Eutimio Guerra fue acusado de pasar información al enemigo, y condenado a muerte. “A la hora de la ejecución, sus compañeros no se deciden a pasarlo por las armas, y es cuando Che se adelanta, extrae su pistola matando de un disparo en la sien a Eutimio, describiendo el acto en su diario de la Sierra Maestra: “…acabé el problema dándole en la sien derecha un tiro de pistola [calibre] 32, con orificio de salida en el temporal derecho. Boqueó un rato y quedó muerto”.

“Ante la duda, mátalo” fue la frase que acuñó el Che durante esa época, ante las dudas o falta de pruebas sobre algún enjuiciado.

Su mensaje a la Tricontinental en 1967 es escalofriante.

El “odio” como factor de lucha para convertir al ser humano en una “efectiva, violenta, selectiva y fría máquina de matar”, o sea deshumanizar al hombre porque según él, el camino pacífico está eliminado y la violencia es inevitable, en su concepción de la vida y la historia, que es la historia del comunismo.

“No es saludable para una sociedad que su gobierno honre a alguien que ejecutó personalmente a personas, persiguió a minorías y ayudó a establecer un sistema totalitario que todavía hoy oprime a millones”, dijo Federico Fernández, Presidente y Fundador de la Fundación Bases. “No queremos que se usen nuestros impuestos para esto”.

Para leer más sobre personalidad del Che y su disposición natural al crimen, leer el link que adjunta la Fundación Bases.

Documental, Ernesto Guevara. “Anatomía de un mito”, del Instituto de la Memoria Histórica Cubana contra el Totalitarismo.


Compartir
TE RECOMENDAMOS
EN FOCO